Demócratas
Preocupa en la Casa Blanca el desempeño de una Kamala que ya no suma como antes entre los afroamericanos
Tiene un rol en la campaña pero no participa de los foros ni pertenece a los grupos de representación de la comunidad afroamericana. Biden, Obama y el aura que se perdió en la gestión.

Se esperaba que la segunda persona más poderosa del poder ejecutivo estadounidense, Kamala Harris, tuviera un papel clave en la administración Biden, pero el viaje de la vicepresidenta ha sido del entusiasmo a la decepción. Harris hizo campaña como una luchadora progresista y tuvo que moderarse cuando se convirtió en compañera de fórmula de Joe Biden, quien a su vez no le ha dado opción de lucirse. Casi cuatro años después, se confirma que su elección fue basada en estrategia electoral y no en química personal con el presidente.

Camino a las presidenciales, Harris se encuentra una vez en un momento clave, en el que se cuestiona la viabilidad de Biden para un segundo mandato. Le toca asumir un nuevo papel en la campaña 2024 y trata de recuperar el entusiasmo que generó cuando Biden la eligió para el tándem presidencial en 2020.

En las últimas semanas, la vicepresidenta multiplicó sus apariciones. Viajó a Florida para enfrentarse con el gobernador conservador del estado, Ron DeSantis, sobre cómo enseñar la esclavitud en las escuelas y voló a Iowa para defender el derecho al aborto mientras 13 candidatos presidenciales republicanos cenaban a unos kilómetros de distancia.

Kamala le resta a Biden en las encuestas y quieren darle una nueva función para sostenerla como compañera de fórmula

Los asesores de la Casa Blanca dicen que la misión mas adecuada para Harris como portavoz de la administración es en materia de derecho al aborto, violencia armada, cambio climático y derechos civiles.

Harris volverá a centrarse en cautivar a sus electores clave: votantes negros, jóvenes y mujeres. Ese debería ser el papel de alguien que se conecta con sectores del electorado que no siempre encajan con Biden. A sus 58 años, es mucho más joven que el presidente que tendría 86 años al final de un segundo mandato.

Harris, de camapaña en Seattle, la semana pasada. 

Kamala quiere ser presidenta, de eso no hay duda. Pese a que en 2020 se presentó a las primarias sin opciones y con una temprana retirada, logró provocar a Biden, mostrarse fuerte e imponerse a otras figuras demócratas. Su carta de presentación era la de una estrella en ascenso como senadora en California, y le rodeaba entonces un halo de mujer guerrera y carismática. Este componente se ha ido difuminando durante el mandato y ha sido más bien motivo de burla por sus apariciones públicas y en entrevistas. En los medios conservadores, a menudo se la describe como una máquina de meteduras de pata, fruto de las apariciones públicas marcadas por momentos incómodos y controversias.

Harris ha tenido que luchar con asignaciones difíciles en temas como las raíces de la migración ilegal y el estrecho camino hacia las protecciones duraderas del derecho al voto o la inteligencia artificial. 

Las preocupaciones sobre su futuro se extendieron a medida que los demócratas se preguntaban si ella sería un lastre político para la candidatura. Internamente, Harris ha tenido también dificultades con su equipo. Un número sorprendente de personas que ha trabajado con ella abandonó sus puestos con críticas a su figura. La mayoría la considera una política estándar que descubrió cómo ascender en la escala de la política de California, dominada por los grupos de interés.

Kamala quiere ser presidenta, de eso no hay duda. Pero el halo de mujer guerrera y carismática que usaba como carta de presentación hace cuatro años se ha ido difuminando y hoy es objeto de burlas.

Conocedores de los entresijos de Washington describen a Harris como alguien con pocas amistades reales en el Capitolio, un hecho que se suma a que la llegada al tándem con Biden no fue fruto de su poder dentro del partido sino una jugada estratégica de la Casa Blanca.

Si bien Harris desempeña un papel de acercamiento al electorado afroamericano para Biden, los analistas constatan que pesa más el pasado de Biden como vicepresidente de Obama que la propia vicepresidenta a la hora de atraer ese voto. Harris no ha formado parte de ningún grupo de interés afroamericano, ni validado su figura dentro de los grupos de representación, como constata su ausencia en eventos como el retiro anual de verano para los líderes políticos afroamericanos que recientemente tuvo lugar en Nueva Inglaterra. Este encuentro contó con la presencia de nombres destacados como el alcalde de Nueva York Eric Adams, la fiscal general de Nueva York Letitia James, el líder demócrata de la Cámara, Hakeem Jeffries y el ex presidente Barack Obama.

Las dudas con Kamala: el plan B de los demócratas si Biden se baja de la reelección

"Muchos candidatos negros cometen un error principal: suponen que van a tener el voto negro sólo porque son negros", dijo Johnnie Cordero, presidente del Caucus Negro Demócrata de Carolina del Sur. Harris confía en el voto afroamericano pese a que su historial como fiscal nunca le ha jugado a su favor y en su etapa como vicepresidenta tampoco ha logrado encajar de manera significativa como figura que entusiasme como era Obama.

Harris no ha formado parte de ningún grupo de interés afroamericano, ni ha validado su figura dentro de los grupos de representación. Lo constata su ausencia el retiro anual de líderes que recientemente tuvo lugar en Nueva Inglaterra.

Kamala Harris no ha logrado los logros esperados en su papel más institucional, en cambio, parece sentirse más cómoda en la confrontación, y ahora que vuelve a recorrer el país para atacar a los republicanos, algunos de sus aliados de toda la vida, dicen que está mostrando el tipo de arrogancia que recordaban de mucho antes en su carrera, que se remontaba a sus días como fiscal de distrito de San Francisco y fiscal general de California.

"Es bueno tenerla ahí", dijo Cedric Richmond, asesor principal del Comité Nacional Demócrata, quien agregó que la decisión de la vicepresidenta de enfrentarse al Partido Republicano, de manera asertiva y en tiempo real, es fundamental para la estrategia de campaña para 2024. La secretaria de prensa de Harris, Kirsten Allen, suele plantear el punto de vista oficial. "Ella seguirá denunciando a los líderes extremistas que intentan hacer retroceder a nuestro país con prohibiciones de libros, historia revisionista y barreras que dificultan que los estadounidenses participen en nuestra democracia", dice.

Harris tuvo la suerte y la habilidad necesaria como para ser elegida compañera de fórmula pese a no contar con poder dentro del partido. Y aún sin logros propios en su gestión, si todo sigue como hasta la fecha, a su alrededor creen que tiene posibilidades de convertirse en presidenta de los Estados Unidos. Claro, para eso habrá que esperar cómo se resuelve la nueva contienda que Biden y Trump parecen tener por delante.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.
Noticias Relacionadas
Trump sale a rechazar el fallo prohibitivo de Arizona para evitar que el aborto le robe otra vez votos decisivos

Trump sale a rechazar el fallo prohibitivo de Arizona para evitar que el aborto le robe otra vez votos decisivos

LPO (Washington DC)
Busca correrse al centro y no regalarle a Biden el electorado independiente. Le pidió a la gobernadora demócrata que solucione el tema. La respuesta de la Casa Blanca.
Las dos razones de Biden para creer que el aborto puede rescatar a Florida del largo dominio de Trump

Las dos razones de Biden para creer que el aborto puede rescatar a Florida del largo dominio de Trump

By Andres Fidanza (Miami)
Tras la decisión de la Corte estatal que habilitó un plebiscito sobre el aborto, los demócratas buscan poner a Trump a la defensiva. Los datos que llevan optimismo a la Casa Blanca.
Entretelones de la disputa minuto a minuto que libran Biden y Trump para captar el voto de la comunidad latina

Entretelones de la disputa minuto a minuto que libran Biden y Trump para captar el voto de la comunidad latina

LPO (Washington DC)
Trump lanzó un aviso en español para los hispanos y la Casa Blanca salió a denunciar que pertenece a la campaña que perdió en 2020. Financiamiento, candidatos y asistencia a votar, claves para la definición.
Biden se plantó como el candidato inevitable y toreó a Trump con la economía, la frontera, el aborto y Ucrania

Biden se plantó como el candidato inevitable y toreó a Trump con la economía, la frontera, el aborto y Ucrania

By Andres Fidanza (Miami)
En un discurso sin lagunas y con un ensayado tono firme, Biden se presentó como la mejor opción demócrata para enfrentar a Trump. El presidente pidió un alto al fuego en Gaza y discutió con los MAGA presentes en el Congreso.
Los jóvenes demócratas, la gran alerta para Biden 2024: "Es frustrante que no haya una alternativa"

Los jóvenes demócratas, la gran alerta para Biden 2024: "Es frustrante que no haya una alternativa"

By Andres Fidanza (Carolina del Norte)
Las primarias confirmaron que Biden y Trump repetirán el choque de 2020. Pero las nuevas generaciones no ocultan su decepción con el presidente y están enojadas. Sus testimonios, ante LPO.
La Primera Dama sale de gira a estados clave para fortalecer el voto femenino hacia los demócratas

La Primera Dama sale de gira a estados clave para fortalecer el voto femenino hacia los demócratas

LPO (Washington DC)
Jill Biden liderará un programa nacional llamado "Mujeres por Biden-Harris". Irá a Georgia, Arizona, Nevada y Wisconsin. Con eje en el aborto, busca consolidar el caudal de votantes que le permitió ganar en las elecciones de 2022.