revés en el senado
Con el programa social de Biden a la deriva se esfuma la ilusión para la comunidad latina
La imposibilidad de convertir en ley el programa de Build Back Better hace mella en la agenda presidencial

 El golpe fulminante que le asestó Joe Manchin a la administración demócrata luego de avisar que no acompañará con su vota la ley de "Build Back Better", no sólo complica las aspiraciones de Joe Biden de proclamar su ambicioso plan social, sino que deja en el limbo a los 62 millones de latinos que iban a ser los más beneficiados.

La Casa Blanca, desde el inicio, promocionó la iniciativa (que ya tiene media sanción por la Cámara de Representantes) como una agenda que ayudaría a la comunidad hispana en el país. Ahora, luego de que el demócrata conservador Manchin sepultara la aprobación tal cual está, las dudas acerca de su pronta sanción crecen minuto a minuto.

Manchin contraataca: "Pensaron que podían acosar y votaría cualquier cosa pero no soy sumiso"

Para no perder la pelea mediática, luego de que Manchin saliera por el derechista Fox News y luego una radio local de Virginia (su estado) destapando la interna dentro del Partido Demócrata, tanto Biden como Kamala Harris volvieron a instalar el tema a través de sus cuentas de Twitter.

"Seamos claros sobre esto: vamos a luchar por nuestra agenda de Build Back Better. Desde reducir el costo de la atención médica, el cuidado infantil y los medicamentos recetados hasta combatir la crisis climática y reducir los impuestos de las familias trabajadoras, es demasiado importante no hacerlo", señaló la vicepresidenta. 

"En este momento, hay una niña cuya familia no puede pagar su insulina porque cuesta u$s1.000 por mes. La Ley Build Back Better limitaría sus costos mensuales de insulina a u$s35. Estoy más comprometido que nunca a hacerlo por ellos", enfatizó Biden. 

Seamos claros sobre esto: vamos a luchar por nuestra agenda de Build Back Better. Desde reducir el costo de la atención médica y los medicamentos recetados hasta bajaer los impuestos de las familias trabajadoras, es demasiado importante no hacerlo

Kamala Harris, la vice presidenta

El multimillonario programa que aún busca aprobar la Casa Blanca, contra viento y marea, tiene como destinatarios principales a los latinos. El primer traspié fue, en realidad, antes de que apareciera en escena el senador por Virginia.

La decisión de la parlamentaria del Senado la semana pasada de excluir la reforma migratoria incluida en la Ley Build Back Better, que ofrecería permisos de trabajo a largo plazo y protecciones de deportación para millones de inmigrantes indocumentados, fue el primer fracaso de la administración Biden.

Eso habría ayudado a unos 6,5 millones de personas y se transformaría en una versión mejorada del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), creado por Barack Obama en 2012.

Lo cierto es que ahora, en caso de que los demócratas no logren reflotar la ley --algo que pende de varias negociaciones ya que no cuentan con los números necesarios para votarla- la promesa de campaña quedará a la deriva para la comunidad latina.

Las mejoras para los hispanos era manifiesta con este programa. Según la proclama demócrata, los estadounidenses pagan entre 2 y 3 veces más por sus medicamentos recetados que las personas de otros países ricos, lo que contribuye al hecho de que los latinos usan entre un 10 y un 40 por ciento menos de medicamentos que sus contrapartes blancos para las mismas enfermedades.

Con respecto a los costos para el cuidado infantil, la administración Biden dice que sólo el 59,4% de todos los niños hispanos de tres y cuatro años están inscritos en programas de preescolar o jardín de infantes.

"El plan reduce los costos de cuidado infantil y hace que el preescolar universal sea una realidad, brindando a los padres acceso a programas de alta calidad. La Agenda Build Back Better también instituye 12 semanas de licencia familiar y médica pagada, para ayudar a mejorar la salud de las nuevas madres y reducir la pérdida de salario", reza el proyecto que ahora está trabado en el Senado.

Entre otros puntos del programa que le costará a los contribuyentes casi 2 billones de dólares, se afirma que 10,9 millones de hispanos no tenían seguro en 2019 antes de que Biden asumiera el cargo y la cobertura bajo la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (más conocida como Obamacare) era demasiado costosa para muchas familias.

El plan oficial busca reducir los costos de atención médica para quienes compran cobertura a través del Obamacare al extender los ahorros de costos del American Rescue Plan, que ayuda a 730.000 latinos a ahorrar un promedio de u$s50 por persona por mes.

"El plan también agrega cobertura dental, oftalmológica y auditiva para los más de 5 millones de hispanos que tienen Medicare y cierra la brecha de Medicaid para los estadounidenses de bajos ingresos", propone el ambicioso programa. 

El impacto presupuestario y su adecuación a la reconciliación es claro. Estabilizar nuestra fuerza laboral inmigrante y los millones de familias estadounidenses de las que son miembros, es una inmensa ganancia económica para los Estados Unidos

Otro aspecto importante de la iniciativa que ahora naufragó tenía que ver con los costos de la vivienda. Más del 55% de los inquilinos latinos pagan más del 30% de sus ingresos en alquiler.

"Las inversiones del plan ayudan a reducir el precio de vivienda y aumentan la oferta de viviendas asequibles a través de créditos fiscales y financiamiento gubernamental, incluida la construcción y rehabilitación de más de un millón de unidades de vivienda de alquiler sostenibles y más de 500.000 hogares que las familias trabajadoras pueden pagar", prometía la ley. 

La reducción de impuestos para las familias con niños es también parte del plato fuerte del programa. La Casa Blanca calcula que el 21,2% de la población hispana se encuentra por debajo del umbral de la pobreza y tiene dificultades para pagar gastos como comida, alquiler, atención médica y transporte para sus familias.

"El plan reducirá los impuestos para las familias de clase media al proporcionar a las familias de más de 66 millones de niños y casi 4,5 millones de hispanos en los EE.UU. un importante recorte de impuestos, reduciendo la pobreza hispana a una tasa de 39 por ciento. Esto es especialmente crítico para el 61% de las mujeres hispanas que están solas o son co-sostén de sus familias", explica.

Ahora las organizaciones sociales están expectantes en lo que hará Biden para reflotar la iniciativa. "El impacto presupuestario y su adecuación a la reconciliación es claro. Estabilizar nuestra fuerza laboral inmigrante y los millones de familias estadounidenses de las que son miembros, no es solo un componente importante de cómo la nación se reconstruye mejor, es una inmensa ganancia económica inesperada para los Estados Unidos", alertó en un comunicado Janet Murguía, presidente de UnidosUS.  

Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.