Elecciones
Cuatro indicadores del ánimo de la sociedad "condenan" a Biden y pronostican una ola republicana en noviembre
Una investigación de Gallup midió varios aspectos por los cuales se decide el voto en las próximas elecciones intermedias de noviembre. Destacan que todas son negativas para los demócratas. Imposible repuntar a escasos meses de los comicios

 Cuando faltan pocos meses para que los votantes elijan a todos los miembros de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, la actual mayoría demócrata del Congreso se enfrenta a un entorno electoral extremadamente desfavorable. Ya sin casi sin tiempo para revertirlo, todos los indicadores muestran que el Partido Demócrata está condenado a ceder el poder. "El estado de ánimo nacional es tal que 2022 tiene el potencial de ser una ola electoral para el Partido Republicano y podrían tener una mayoría gobernante más cómoda", dice un reciente trabajo de Gallup.

Si bien el partido gobernante generalmente pierde escaños en la Cámara de Representantes en las elecciones intermedias, un promedio de 23 desde 1974, este 2022 no se perfila como un año promedio.

Más bien, a partir de mayo, Gallup encuentra la aprobación del trabajo presidencial y otros tres indicadores clave del estado de ánimo nacional muy por debajo de los promedios históricos medidos en los últimos años de elecciones intermedias. Por sí solos, esos números predicen una pérdida de bancas mayor que el promedio para el Partido Demócrata este otoño.

Wall Street cree que Estados Unidos entrará en recesión y complica a Biden a seis meses de las eleccionesLos datos más recientes de Gallup, de una encuesta del 2 al 22 de mayo publicada este martes, encuentran que el 41% de los estadounidenses aprueba el trabajo que está haciendo el presidente Joe Biden, el 18% aprueba el trabajo que está haciendo el Congreso, el 16% está satisfecho con la forma en que van las cosas en el país y un déficit de 32 puntos porcentuales entre calificaciones positivas (14%) versus negativas (46%) de las condiciones económicas actuales.

Cada una de esas métricas es al menos 10 puntos más baja que el promedio histórico en el momento de las últimas elecciones intermedias, y la mayoría está en camino de ser la peor de esas lecturas. "Las elecciones de mitad de período se consideran un referéndum sobre el presidente en ejercicio, y esto se justifica por la alta correspondencia entre la aprobación general del trabajo y la pérdida de escaños para el partido del presidente. Dado esto, las pérdidas de escaños en el Congreso para los partidos de presidentes han estado históricamente por encima del promedio, con un promedio de 37 desde 1946", dice Gallup.

  El índice de aprobación actual del 41% de Biden lo coloca en el nivel más bajo de todos los índices de aprobación del trabajo de los presidentes anteriores tomados justo antes de las elecciones de mitad de período.

"Si bien el índice de aprobación de Biden podría mejorar en noviembre, históricamente los índices de aprobación de los presidentes rara vez han mejorado en los últimos meses antes de sus primeros exámenes parciales", recuerda la compañía. Los demócratas actualmente tienen 220 escaños en la Cámara, solo dos por encima del número necesario para una mayoría, y mucho menos que los más de 250 que tenían antes de las elecciones de la ola republicana de 1994 y 2010. Esta exposición de escaños relativamente baja podría ayudar a controlar las pérdidas demócratas, como ocurrió en 2014. 

Independientemente de los problemas que puedan impulsar el comportamiento de los votantes, a menos que las opiniones de los estadounidenses sobre el trabajo que está haciendo Biden y el estado de la nación mejoren en los próximos cinco meses, el Partido Demócrata puede enfrentar una situación similar a la de 1994 y 2010 cuando sufrió grandes pérdidas en las primeras elecciones intermedias

Otro indicador es la visión de la población con respecto a lo que está haciendo en Congreso. El 18% que aprueban el trabajo que está haciendo el Congreso sería el más bajo que Gallup ha medido en una elección intermedia si se mantiene en ese nivel. Sin embargo, no sería mucho más bajo que los índices de aprobación del 20% al 21% para el Congreso en el momento de las últimas tres elecciones intermedias.

"La opinión de los estadounidenses sobre el trabajo que está haciendo el Congreso también predice en términos generales cómo se desempeñará el partido del presidente, si no también el partido mayoritario en el Congreso, en las elecciones intermedias", afirma.

La satisfacción de los estadounidenses con la forma en que van las cosas en el país también está en camino de ser la peor en un año electoral de mitad de período. El 16% dice estar satisfecho actualmente, es seis puntos inferior al mínimo anterior de mitad de período: 22% en 2010.

Finalmente, las opiniones de los estadounidenses sobre la economía durante los años electorales solo han sido tan malas como ahora tan sólo una vez antes: en 2010, cuando las calificaciones netas de las condiciones económicas fueron -31.

"Las calificaciones económicas tienden a estar menos relacionadas con los resultados de las elecciones intermedias que otros indicadores del estado de ánimo, aunque las opiniones sobre la economía ciertamente influyen en cómo los estadounidenses califican el trabajo que están haciendo los líderes políticos y si están satisfechos con la forma en que van las cosas en el país", advierte Gallup. "Las severas evaluaciones de los estadounidenses sobre el presidente, el Congreso, la economía y la dirección del país sugieren que el patrón típico por el cual el partido del presidente pierde escaños en las elecciones intermedias se mantendrá este año", remarcan. 

Los datos más recientes de Gallup, de una encuesta del 2 al 22 de mayo, encuentran que el 41% de los estadounidenses aprueba el trabajo que está haciendo el presidente Joe Biden, el 18% aprueba lo que está haciendo el Congreso, el 16% está satisfecho con la forma en que van las cosas en el país y un déficit de 32 puntos porcentuales entre calificaciones positivas (14%) versus negativas (46%) de las condiciones económicas actuales

Si bien los republicanos solo necesitan obtener cinco bancas más en la Cámara para obtener la mayoría en esa cámara (suponiendo que los escaños vacantes que antes ocupaban los republicanos permanezcan en el partido), "el estado de ánimo nacional es tal que 2022 tiene el potencial de ser una ola electoral para el Partido Republicano y podrían tener una mayoría gobernante más cómoda". 

Al mismo tiempo, la mayoría relativamente pequeña que disfrutan los demócratas de la Cámara debería proteger al partido de pérdidas en el rango superior de lo que es posible cuando la aprobación presidencial está en los 40 bajos y menos de una cuarta parte de los estadounidenses están satisfechos con el estado de la nación.

Gallup sostiene que independientemente de los problemas que puedan impulsar el comportamiento de los votantes, a menos que las opiniones de los estadounidenses sobre el trabajo que está haciendo Biden y el estado de la nación mejoren en los próximos cinco meses, el Partido Demócrata puede enfrentar una situación similar a la de 1994 y 2010 cuando sufrió grandes pérdidas en las primeras elecciones intermedias, pero se reagrupó a tiempo para ganar las elecciones presidenciales dos años después.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.