Inflación
La inflación fue cero el mes pasado y en la Casa Blanca confirman que lo peor ya pasó
El IPC de julio fue menor al 0,2% mensual estimado por el mercado. Si bien se mantiene en niveles récord en 40 años, la expectativa es que siga desacelerándose. La Reserva Federal podrá ser menos agresiva en la suba de tasas

 Otra buena noticia para Joe Biden y cierto desahogo para el equipo económico de la Casa Blanca. La inflación de julio fue menor a la estimada y ahora el mercado financiero cree que la Reserva Federal no subirá tan fuerte las tasas, lo que ayudaría a mantener el ritmo económico y no asfixiarla al punto de que provoque una recesión muy fuerte.

El IPC el mes pasado dio incremento cero contra junio (mes en el que había saltado 1,3%), llevando la tasa interanual a 8,5%. Los bancos de inversión creían que el dato mensual iba a ser 0,2% y 8,7% en la medición de los últimos 12 meses.

Inflación, vivienda y ahorros: las penurias económicas de la comunidad latina en la era Biden

"El indicador mostró cierto alivio a pesar de que se mantiene en niveles históricos muy altos", indicó a LPO, Alberto Bernal, estratega jefe de XP Investments. El especialista sostuvo que la importante desaceleración del IPC general se debió principalmente al importante ajuste en los precios de la gasolina (-7,7% mensual) y que los precios de la electricidad aumentaron 1,6% mensual.

De todas formas, los precios de los alimentos continuaron aumentando a un ritmo fuerte en torno al 1,1%, y la inflación anual para este rubro aumentó de 10,4% en junio a 10,9%. 

El fondo BlackRock que comanda el demócrata Larry Fink (de donde salieron varios funcionarios de Biden como el asesor Brian Deese) dice que la inflación sólo retrocederá a niveles normales cuando la demanda y la capacidad de producción estén en equilibrio

Alberto Bernal, estratega de XP Investments

Otro dato positivo fue que la inflación subyacente o "core" (sin contabilizar los alimentos y energía) aumentó 0,3% en julio, también por debajo de las expectativas y marcando un aumento mensual menor en comparación con los tres meses anteriores.

"A pesar de que el índice core continúa sugiriendo una alta inflación generalizada, las cifras muestran signos de estabilización. Es decir, el componente commodities ex-food and energy mostró una variación mensual menor de 0,2% y se moderó a 7% interanual. La inflación más baja de las materias primas debería representar cierto alivio para la perspectiva inflacionaria", afirmó Bernal.

Claro que la batalla por el aumento de precios está lejos de haberse terminado. De hecho, y a pesar de que el IPC de julio fue mejor de los estimado, sigue estando en niveles récord de los últimos 40 años. El fondo neoyorquino BlackRock que comanda el demócrata Larry Fink (de donde salieron varios actuales funcionarios del equipo económico de Biden como el asesor Brian Deese) dice que la inflación sólo retrocederá a niveles normales cuando la demanda y la capacidad de producción estén en equilibrio. 

Explican que la capacidad de producción, que recibió un duro golpe por la pandemia, no es probable que se recupere completamente pronto y eso pone a los bancos centrales en un aprieto: no tienen las herramientas para aumentar la capacidad de producción.

"La única forma en que pueden conseguir una baja de la inflación rápidamente es elevando las tasas lo suficiente como para obligar a la demanda a bajar hacia lo que la economía puede producir cómodamente ahora. Lleva tiempo que se produzcan subas de este tipo. Entonces, si la Fed quisiera que la inflación estadounidense volviera a su objetivo del 2% dentro de dos años, eso requeriría aumentos de tasas que hagan que el PIB caiga un poco más del 2% en total", escribieron los ejecutivos de BlackRock en un reporte a clientes un día antes de conocerse el número de la inflación.

Larry Fink, CEO de BlackRock

Dicen que para bajar el IPC más rápido, habría que subir las tasas a niveles muy elevados que provocaría una caída de la economía y empujarían el desempleo a una tasa superior al 5%, lo que significa hasta tres millones más de personas fuera de trabajo. 

A pesar de que el índice core continúa sugiriendo una alta inflación generalizada, las cifras muestran signos de estabilización. La inflación más baja de las materias primas debería representar cierto alivio para la perspectiva inflacionaria

Sea como fuere, se sabía que la cifra del IPC de julio sería clave para el futuro de la política monetaria. Y una cifra del IPC subyacente cercana al 0,3-0,4% muy probablemente obligaría a un aplanamiento adicional de la curva de futuros de los fondos federales, siguiendo la reducción del riesgo de que la Fed tenga que entregar otros 75 puntos en septiembre.

Bernal afirma que sus modelos ahora insinúan que la inflación subyacente terminará en 2022 en 5% anual. "Tras el anuncio de hoy, mantenemos nuestra apuesta de que la Fed reducirá su ritmo de endurecimiento y subirá 50 puntos en septiembre, seguidos de 25 puntos en noviembre, alcanzando las tasas de interés en 3,25% para finales de año", sostuvo a LPO. 

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.