Berni le expropia a Tomada el conflicto de Lear
El secretario de Seguridad encabezó el operativo para resolver un tema laboral en el que el ministro quedó totalmente opacado.

El secretario de Seguridad, Sergio Berni, fue la cara visible de la momentánea resolución del conflicto en la autopartista Lear, que esta mañana reabrió las puertas de la planta que tiene en General Pacheco y que había sido cerrada hace dos semanas por las constantes protestas de los empleados despedidos.

"Hoy la fábrica Lear comenzó a trabajar nuevamente. Tuvimos que hacer la custodia" de la planta porque "un grupo minúsculo de sindicalistas radicalizados pretenden que los trabajadores no ingresen" a cumplir sus tareas "normalmente", dijo el funcionario, poniéndose en el papel que en teoría debería corresponderle al ministro de Trabajo, Carlos Tomada.  

"Desde las cinco hemos montado un operativo. Ingresaron más de 500 trabajadores. Ya están en la planta y comenzando las tareas para producir nuevamente", anunció Berni, que montó un impresionante operativo con Gendarmería y la Policía Bonaerense.

El secretario de Seguridad y la empresa habilitaron el ingreso de todos los trabajadores, incluidos los delegados que habían sido despedidos. No obstante, a estos trabajadores no se les asignaron tareas y estarían dentro de la planta siendo custodiados por efectivos bonaerenses.

"Con Infantería y personal de seguridad, LEAR impide acceso a sector de planta a los delegados (...) Escandaloso operativo impide siquiera que los despedidos de LEAR repartan volantes a sus compañeros", denunció el legislador bonaerense Christian Castillo.

Según los delegados, esto se debe a que el gremio Smata tiene previsto realizar mañana una asamblea en la planta para designar a una nueva comisión interna y desplazar a los dirigentes del PTS. El sindicato de Ricardo Pignanelli ya lo había intentado con una asamblea que fue denunciada como ilegal y en donde aparentemente se forzó a los trabajadores a votar contra los actuales delegados.

En tanto, el director de Lear, Antonio Marín, ratificó que la intención de la empresa es no reincorporar a los 61 despedidos y argumentó que fueron "desvinculados por varios motivos". "Están afuera, se le ofrece el 100 por ciento de la indemnización y más un extra de ocho sueldos. De las 60, la mitad yo diría que podrían aceptar en estos días, se está conversando", señaló.

"La planta abrió hoy a las 6, ingresaron 525 personas, antes de la producción la gente primero tomó un desayuno, hemos hablado con ellos y las líneas se encendieron normalmente", indicó el ejecutivo en diálogo con radio Nacional Rock.

Marín expresó que cuando los delegados decidieron "no responder al sindicato SMATA, a partir de ahí la vida se hizo imposible". "La comisión interna nunca se sentó a charlar con nosotros, le interesa el conflicto. Hay que pensar que los ex delegados no responden al SMATA pero sí responden a un partido político. Están haciendo campaña política de alguna manera", agregó.  

El 28 de mayo último, Lear suspendió por tiempo indeterminado a 330 trabajadores, tras lo cual decenas de esos operarios recibieron telegramas de despido, lo que derivó en varios cortes de la autopista Panamericana, algunos de los cuales fueron reprimidos por fuerzas de seguridad.

Después de uno de esos enfrentamientos, la compañía decidió bajar las cortinas hasta que el gobierno nacional y provincial garantizara la seguridad de la planta y sus empleados, algo que terminó resolviendo Berni.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.