Demócratas
Con la mira en la estratégica Nevada, Biden busca bajar las naftas y Obama se suma a la campaña
A 20 días de los comicios, los demócratas intentan conservar los escaños de un Estado que puede definir el control del Senado. Los candidatos locales esquivan al presidente, que no visitó el distrito nunca en todo el año.

 A 20 días de las comicios, Joe Biden le otorga una prioridad inédita a la batalla en Nevada. El presidente decidió concentrar los esfuerzos de su gobierno para obtener el mejor resultado en uno de los estados que pueden definir la elección. Lo hizo con medidas económicas de la administración Biden apuntan a mejorar la situación económica. Pero también con jugadas de indudable relieve político.

Bidne logró en las últimas horas que Barack Obama anunciará su participación en la recta final de la campaña En medio de una contienda tan reñida como estratégica, el ex presidente anunció que visitará Las Vegas para hacer campaña por el Gobernador Steve Sisolak y la Senadora Catherine Cortez Masto, dos de las disputas en las que los demócratas que están en ejercicio del gobierno se encuentran más vulnerables de todo el país.

La visita de Obama será el 1 de noviembre, apenas una semana antes de las elecciones del 8 de noviembre y durante la votación anticipada que cierra el 4 de noviembre. Tal como contó LPO, la economía de Nevada es una de las más golpeadas a causa de la inflación y los efectos de la pandemia.

Por eso, los anuncios de Biden para liberar 15 millones de barriles de reservas de petróleo y bajar el precio de la gasolina en la antesala de los comicios están directamente relacionados con Nevada. De hecho, un análisis realizado esta semana por ClearView Energy Partners, una firma independiente de investigación de energía en Washington, encontró que dos estados que podrían decidir el control del Senado, Pensilvania y Nevada, son especialmente sensibles a los precios de la energía.

Nevada tiene el tercer promedio más alto de precios de gasolina a $5.21 por galón, según AAA. La apuesta republicana es clara: que la situación crítica de la economía empuje a los latinos a votar contra la administración Biden. 

La economía de Nevada es una de las más golpeadas y los demócratas temen que los latinos no vayan a votar

Nevada tiene un peso fenomenal en las elecciones de este año. Si la banca de Nevada que hoy ocupa la latina Cortez Masto en el Senado pasa a su oponente republicano, el ex Fiscal General Adam Laxalt, la oposición del GOP retomaría el control del Senado.

 Un análisis realizado esta semana por ClearView Energy Partners encontró que Nevada es uno de los dos estados que podría decidir el control del Senado y es especialmente sensible a los precios de la energía. 

Cortez Masto fue la primera latina que en 2016 fue elegida para el Senado de los Estados Unidos y es descendiente de inmigrantes: su bisabuelo materno llegó al país desde Italia y su abuelo paterno cruzó desde Chihuahua, México. La mayoría de las encuestas muestra que ella corre desde atrás a Laxalt, aunque la diferencia que los separa es escasa. En tanto, en la carrera por la gubernatura, Sisolak se ha mantenido codo con codo con su retador Republicano, el Alguacil del Condado Clark, Joe Lombardo.

Mientras los demócratas de Nevada vienen esquivando la presencia de Biden en el Estado, los republicanos del distrito han recibido con brazos abiertos al ex Presidente Donald Trump, quien ha visitado el estado dos veces desde julio, con un enfoque en los principales candidatos de dicho partido; Laxalt y Lombardo, y apoyando a aspirantes de menor perfil, incluyendo para la secretaría del estado y la Cámara de Representantes de los EE. UU.

Biden y Obama juntos en la Casa Blanca, el mes pasado. 

Biden no ha viajado a Nevada este año, lo que hace que la presencia de Obama a Las Vegas sea la visita de campaña de más alto perfil para los demócratas del estado en este ciclo electoral. La vicepresidenta Kamala Harris ha visitado Las Vegas dos veces desde que asumió el cargo, aunque se han enfocado en promocionar logros legislativos.

Obama confirmó que viajará a Nevada poco después de que el gobernador Sisolak diera a conocer la noticia de que contaba con el respaldo del expresidente. "Mientras algunas personas están tratando de hacer retroceder los derechos de voto y el derecho de la mujer a elegir, Steve los ha protegido en Nevada", dijo Obama en el anuncio. "Steve Sisolak ha estado ahí para usted, y ahora, usted debe estar ahí para él".

Con el apoyo de Obama, la Casa Blanca acelera la reforma de la ley de comunicaciones para enfrentar a Musk

En las elecciones de noviembre, los votantes latinos constituirán el 20% del electorado en Nevada. El voto de la comunidad hispana será fundamental para decidir quién se queda con la banca y hasta puede incidir en la definición de fondo: cuál de los partidos se queda con el control del Senado.

Biden no ha viajado a Nevada este año, lo que hace que la presencia de Obama a Las Vegas sea la visita de campaña de más alto perfil para los demócratas del estado en este ciclo electoral.

En 2020, Biden ganó el voto latino en Nevada con un 65 %-35 % en 2020, pero esa victoria contundente apenas le alcanzó para ganar en el Estado, donde se impuso por apenas 33.600 votos. Ese año, Donald Trump ganó el 35 % del voto latino en Nevada hace dos años, lo que representó un aumento de 7 puntos con respecto a lo que él mismo había obtenido en 2016. Según las encuestas de boca de urna de CBS News, Trump también logró avances significativos entre los hombres latinos a nivel nacional, pasando del 30 % en 2016 al 43 % en 2020.

Obama ya había hecho campaña por los candidatos de Nevada con eventos en Las Vegas, antes de las elecciones generales de 2016 y 2018. De todas maneras, la incursión de Obama en un estado clave no será su única aparición en auxilio de los demócratas.

El expresidente anticipó que viajará también a Georgia, Michigan y Wisconsin en los últimos días de la campaña de 2022 para dar un impulso a los demócratas que se postulan para gobernador, senador y demás candidatos. Su primera escala será el 28 de octubre en Atlanta, Georgia, donde Stacey Abrams se enfrentará al gobernador republicano Brian Kemp el 8 de noviembre después de haber perdido con este republicano -hoy fuertemente enemistado con Trump- en 2018. Después de hacer campaña en Atlanta, Obama planea parar al día siguiente en Detroit y Milwaukee para eventos que ayuden a promover la votación.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.