Entrevista
"Mientras la gente vive con miedo al desalojo, hay demócratas financiados por la industria de bienes raíces"
La candidata a vicegobernadora de Nueva York Ana María Archila habló en exclusiva con LPO. Nacida en Colombia, enfrenta al establishment demócrata en una elección donde tres latinos compiten por primera vez entre si.

 Una de las voces latinas más pujantes en Estados Unidos es la Ana María Archila, una colombiana que emigró a Estados Unidos a los 17 años de edad y desde entonces ha trabajado como líder de la defensa de los derechos civiles, del acceso a la salud, la educación igualitaria y a los derechos de los inmigrantes en Nueva York. En noviembre se podría convertir en la primera vicegobernadora latina del estado, combatiendo al establishment del partido demócrata.

¿Qué puede pasar en Noviembre si te conviertes en vicegobernadora?

El estado de Nueva York es uno de los más ricos del país pero también uno de los más desiguales por décadas de políticas públicas que han dado la prioridad y los intereses de ciertos sectores como la industrias de bienes raíces o Wall Street. Eso hace que las prioridades de la mayoría de la gente sean relegadas a un segundo plano. Yo he pasado 20 años luchando dentro del movimiento de los inmigrantes, construyendo organizaciones que les permiten a las comunidades inmigrantes tener poder, ser tomadas en serio, ser respetadas en nuestra democracia. Lanzarme como vicegobernadora para exigir que el estado de Nueva York le dé prioridad a temas que son imprescindibles para la mayoría de la gente, como el acceso a la vivienda asequible, acceso al cuidado de niños, infraestructura de cuidado para las personas mayores o con debilidades. Toda una infraestructura que debemos construir para dar una vida más digna. Esta agenda es de gran interés para las comunidades latinas que han sufrido mucho con la pandemia.

El peso latino se percibe en que los tres candidatos a vicegobernador en las próximas elecciones al Estado de Nueva York son latinos.

Bueno, Antonio Delgado, el nuevo vicegobernador, se define como latino aunque no ha vivido una vida arraigada en las comunidades latinas. Pero sí que es un momento histórico importante a reconocer. Es la primera vez que tenemos tres candidaturas compitiendo desde la identidad y perspectiva de las comunidades latinas para un puesto del estado entero. También eso muestra la gran frustración en las comunidades latinas acerca de la falta de representación y el resultado de esa falta de representación en nuestras vidas.

Nueva York es muy latina y gran parte de su identidad está arraigada en la diversidad. Es uno de los estados con más población de inmigrantes, la gran mayoría de Latinoamérica, y a pesar que no es una historia nueva, en Nueva York la representación de las comunidades latinas siempre ha estado atrasada respecto a las contribuciones económicas y culturales de las comunidades latinoamericanas.

He pasado 20 años luchando dentro del movimiento de los inmigrantes, construyendo organizaciones que les permiten a las comunidades inmigrantes tener poder, ser tomadas en serio, ser respetadas en nuestra democracia.

Vivimos tiempos en que muchos activistas entran en la política, ese sería tu caso.

Estamos viviendo en un momento en el que hay movimientos sociales muy activos que están reaccionando a décadas de manipulación de la política a manos de las grandes corporaciones y la industria financiera. Cuando viajo por Nueva York, lo que más escucho es la presión que las familias y personas tienen entre trabajos que no pagan suficiente y cada vez más precarios y el alza del costo de vivienda. La gente en Nueva York vive muy angustiada de perder su vivienda, ya sea como arrendatario o dueño de casa.

Antonio Delgado llega a la vice gobernación y se convierte en el hispano con el mayor cargo en la historia de Nueva York

Y más ahora que estamos con precios por encima de la pre pandemia.

Estamos enfrentando una crisis de desalojos gigantes. Hay más de 200 mil personas confrontando una situación de desalojo inminente y con muy pocas protecciones. De hecho, estamos intentando pasar un proyecto de ley a nivel estatal para que las personas arrendatarias no puedan ser desalojadas sin causa justa. Uno creería que eso estaría codificado en la ley pero no lo está porque la industria de fincas raíz tiene mucho control dentro de la democracia estatal. Y a la hora de estabilizar a la gente en sus viviendas ellos llegan con millones de dólares a comprar la lealtad de la gobernadora o asambleístas. Es en ese contexto que yo decidí lanzar mi campaña para que en Nueva York, un estado tan rico pueda ofrecer a la gente que pueda vivir con dignidad sin sentirse constantemente amenazada. Si tenemos oficiales electos enfocados en la realidad y las presiones que vive la gente tendríamos un estado muy distinto.

Hochul elige entre dos candidatas latinas para reemplazar a su vice gobernador salpicado por un escándalo 

La batalla en Nueva York no se lidia entre demócratas y republicanos. ¿Qué sucede en la lucha interna demócrata?

Lo que sucede es que las industrias que dominan en Nueva York dominan no solo la economía sino también la democracia a través de sus donaciones a las campañas de oficiales electos y también una infraestructura de abogacía del lobby con una presencia permanente en Albany. Tenemos demócratas cuyas campañas están financiadas por las industrias de fincas raíz y defienden los intereses de esta industria a costa de la gente común y corriente que vive con el miedo de ser desalojada.

Hay más de 200 mil personas confrontando una situación de desalojo inminente y con muy pocas protecciones. Y a la hora de estabilizar a la gente en sus viviendas, la industria de bienes raíces llega con millones de dólares a comprar la lealtad de la gobernadora o asambleístas. 

Te hiciste famosa cuando en un ascensor increpaste al senador republicano Jeff Flake en el momento que se elegía al juez del Supremo Brett Kavanaugh y justo ahora vemos el resultado: jueces conservadores que provocan retrocesos en temas que agitan la calle como el aborto.

La razón por al que yo ayude a organizar para prevenir la elección de Brett Kavanaugh, y la razón por la que compartí mi propia experiencia públicamente por primera vez como sobreviviente de abuso sexual. Fue todo precisamente para evitar el momento que estamos viviendo. Porque nosotras sabíamos muy bien que con Kavanaugh en la Corte íbamos a perder el derecho al aborto, a controlar nuestros cuerpos. Una de las cosas que más me mantiene preocupada en las noches es que se que no es la única cosa que vamos a perder. Después de la decisión sobre el aborto vamos a ver decisiones sobre las familias del mismo sexo, el acceso a la salud de las personas transgénero. Y muchas cosas más. Estamos en manos de una pequeña minoría que ha tomado las cortes y a través de esa toma va a borrar las ganancias políticas logradas en décadas de las mujeres, los y las trabajadoras, los gays las comunidades de color. Es aún más importante en este panorama, que los estados azules y progresistas lideren con más claridad y valor para proteger la vida de la gente.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.