Republicanos
Trump vuelve a exhibir su debilidad y no logra disuadir a los rebeldes en el Congreso
El ex presidente habló con McCarthy en privado y pidió publicamente un apoyo para él. Pero los 20 congresistas amotinados votaron cuatro veces más en contra de su deseo.

El fracaso múltiple de Kevin McCarthy en la batalla por convertirse en el speaker del Congreso resuena fuera de las paredes del Capitolio. El californiano que pretende ocupar el lugar de poder que Nancy Pelosi ejerció durante años no cuenta con el respaldo de todos los republicanos y viene de ser rechazado en una seguidilla de votaciones por 20 congresistas que lo cuestionan.

Sin embargo, la debilidad de McCarthy no puede atribuirse solo a un candidato frustrado sino que expresa la división en el Partido Republicano y la falta de un liderazgo que unifique a todas las facciones. Si el resultado inesperado de las elecciones de noviembre potenció las diferencias y dejó golpeado a Donald Trump, el affaire McCarthy volvió a mostrar que el ex presidente ya no conduce como antes.

Los rebeldes que rechazan a McCarthy como speaker se quejan de las decisiones tomadas en Washington y discuten también las decisiones de Trump. McCarthy no forma parte del negacionismo extremo que Trump eligió para ir a pelear en los comicios de noviembre en los estados más importantes, pero se cuidó siempre de no enemistarse con el ex presidente.

El golpe a McCarthy en el Congreso profundiza la grieta interna y ven que los republicanos no pueden volver a gobernar

Los trumpistas duros sostienen que McCarthy le permitió a Pelosi que armara a su antojo la comisión del 6 de enero con su gente para golpear a Trump. Pero el californiano llegó a viajar a Mar-a-Lago para tratar de evitar un malentendido.

Si el resultado inesperado de las elecciones de noviembre potenció las diferencias y dejó golpeado a Donald Trump, el affaire McCarthy volvió a mostrar que el ex presidente ya no conduce como antes. 

Que el golpe a McCarthy es también un golpe a Trump quedó claro en la tarde del miércoles cuando, después de una conversación privada con el californiano, el ex presidente salió a reclamar a los rebeldes que apoyaran al candidato a speaker a través de Truth Social.

"REPUBLICANOS, NO CONVIERTAN UN GRAN TRIUNFO EN UNA DERROTA GIGANTE Y VERGONZOSA. ES HORA DE CELEBRAR, TE LO MERECES. Kevin McCarthy hará un buen trabajo, y tal vez incluso un GRAN TRABAJO, ¡SOLO MIRA!", escribió.

Sin embargo, los 20 congresistas que se niegan a votar a McCarthy no se inmutaron y siguieron firmes en su rechazo. El mensaje político que dieron fue contundente: Trump ya no los conduce.

Kevin McCarthy

La representante Lauren Boebert (R-Colo.) dio el paso antes impensable de burlarse de Trump, el expresidente al que hasta hace poco veneraba. "Dejemos las difamaciones y tácticas de campaña para que la gente se vuelva contra nosotros, incluso que mi presidente favorito nos llame y nos diga que terminemos con esto. Creo que en realidad debe revertirse y el [ex] presidente debe decirle a Kevin McCarthy que no tiene los votos y que es hora de retirarse", dijo Boebert. Los demócratas que escucharon su mensaje no lo podían creer.

"Si estas 20 personas tienen éxito en ejercer su voluntad sobre los 200 republicanos más que quieren a McCarthy y le niegan la presidencia, entonces será un gran golpe contra el presidente Trump, porque las personas que se supone que tiene la mayor influencia no lo escuchó", dijo Rodney Davis, el congresista republicano saliente de Illinois.

Aliados y financistas abandonan a Trump y no avalan su intento de volver al poder

Después de que los republicanos recuperaron la Cámara, Trump se puso en contacto con miembros del ala anti-McCarthy, expresó públicamente su apoyo a McCarthy e incluso advirtió a quienes luchaban contra McCarthy que estaban preparando un "escenario del fin del mundo" en la Cámara.

Según publicó Político, entre los intransigentes que presionan contra McCarthy hay miembros del Freedom Caucus del ala ultarMAGA del Partido Republicano, con el representante Matt Gaetz, (R-Fla.), que no es ajeno al club Mar-a-Lago de Trump, entre los líderes del grupo. Sin embargo, insisten en que el voto en contra de McCarthy no es un voto en contra de Trump. Las opiniones están divididas a la hora de interpretar por qué algunos republicanos de la línea MAGA no acatan las opciones de Trump, pero es evidente que la derrota electoral profundizó la grieta interna.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.