Aborto
Enfrentados por el aborto, Texas demanda a la Casa Blanca y ésta acusa a Abbott de "radical y extremista"
El estado se niega a aplicar una guía que lanzó la administración Biden a nivel federal para que médicos y farmacias traten los casos de aborto. Dicen que los lineamientos incumplen el fallo de la Corte Suprema

 En otro fuerte choque entre Greg Abbott y la administración demócrata, Texas demandó a la Casa Blanca por los lineamientos sobre cómo actuar en caso de tratar un aborto. La guía que postuló el gobierno recuerda a los hospitales y médicos que la ley federal les exige realizar abortos si hay una emergencia médica y la salud o la vida de la paciente está en riesgo. Abbott está luchando contra esa obligación.

Según la demanda, presentada en el Distrito Norte de Texas, la administración de Biden "busca transformar cada sala de emergencias del país en una clínica de aborto sin cita previa" y está "desobedeciendo el fallo de la Corte Suprema antes de que se seque la tinta".

Por su retórica anti-migrante, señalan a Abbott como peligroso partidario del supremacismo blanco en el poder

Texas alegó que la guía va mucho más allá de simplemente recordar a los hospitales sus obligaciones bajo la ley actual, sino que "incluye una serie de nuevos requisitos relacionados con la provisión de abortos que no existen bajo la ley federal".

El estado está solicitando a la Corte que emita una orden judicial permanente que prohíba a la administración hacer cumplir la guía. "Me aseguraré de que el presidente Biden se vea obligado a cumplir con la importante decisión de la Corte Suprema sobre el aborto y no permitiré que socave y distorsione las leyes existentes para adaptarse a la agenda ilegal de su administración", dijo el fiscal general de Texas Ken Paxton en una declaración.

La Casa Blanca respondió a la demanda de Texas calificándola de "otro ejemplo más de un funcionario electo republicano extremista y radical". "Es impensable que este funcionario público demande para impedir que las mujeres reciban atención vital en las salas de emergencia, un derecho protegido por la ley estadounidense", dijo la secretaria de prensa Karine Jean-Pierre en un comunicado.

Para gran frustración de los legisladores y defensores demócratas que han exigido una respuesta más agresiva a la erosión del derecho al aborto en todo el país, la administración Biden ha adoptado un enfoque cauteloso, temeroso de que la misma Corte Suprema que derrocó a Roe bloquee cualquier nueva medida que intenten imponer.

La demanda se presentó pocos días después de que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) emitiera una guía que reafirma que la Ley de Trabajo y Tratamiento Médico de Emergencia (EMTALA, por sus siglas en inglés) protege a los proveedores cuando ofrecen servicios de aborto legalmente obligatorios que salvan vidas o salvan la salud en situaciones de emergencia.

La administración de Biden le advirtió a las farmacias que dejen de negar a los pacientes medicamentos para el aborto, control de la natalidad u otros medicamentos que sospechen que podrían usarse para interrumpir un embarazo, otra política que los defensores conservadores pueden desafiar.

Según la ley EMTALA, si se determina que existe una condición médica de emergencia, el hospital debe proporcionar el tratamiento estabilizador disponible o una transferencia adecuada a otro hospital que tenga la capacidad de proporcionar el tratamiento estabilizador. El HHS dijo que la atención del aborto califica como atención estabilizadora.

La ley deja que un médico determine qué califica como una condición médica de emergencia para una paciente embarazada, pero los funcionarios de la administración dijeron que se aplicarían ejemplos como embarazo ectópico, complicaciones de aborto espontáneo o preeclampsia severa. Pero según Texas, "EMTALA no ordena, aprueba ni siquiera sugiere la provisión de ningún tratamiento específico. No dice nada sobre el aborto".

La guía del HHS siguió la orden ejecutiva del presidente Biden sobre salud reproductiva emitida la semana pasada, y se produce cuando la Casa Blanca rechaza las críticas por su respuesta aparentemente lenta al fallo de la Corte Suprema que anuló Roe v. Wade.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.