Inflación
Recrudece la interna entre los miembros de la Reserva Federal por la próxima suba de tasas
Concuerdan en que hay que seguir subiéndolas, pero el cortocircuito surge cuando se preguntan cuánto. Además, difieren si es mejor exagerar ahora y bajarlas el año que viene o mantener un ritmo constante. Cómo piensan los principales funcionarios

 Está claro que la Reserva Federal necesita seguir elevando las tasas de interés para controlar la alta inflación. Eso no se discute. Lo que sí es el ritmo de la suba, algo que incluso empieza a trascender que genera un conflicto interno entre los miembros del banco central.

El Comité de Política Monetaria (conocido como FOMC, por sus siglas en inglés) está compuesto de los siete miembros de la Junta de Gobernadores y cinco presidentes de los distintos bancos de la Reserva Federal. Así, si bien suele haber cierta unanimidad en las decisiones de los doce miembros al momento de decidir qué hacer con el costo del dinero, surgen diferencias públicas. Esos cortocircuitos incluso se plasman, a veces, en las "minutas" o transcripciones de los debates que tienen al momento de juntarse y decidir, una vez por mes, el rumbo de las tasas.

Powell no se confía y adelanta que mantendrá una política restrictiva con las tasas 

Pero cada miembro de la Fed, al momento de no haber unanimidad, empieza a hacer lobby por su postura. Así, se ven claras diferencias en este momento con el rumbo de la política monetaria después de haber subido las tasas y el último dato de inflación de julio que dio cero. 

Aún no se sabe exactamente la postura de Powell, pero algunos especulan con que posiblemente diga algo el próximo viernes 26 de agosto cuando pronuncie un discurso muy esperado sobre las perspectivas económicas en la conferencia anual de banqueros centrales en Jackson Hole

La reunión del Comité de Política Monetaria (FOMC) de la Fed

Así las cosas, el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, quien fue uno de los primeros defensores de que el banco central tuviera una respuesta más fuerte a las presiones de los precios, dijo que dada la fortaleza de la economía, actualmente se inclina por apoyar una tercera suba consecutiva de 75 puntos en septiembre.

"Realmente no veo por qué se desea prolongar los aumentos de las tasas de interés hasta el próximo año", dijo Bullard al Wall Street Journal, diciendo que le gustaría llevar la tasa de interés de referencia de la Fed a un rango objetivo de 3,75% a 4% al final de este año. La tasa de política de la Fed es actualmente 2,25%-2,50% y Bullard quiere acelerar en lugar de regular. 

Por su parte, la presidenta de la Fed de San Francisco, Mary Daly, cree que aumentar las tasas en 50 o 75 puntos básicos en la próxima reunión de política de la Fed del 20 al 21 de septiembre sería una forma "razonable" de llevar el costo del dinero "un poco más" por encima" del 3% para fines de este año. 

Pero Daly cree afirmó que se tendría que mantener ese mismo camino en 2023, una diferencia con Bullard que pregona hacer todo ahora y luego relajar las tasas si fuera necesario.

James Bullard, presidente de la Reserva Federal de Saint Louis

Daly le dijo a CNN que el ritmo exacto de la suba de tasas dependería de los datos de empleo, que han mostrado un fuerte crecimiento en los últimos meses, y de la inflación. Los precios, según la medida preferida de la Fed, se encuentran en más de tres veces el objetivo del 2% del banco central. 

"Con la desaceleración económica mundial actuando como un obstáculo para el crecimiento de EE.UU., tenemos que tener eso en cuenta para asegurarnos de no exagerar las políticas", aseguró la funcionaria de la Fed de San Francisco. 

Los nuevos datos del jueves que mostraron una caída en el número de estadounidenses que solicitaron beneficios de desempleo la semana pasada se sumaron a la evidencia de que, salvo por el rápido enfriamiento del mercado inmobiliario, la economía se mantiene firme a pesar del mayor aumento de tasas desde la década de 1980.

Pero tanto Bullard como Daly sienten que una vez que las tasas lleguen a cierto nivel, la Fed no cambiará de rumbo rápidamente. Bullard avisa que las expectativas del mercado de recortes de tasas son "definitivamente prematuras", mientras que Daly apoya una estrategia de "subir y mantener".

"Lo peor que puede pasar como empresa o como consumidor es que las tasas suban y luego bajen rápidamente... solo causa mucha cautela e incertidumbre", agregó Daly. "Creo que no queremos tener esta idea de que tendremos esta gran trayectoria de tasas en la que aumentaremos muy rápidamente este año y luego reduciremos agresivamente el próximo año; eso no es lo que tengo en mente", postuló.

Sin dar una posición tan contundente pero confirmando que el ritmo de la suba de tasas es un tema en la interna del FOMC, la presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George, sostuvo que ella y sus colegas continuarían debatiendo la cuestión de qué tan rápido aumentar las tasas, pero que no dejarían de endurecer la política hasta que estén "completamente convencidos" de que la inflación está bajando.

"La reciente relajación de las condiciones financieras, incluido un aumento en los precios de las acciones, puede haberse basado en una sensación demasiado optimista de que la inflación estaba llegando a su punto máximo y que era probable que el ritmo de aumento de las tasas de interés se desacelerará", aseguró.  

Mary Daly, presidenta de la Fed de San Francisco

"La reciente relajación de las condiciones financieras, incluido un aumento en los precios de las acciones, puede haberse basado en una sensación demasiado optimista de que la inflación estaba llegando a su punto máximo y que era probable que el ritmo de aumento de las tasas de interés se desacelerará", aseguró. 

Pero tanto Bullard como Daly sienten que una vez que las tasas lleguen a cierto nivel, la Fed no cambiará de rumbo rápidamente. Bullard avisa que las expectativas del mercado de recortes de tasas son definitivamente prematuras, mientras que Daly apoya una estrategia de 'subir y mantener'. 

En el grupo de los que piden "mano dura" con la política monetaria está el presidente de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari. Es el más agresivo de los funcionarios y últimamente dijo que el banco central necesita "urgentemente" reducir la inflación. "La pregunta en este momento es, ¿podemos reducir la inflación sin desencadenar una recesión?" dijo en un evento en Wayzata, Minnesota. "Y mi respuesta a esa pregunta es, no lo sé", sinceró. 

¿Qué dice el presidente de la Fed? Aún no se sabe exactamente la postura del número uno del banco central. Pero algunos especulan con que posiblemente diga algo el próximo viernes 26 de agosto cuando Jerome Powell, pronuncie un discurso muy esperado sobre las perspectivas económicas en la conferencia anual de banqueros centrales en Jackson Hole, Wyoming.

El mes pasado, Powell mantuvo la puerta abierta a otro aumento de tasas "inusualmente grande" en la próxima reunión de la Fed pero también dijo que "probablemente será apropiado reducir el ritmo de los aumentos" para dar tiempo a para hacer sobre el impacto que está teniendo en la economía.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.