Campaña
Pence cerró la campaña con el gobernador de Georgia y Trump se asoma a su peor derrota en primarias
El ex vicepresidente respalda a Brian Kemp y el líder republicano apuesta por una candidato que aparece 20 puntos abajo de su rival. Otro trumpista contra Trump.

Las primarias republicanas están muy lejos de ser un trámite para Donald Trump. Por estrategia, rencor o necedad, el ex presidente decidió apostar fuerte en todos lados y arriesgar incluso más de la cuenta. Así, expone su liderazgo, se asoma a la derrota con demasiada frecuencia y enfrenta a viejos subordinados suyos que ahora lo desafían.

Las elecciones de este martes en Georgia pueden significar el traspié más duro para Trump desde que se activó el calendario de las primarias. Trump apoya a David Perdue en su contienda con el gobernador Brian Kemp y todo indica que su apuesta está destinada al fracaso. Los sondeos muestran una amplia ventaja para el gobernador sobre el candidato de Trump -alrededor de 25 puntos- y hasta especulan con que puede superar el 50% de los votos y evitar la segunda vuelta.

Trump siente el golpe tras su derrota en Nebraska y enfrenta un nuevo desafío en Georgia con Bush como rival

Georgia no solo se perfila como un mal trago para el ex presidente sino que además lo coloca en una abierta disputa con su ex socio Mike Pence. El ex vicepresidente participó este lunes en Georgia del cierre de campaña del gobernador Kemp y terminó así un recorrido en el que volcó todas sus fuerzas en contra de los deseos de Trump.

Mike Pence, este lunes por la noche en Georgia con el gobernador que busca reelegir.

La disputa se da mientras algunos ya anotan a Pence como un eventual aspirante republicano a pelear por la presidencia en 2024. Aunque el exvicepresidente no ha declarado nada de manera oficial, es más que claro que ha decidido tomar distancia de Trump y contradecir muchas de sus pretensiones.

Todo indica que es el rencor el que llevó a Trump a jugar sus fichas por un candidato como Perdue, que parece condenado a la derrota. Es que desde que finalizó el mandato de Trump, el gobernador Kemp tomo dos fuertes decisiones que enfurecieron al ex presidente: se negó a promover la anulación de las elecciones presidenciales de 2020 en Georgia, y no le dio los 11 mil votos fraudulentos que le pidió para adjudicarse el triunfo sobre Biden en ese estado. En represalia, Trump le negó legitimidad a Kemp y lo incluyó bajo la categoría de "RINO", republicano sólo de nombre. Perdue, por supuesto, actuó de manera opuesta y respaldó todas las denuncias del ex presidente.

 Todo indica que es el rencor el que llevó a Trump a jugar sus fichas por un candidato como Perdue, que parece condenado a la derrota.  

El problema para Trump es que Perdue, que fue senador por Georgia entre 2015 y 2021, ya perdió de manera muy amplia ante el demócrata Jon Ossoff en la segunda vuelta de mitad de período del año pasado en enero.

En los últimos meses, Pence elevó su perfil y realizó varios movimientos de diferenciación con respecto a Trump. Esto incluye su visita en abril al monumento conmemorativo de Heather Heyer en Charlottesville, Virginia, quien murió en un motín de supremacistas blancos en el que Trump atribuyó notablemente la culpa a «ambos lados».

Fuerte choque de Trump con Mike Pompeo por las primarias en Pensilvania 

En febrero pasado, Pence dio un fuerte discurso en La Florida y dijo: "El presidente Trump está equivocado. No tenía derecho a revocar las elecciones".

Trump y Pence, ahora rivales.

Los analistas sostienen que la elección en Georgia es el más audaz de los desaires de Pence a Trump. Según Político, la decisión de hablar en el cierre de campaña junto al gobernador Kemp es su «movimiento político más agresivo hasta ahora en desafío a su antiguo patrocinador y compañero de boleto».

 Los analistas sostienen que el apoyo de Pence a Kemp en la elección en Georgia es el más audaz de los desaires del ex vicepresidente a Trump. 

Trump choca en Georgia además con George W. Bush, otro de los actores republicanos que lo rechazan. El ex presidente y antecesor de Trump participó de una cena de recaudación de fondos en favor del gobernador Kemp. La disputa se remonta al menos a 2013 cuando Trump tuiteó: "Necesitamos otro Bush en el cargo tanto como necesitamos que Obama tenga un tercer mandato". Más tarde, Trump competiría contra Jeb Bush por la presidencia en 2016.

Trump vuelve con denuncias de fraude y declara la victoria de su candidato en Pensilvania

Sin embargo, es más que una disputa personal entre un ex presidente retirado de la gran pelea y uno que sigue en el centro de la escena y aspira a volver al poder. En su campaña por confirmarse como líder absoluto, Trump confronta con viejos colaboradores suyos como Pence. De hecho, viene de enfrentarse con su ex secretario de Estado Mike Pompeo durante la campaña para las reñidas primarias de Pensilvania.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.