Inflación
El CEO del mayor banco del país cruzó a la Casa Blanca por tener una "falsa narrativa" con la inflación
En una carta a los accionistas, Jamie Dimon del JP Morgan refutó la visión oficial sobre que el incremento de los alimentos y la energía son culpa de las corporaciones. "Las políticas son a menudo incomprensibles y descoordinadas", sostuvo

 El mayor banco del país se metió en la política interna de la administración Biden y en cómo está afrontando uno de los mayores problemas que hunde la popularidad presidencial: la inflación. Jamie Dimon, el director ejecutivo del JP Morgan, publicó su carta anual a los inversores y clientes, y entre varias definiciones sobre la invasión rusa en Ucrania (y los coletazos para la economía mundial), no ahorró críticas al "relato" demócrata por el mayor aumento de precios en los últimos 40 años.

"Hemos caído en la rutina de las falsas narrativas, que nos distraen de enfrentar la realidad. No definimos nuestros problemas correctamente. Si tiene un diagnóstico incorrecto de un problema, seguramente tendrá una solución incorrecta", comenzó Dimon en una extensa carta publicada este lunes.

"Nuestras políticas son a menudo incomprensibles y descoordinadas, y nuestras decisiones políticas con frecuencia no tienen previsión ni identificación de los resultados deseados", agrega.

La inflación borra un buen dato para los demócratas: desempleo bajó a su menor nivel en 2 años 

Y el banquero da ejemplos que, precisamente, refutan la teoría de la Casa Blanca. "A veces culpamos de la inflación a las ganancias corporativas: por ejemplo, el costo de la carne en los Estados Unidos es alto no por las ganancias obtenidas por la industria empacadora de carne, sino por los altos costos del ganado y la alimentación y las interrupciones en la logística", explica Dimon.

A finales del año pasado, Jen Psaki -la vocera presidencial- se explayó en conferencia de prensa acerca de cómo la "codicia" corporativa y del conglomerado de la carne hacía subir los precios.

Pero el máximo exponente del JP Morgan también cruzó al gobierno demócrata en el otro punto que explicaría, según la visión oficial, el aumento de los precios: el precio de la gasolina. 

Nuestros problemas no son ni demócratas ni republicanos, ni tampoco las soluciones. Desafortunadamente, sin embargo, las políticas partidistas están impidiendo que se diseñen e implementen políticas colaborativas, particularmente a nivel federal. Haríamos mejor si nos escucháramos unos a otros

El mismo Biden había salido a apuntarle a las empresas petroleras por el aumento del precio de la gasolina en el país. Después de anunciar que liberaba reservas de petróleo para que bajaran los precios, afirmó que "ninguna empresa estadounidense debería aprovechar una pandemia o las acciones de Vladimir Putin para enriquecerse a costa de las familias estadounidenses". "Invertir esas ganancias en producción e innovación, eso es lo que deberían hacer. Invierta en sus clientes", arengó.

La visión del banquero es muy distinta a la del presidente y no tuvo reparos en ponerlo por escrito. "Del mismo modo, los costos de la energía son altos no por el aumento de precios sino por la drástica disminución de las inversiones en energía, lo que da como resultado una oferta reducida cuando aumenta la demanda".

Según Dimon, la regulación ha impedido "dramáticamente nuestra capacidad para construir una buena infraestructura de manera oportuna": el costo de construir una carretera se ha más que triplicado en 20 años simplemente debido a los gastos debido a las regulaciones, recordó.

En su escrito, también apuntó a cierta falta de cuadros técnicos más competentes en el gobierno, algo curioso ya el mismo Dimon formó parte de la Reserva Federal de Nueva York.

Jen Psaki, la vocera presidencial, culpó a los conglomerados de la carne por el aumento de precios

"Nuestras políticas son disfuncionales, lo que ha impedido que algunos de nuestros mejores, más brillantes y más competentes quieran trabajar en el gobierno. Si bien tenemos muchos economistas, académicos y políticos de toda la vida en el gobierno, que sé que están comprometidos a hacer lo mejor que puedan, necesitamos capacidad intelectual, capacidades y experiencia adicionales de líderes en todos los sectores de nuestra sociedad, incluidos los negocios. Se necesitará un liderazgo extraordinario y de base amplia para resolver nuestros problemas", advirtió.

El banquero, ya sumergido en la interna política del país, sostuvo que "nuestros problemas no son ni demócratas ni republicanos, ni tampoco las soluciones". 

Hemos caído en la rutina de las falsas narrativas, que nos distraen de enfrentar la realidad. No definimos nuestros problemas correctamente. Si tiene un diagnóstico incorrecto de un problema, seguramente tendrá una solución incorrecta. A veces culpamos de la inflación a las ganancias corporativas: por ejemplo, el costo de la carne

"Desafortunadamente, sin embargo, las políticas partidistas están impidiendo que se diseñen e implementen políticas colaborativas, particularmente a nivel federal. Haríamos mejor si nos escucháramos unos a otros", sugirió.Para Dimon, los demócratas deben reconocer las preocupaciones legítimas de los republicanos de que el dinero enviado a Washington a menudo termina en "grandes programas derrochadores", lo que en última instancia ofrece poco valor a las comunidades locales.

Y los demócratas podrían reconocer que "si bien necesitamos un buen gobierno, no es la respuesta a todo". "Los demócratas también podrían reconocer que un miedo saludable a un gran gobierno central no es irracional (como un leviatán)", apuntó en referencia a la idea instalada de que los demócratas crean mega estados que gastan más de la cuenta y aumentan el déficit. Pero el banquero del JP Morgan no se quedó solo hablando del gobierno. También dijo que los republicanos deben reconocer que Estados Unidos puede y debe permitirse proporcionar una red de seguridad adecuada para los ancianos, enfermos y pobres, así como ayudar a crear un entorno que genere más oportunidades y más ingresos para más estadounidenses.

"Los republicanos podrían reconocer que si el gobierno puede demostrar que está gastando el dinero sabiamente, deberíamos gastar más; piense en la infraestructura y la financiación de la educación. Y eso muy bien puede significar impuestos más altos para los ricos", sostuvo. 

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.