Inmigración
Abbott apunta su guerra contra Kamala y manda a su casa en Washington dos autobuses llenos de migrantes
El gobernador de Texas sigue en campaña contra los demócratas. DeSantis tomó su modelo y envió a Massachusetts dos aviones con personas que llegaron a La Florida.

Como parte de su escalada en la confrontación con la administración Biden, el republicano Greg Abbott sorprendió este jueves a la Casa Blanca. El gobernador de Texas innovó con su operativo propagandístico contra la política migratoria del gobierno demócrata y envió a un grupo de migrantes desde la ciudad de Eagle Pass a la casa de la vicepresidenta de Estados Unidos Kamala Harris, en Washington DC.

Según la información difundida, entre 75 y 100 personas que fueron detenidas en Eagle Pass, en la frontera con México, fueron trasladadas hasta el Observatorio Naval donde vive Harris en Washington. Entre los migrantes hay personas que provienen de Venezuela, Uruguay, Colombia y México, aunque la mayoría son venezolanos. Varios migrantes, consultados por Fox News Digital, dijeron que creen que la frontera está abierta, al contrario de lo que dijo Harris el domingo durante una entrevista.

La noticia, que tuvo amplia cobertura de Fox, fue revelada por el propio Abbott a través de las redes sociales. "Esta mañana, dos autobuses de migrantes de Texas llegaron al Observatorio Naval en DC. La vicepresidente Harris afirma que nuestra frontera es "segura" y niega la crisis. Estamos enviando migrantes a su patio trasero para pedirle a la Administración Biden que haga su trabajo y asegure la frontera", escribió el gobernador republicano.

Las dudas con Kamala: el plan B de los demócratas si Biden se baja de la reelección

La elección de Kamala como blanco de sus críticas y destinataria de los autobuses que llegan desde Texas no es casual. La vicepresidenta es una de las caras de la política migratoria de Biden. Tenía a su cargo atender un problema de difícil solución en un contexto en el que la llegada de inmigrantes parece incontenible. Sus límites son los de la administración Biden en la materia.

La vicepresidenta Kamala Harris

Lanzado a la campaña para lograr su tercera reelección como mandatario en un Estado que tiene 2000 kilómetros de frontera con México, Abbott está decidido a presentarse como un cruzado contra los inmigrantes. Desde hace meses, en un gesto publicitario que logró nacionalizar su figura, eligió la modalidad de enviar a cientos de personas a ciudades donde gobiernan demócratas, en rechazo a la política migratoria de Biden.

La alcaldesa de Chicago también pide recursos a Biden para atender a los migrantes que manda Abbott

La moda que impuso Abbott fue replicada después por otros dos republicanos aliados, el gobernador de Arizona, Doug Ducey y el de Florida, Ron DeSantis. A meses de las elecciones de medio término, los tres comenzaron a trasladar migrantes a Washington DC, Nueva York, Chicago y ahora a Massachusetts.

El último convoy de autobuses procedente de Texas llegó a Washington pocas horas después de que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, cumpliera una promesa similar y enviara dos aviones llenos de inmigrantes ilegales a Martha's Vineyard, un sitio exclusivo donde vacacionan famosos en el estado demócrata de Massachusetts, en la costa este de Estados Unidos. Un representante de una organización no gubernamental llamada Sanctuary DMV se presentó y les dijo a los migrantes que irían a una iglesia local.

La llegada de los venezolanos y colombianos a Martha 's Vineyard, una isla con seis municipios, fue catalogada por las autoridades de ese lugar como una emergencia humanitaria. Estas personas recibieron alimentos en una escuela y después las trasladaron a una iglesia en una de las localidades de la isla.

Esta semana se informó que ante el colapso de los albergues para migrantes en El Paso, Texas, las autoridades del gobierno federal comenzaron a liberar a las personas, antes de trasladarlos a otras ciudades. Un medio local de El Paso contabilizó que unos 500 migrantes fueron liberados esta semana y se espera que el número incremente.

Según El Tiempo Latino calcula que unos 1600 migrantes han llegado desde Texas hasta la capital estadounidense solo en los últimos cuatro meses. "Es profundamente repugnante, es una cruel artimaña para manipular a familias que buscan una vida mejor (...) A algunos les dijeron mentiras, que recibirían vivienda y trabajo nada más llegar", afirmó este miércoles el congresista estatal demócrata Dylan Fernandes sobre el envío de migrantes a ciudades santuarios, aquellas donde no se persigue a estas personas por su condición migratoria.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.