Sindicatos
A pesar de la arenga de Biden, la cantidad de trabajadores sindicalizados cae a niveles mínimos
El año pasado, la tasa de afiliación sindical bajó a 10,1% en todo el país. Esto, a pesar del apoyo de la Casa Blanca para que crezcan las organizaciones en Amazon, Starbucks y Apple.

 A pesar de que Amazon, Microsoft o Starbucks vieron durante el año pasado cómo nacían las primeras organizaciones sindicales en sus compañías, a nivel general, la tasa de afiliación sindical en el país alcanzó un nuevo mínimo en 2022 según datos del Departamento de Trabajo.

El porcentaje de trabajadores que eran miembros de un sindicato se redujo al 10,1%, por debajo del 10,3%. Si bien el número de trabajadores sindicalizados aumentó en 273.000 el año pasado, eso solo representó una pequeña fracción de los 5,3 millones de puestos de trabajo agregados.

"Este aumento desproporcionadamente grande en la cantidad total de empleo asalariado en comparación con el aumento en la cantidad de miembros sindicales condujo a una disminución en la tasa de afiliación sindical", escribió la Oficina de Estadísticas Laborales en un comunicado de prensa.

Bezos perdió 85.000 millones de dólares y aplica la ola de despidos más grande de la historia en Amazon

La afiliación sindical ha disminuido constantemente durante décadas en medio de los esfuerzos para detener las organizaciones de parte de las corporaciones y los legisladores republicanos. Aproximadamente el 20% de los trabajadores eran miembros del sindicato en 1983.

Esa tendencia continuó el año pasado, incluso cuando los trabajadores de Amazon, Starbucks, Apple y otras empresas votaron por sindicalizarse por primera vez, superando la intensa oposición de sus empleadores. 

De hecho, y principalmente en la compañía de Jeff Bezos, el mismo Joe Biden se metió en la pelea. Recibió a Chris Smalls (el líder de la organización gremial en esa compañía) en la Casa Blanca y salió a criticar a Amazon por pagar pocos impuestos y tener prácticas antisindicales. 

Si bien se espera que los republicanos sigan bloqueando la legislación a favor de los sindicatos en el Congreso, los trabajadores tienen un aliado en la National Labor Relations Board (una agencia federal) de la administración Biden, cuya consejera general, Jennifer Abruzzo, es una ex funcionaria sindical

De hecho, en el último Labor Day, Biden salió en defensa de todos los trabajadores que están buscando organizarse. "Estoy alentando a los sindicatos, necesitamos protecciones claves para los trabajadores y para construir una economía desde abajo hacia arriba y hacia afuera. Estoy harto y cansado de la economía de goteo. Lo mínimo que les debemos a nuestra fuerza laboral, es un camino más ágil para tomar una decisión libre y justa de organizar un sindicato", había arengado el presidente en un acto en Milwaukee.

De cualquier manera, el número de peticiones sindicales aumentó un 53% de 2021 a 2022, según la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB). Y el número de huelgas también aumentó dramáticamente debido a que los trabajadores protestaron por el estancamiento de los salarios, las largas jornadas laborales y las difíciles condiciones de trabajo.

Joe Biden junto al líder del sindicato en Amazon, Chris Smalls

La Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales, comúnmente llamada AFL-CIO, que es la mayor central obrera del país, sostuvo que las cifras "no captan" el reciente aumento de la organización. Y agregó que esos esfuerzos darán como resultado un crecimiento significativo de miembros sindicales en los próximos años.

"En 2022, vimos a los trabajadores levantarse a pesar de la oposición a menudo ilegal de las empresas que preferirían pagar millones a las empresas antisindicales que darles a los trabajadores un asiento en la mesa", sostuvo la presidenta de la AFL-CIO, Liz Shuler, en un comunicado.

"La ola de organización continuará cobrando fuerza en 2023 y más allá a pesar de las leyes laborales incumplidas que manipulan el sistema en contra de los trabajadores", agregó. 

La afiliación sindical ha disminuido constantemente durante décadas en medio de los esfuerzos para detener las organizaciones de parte de las corporaciones y los legisladores republicanos. Aproximadamente el 20% de los trabajadores eran miembros del sindicato en 1983

Los sindicatos están presionando a los legisladores para que faciliten la organización de los trabajadores, señalando datos que muestran un fuerte apoyo a los sindicatos. Una encuesta de agosto Gallup encontró que el 71% de los estadounidenses aprueban los sindicatos, la cifra más alta en 57 años.

Si bien se espera que los republicanos sigan bloqueando la legislación a favor de los sindicatos en el Congreso, los trabajadores tienen un aliado en la National Labor Relations Board (una agencia federal) de la administración Biden, cuya consejera general, Jennifer Abruzzo, es una ex funcionaria sindical.

La NLRB ha presentado demandas contra Amazon y otros empleadores por tomar medidas enérgicas contra la organización y tiene como objetivo prohibir las tácticas antisindicales, como las reuniones de audiencia cautiva.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.