Estados Unidos
Mar-A-Lago o cómo salvar a un Imperio en decadencia
By Larry Goldbetter
Detrás del allanamiento del FBI a Trump, hay una lucha desesperada entre el establishment y la extrema derecha. La división no solo es interna: también incluye cómo actuar ante Rusia y qué hacer frente a la amenaza de China.

El allanamiento del 8 de agosto por parte del FBI en la residencia y el patio de recreo de Donald Trump en Mar-a-Lago ciertamente llamó la atención de todos, especialmente de Trump. Y mientras se desarrolla la batalla legal por las cajas llenas de archivos secretos que Trump se llevó a su sótano (¿y qué había en su caja fuerte?), esto da cuenta de algo mucho más profundo que los actos delictivos específicos que se alegan. Podría describirse con mayor precisión como parte de la saga "¡El Imperio Contraataca!"

La creciente división política en los Estados Unidos, que se refleja en casi cualquier tema, desde la inmigración hasta el derecho al aborto y las vacunas, refleja el debate que se está produciendo en la clase política sobre cómo salvar al imperio estadounidense. A medida que el imperialismo estadounidense enfrenta desafíos cada vez mayores a nivel internacional, este debate adquiere una naturaleza más urgente y, a veces, violenta.

El imperio estadounidense se está desvaneciendo y hay una lucha feroz sobre cómo salvarlo. Básicamente, estamos siendo testigos de lo que sucede dentro del vestuario perdedor, con unos culpándose a otros, ¡y todos ellos tienen al menos parte de la razón!

El establishment, tanto demócrata como republicano, quiere tratar de mantener sus alianzas, fortalecer y expandir la OTAN y "girar hacia Asia", para enfrentar el creciente desafío que enfrentan desde China. La oposición de extrema derecha es más "Fortress America", es decir, dejar que Europa se cuide sola y retirarse de muchos tratados y alianzas internacionales, como hizo Trump durante su administración, con el tratado Climático de París y el acuerdo nuclear con Irán.

En el momento más inoportuno, el FBI complica a Biden y permite a Trump victimizarse

Las dos partes tampoco están de acuerdo sobre cómo relacionarse con Rusia, el establishment la ve como una amenaza, la extrema derecha como un aliado. Hay dos cosas, sin embargo, en las que están de acuerdo: que China es la gran amenaza emergente y que no se debe negar ninguna solicitud del Pentágono de más armas contra Rusia. Incluso los "socialdemócratas" Bernie Sanders y AOC votaron a favor de todas las autorizaciones de armas para Ucrania.

El imperio estadounidense se está desvaneciendo y hay una lucha feroz sobre cómo salvarlo. Básicamente, estamos siendo testigos de lo que sucede dentro del vestuario perdedor, con unos culpándose a otros, ¡y todos ellos tienen al menos parte de la razón!

Para tratar de medir el declive del imperialismo estadounidense, basta con mirar Medio Oriente, un área que hace veinte años entró en disputa, pero fue después dominada por Estados Unidos. Hoy en día, la zona está bastante cambiada. Desde la invasión de Irak en 2003 y Afganistán en 2001 por parte de la administración Bush, están los estados fallidos de Irak, Siria, Libia y Afganistán. El ejército estadounidense sigue siendo formidable y capaz de hacer mucho daño. Pero las guerras no las gana quien tiene las armas más destructivas. Al final, Estados Unidos perdió en Irak y no pudo derrotar a los talibanes en Afganistán. ¿Qué podemos esperar cuando los países de Medio Oriente cambien su mirada en relación a China?

Además, la pandemia fue un duro golpe para el país, política y económicamente, el equivalente a perder una guerra, con más de un millón de muertos, incontables millones de heridos y la economía muy afectada. Incluso ahora, a 18 meses del inicio de la administración de Biden, mil personas mueren de COVID todos los días. Y si bien los indicadores económicos muestran que se han agregado millones de empleos a la economía y la tasa de desempleo es baja, más personas han abandonado la fuerza laboral y ya no se cuentan en estas cifras, especialmente los jóvenes trabajadores y jóvenes negros e hispanos.

Con la elección de Barak Obama en 2008 y la crisis financiera, las cosas empeoraron. Trump, un ideólogo racista desde hace mucho tiempo (y donante político de los demócratas cuando residía en Nueva York), libró una incesante campaña racista de 8 años contra el primer presidente negro de los Estados Unidos, acusándolo de todo, desde ser un terrorista musulmán hasta de haber nacido en el extranjero y no ser elegible para la presidencia. Estas acusaciones permitieron a Trump galvanizar una base racista masiva en un movimiento fascista.

Obama y Biden rescataron a los multimillonarios de Wall Street y a la industria automotriz, mientras que millones de trabajadores perdieron sus hogares por ejecución hipotecaria, lo que afectó a las familias negras y latinas al doble de la tasa de las familias blancas. Pero muchos trabajadores blancos, que vivían en áreas segregadas, culparon a Obama y dieron la bienvenida a Trump como lo habían hecho con Reagan en la década de 1980.

Con una base energizada, los republicanos más influyentes se alinearon y abrazaron el frenesí racista, llegando incluso a evitar que Obama electo dos veces nombrara un juez de la Corte Suprema cuando todavía le quedaba un año en su presidencia.

Una vez en la Casa Blanca, el estafador racista multimillonario trató de dirigir el país como si fuera su negocio familiar, rodeándose de amigos cercanos y familiares y haciendo de las ganancias personales su máxima prioridad. Para mantener su base de masas, dio luz verde a grupos violentos de supremacistas blancos, desde los nazis que realizaron un desfile de antorchas en Charlottesville, hasta Proud Boys, Oath Keepers y otras milicias fascistas armadas más pequeñas. Abrazó a otros fascistas a nivel internacional, desde Putin hasta Bolsonaro y Orban, mientras debilitaba los lazos de Estados Unidos con la OTAN e incluso cuestionaba si la OTAN debería continuar.

Obama y Biden rescataron a los multimillonarios de Wall Street y a la industria automotriz, mientras millones de trabajadores perdieron sus hogares por ejecución hipotecaria, lo que afectó a las familias negras y latinas el doble que a las blancas. Pero muchos trabajadores blancos que vivían en áreas segregadas culparon a Obama y dieron la bienvenida a Trump como lo habían hecho con Reagan.

Ahora, la administración de Biden está tratando de asegurar el dominio del establishment dentro del país y recomponer las cosas con aliados en el extranjero. Pero Estados Unidos no es el mismo que era cuando Biden era vicepresidente de Obama, y mucho menos cuando era senador. Sus sueños de cooperación bipartidista se han hecho añicos a medida que el Congreso continúa enfrascado en un combate cuerpo a cuerpo en cualquier cuestión que no sea gastar más en armas.

El violento ataque masivo contra el Capitolio el 6 de enero, para detener la certificación de la elección de Biden, fue la expresión más abierta y violenta de esta pelea de perros de la clase dirigente para salvar el imperio. Y si bien es posible que a Trump solo le preocupara permanecer en el cargo, los miles que asaltaron la capital y los políticos que los apoyaron no solo tenían respaldo financiero, sino también un objetivo estratégico más amplio para la dirección del país.

Esta lucha está lejos de terminar. Cientos han sido arrestados y muchos enviados a prisión por su participación en el 6 de enero. Dudo que Trump alguna vez vea el interior de una cárcel, ya que el establishment parece más preocupado por mantenerlo fuera de la Casa Blanca.

Esta lucha probablemente se profundizará a medida que se imponga la creciente amenaza de guerra. Ningún imperio ha dejado jamás en paz el escenario de la historia. Con el aumento de las tensiones por la ivasión rusa de Ucrania y el aumento de las provocaciones y los ejercicios militares sobre Taiwán, pronto se les puede pedir a los trabajadores y jóvenes que se sacrifiquen por este imperio. Si vamos a tener que luchar, debe ser por nuestro futuro, no por el del imperio.

Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.