Demócratas
Con Biden no alcanza: Sanders inicia un raid de 20 actos en la recta final de la campaña
El senador de izquierda busca retener a los defraudados por el Presidente. Es en paralelo al regreso de Obama y funciona como un juego de pinzas de los demócratas. ¿Queda tiempo?

Con Joe Biden, a los demócratas no les alcanza. Ese parece ser el mensaje que en los últimos días está enviando el partido de gobierno. Mientras el presidente se lanza a la campaña como si estuviera pisando un campo minado y visita solo aquellos distritos en los que su imagen registra cierta popularidad, otras figuras del arco demócrata comienzan a recorrer el país en busca de recuperar la adhesión del electorado que se ve desilusionado por la gestión de Biden. El primero en salir a la cancha en los últimos días fue el ex presidente Barack Obama, que anunció una agenda de actos en distritos claves. Obama es considerado una estrella por gran parte de los adherentes de su partido y cuenta con un respaldo que Biden no tiene.

A Biden y Obama se les sumará también el senador progresista Bernie Sanders, líder del ala izquierda que enfrentó al actual presidente hace dos años y todavía expresa las posturas más radicales dentro de las filas demócratas.

Con la mira en la estratégica Nevada, Biden busca bajar las naftas y Obama se suma a la campaña

Según informó NYT, Sanders está planeando un verdadero raid que incluirá una gira por ocho estados con casi 20 eventos en los últimos dos fines de semana antes del día de las elecciones. "‘Se trata de energizar nuestra base y aumentar la participación de votantes en todas partes de la boleta electoral', declaró el senador Sanders en una entrevista. "Me preocupa un poco que el nivel de energía de los jóvenes, de la clase trabajadora no sea tan alto como debería ser y quiero ver qué puedo hacer al respecto".

El senador de Vermont es un ferviente defensor del derecho al aborto y se ha mostrado en la campaña de las primarias con candidatas como Jessica Cisneros, que fueron grandes defensoras de la interrupción voluntaria del embarazo y cuestionaron duramente el fallo de la Corte Suprema que dio marcha atrás con medio siglo de historia. Sin embargo, Sanders sostiene que los demócratas deberían hacer muchísimo más hincapié en la situación económica y ofrecer sus razones para explicar por qué la inflación se encuentra en niveles récord.

Me preocupa un poco que el nivel de energía de los jóvenes, de la clase trabajadora no sea tan alto como debería ser y quiero ver qué puedo hacer al respecto. 

La gira de Berni se dividirá en dos recorridas. La primera incluirá paradas en estados como Oregón, California, Nevada (con eventos tanto en Reno como en Las Vegas), Texas (incluido uno en McAllen) y Orlando, en La Florida. La segunda se centrará en Wisconsin, Michigan y Pensilvania.

Con Biden no alcanza: Sanders inicia un raid de 20 actos en la recta final de la campaña

Sanders, a quien le preocupa que la participación demócrata entre los votantes de la clase trabajadora se quede corta, se propone hacer campaña por candidatos en ocho estados durante 19 eventos que comenzarán en Oregón el 27 de octubre. Algunos demócratas moderados temen que su campaña en los estados indecisos pueda resultar contraproducente porque los candidatos republicanos señalan al independiente de Vermont como un símbolo de una izquierda demasiado radical. Sin embargo, otros advierten que Biden ha dejado un tendal de votantes defraudados, tanto entre el ala moderada como entre el ala progresista que ve con simpatía al senador de 81 años.

La pregunta es si el juego de pinzas que pretenden hacer los demócratas en la recta final de la campaña dará resultado en un país que afronta la inflación más elevada de las últimas cuatro décadas y eleva las tasas de interés de manera permanente, lo que activa el fantasma de la recesión. Ya existen indicadores de que la tasa de la Fed comienza a impactar en el empleo.  

Montado a la ola sindical, Sanders no descarta pelear por la presidencia por tercera vez

Entre los consultores ligados al partido demócrata, hay quienes temen que sea demasiado tarde para revertir una tendencia que ofrece desde hace tiempo indicadores preocupantes para las chances electorales de la administración Biden. 

A algunos incondicionales del partido les preocupa que Obama haya comenzado tarde. "Creo que mucha gente ha dicho: '¿Dónde está Obama?'", dijo un estratega demócrata a The Hill. "Él no debería ser sólo el cerrador. Todavía se le ve como la estrella de rock de la fiesta". Obama encabezó cuatro eventos de recaudación de fondos en agosto y septiembre y grabó anuncios de radio y televisión que los votantes pronto verán y escucharán. 

Con un perfil muy distinto, la aparición de Sanders en las últimas dos semanas de campaña apunta al mismo objetivo: hacer frente al déficit en la imagen positiva de Biden y tratar de convocar tanto a los escépticos como a los desertores que votaron por los demócratas hace dos años y ahora dudan o se manifiestan remisos a ir a votar. 

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.