Elecciones
Biden se aferra al boom de consumo y empleo para mantenerse en carrera de cara a las elecciones
Son los 2 indicadores económicos con los que la Casa Blanca trata de contrarrestar las críticas y el malhumor por la elevada inflación. Por ahora no muestran signos de fatiga a pesar de que el sentimiento de los consumidores está en niveles más bajos en 11 años

 Una mala noticia como es la indomable inflación podría tener un lado B que le permite a Joe Biden ser algo optimista: la población se endeuda más para mantener el nivel de consumo. Así, el endeudamiento de los estadounidenses en los primeros tres meses del año crece a pasos agigantados para seguir impulsando la economía, el último bastión que los demócratas no quieren ceder (junto al creciente empleo) después de perder la batalla por los precios.

Un ejecutivo de un banco en Manhattan lo explicaba así a LPO: "Cuando suben los precios, hay dos caminos. O tomas más deuda para poder seguir con tu nivel de gasto actual, o tienes que ajustarte el cinturón. Los números por ahora muestran que las familias deciden incrementar sus deudas. Esto actúa como colchón para que el consumo no caiga".

El banquero incluso dijo que el gasto de los consumidores sigue aumentando, y con los ahorros altos, la deuda de los hogares elevada y el mercado laboral fuerte, ese gasto debería continuar hasta que la economía -eventualmente- empiece a flaquear. "Se crecerá menos o incluso podría haber una leve recesión, pero eso no sucederá hasta al menos el año próximo", aseguró.

A pesar de la mayor inflación en 40 años, confirman a Powell por cuatro años más

Ayuda que la tasa de desempleo en el país esté en niveles previos a la pandemia. El último registró marcó que la desocupación es del 3,6%, un nivel que los economistas consideran casi como "pleno empleo". En abril se incorporaron 428.000 nuevos trabajadores, y se incrementaron los salarios. Eso explica el boom de consumo que, post pandemia y a pesar de la inflación, aún se mantiene.

Si esto fuera así, entonces, el Partido Demócrata podría llegar a las elecciones de noviembre aún con una economía fuerte y con el consumo aún creciendo. Este escenario intentaría contrarrestar los efectos nocivos de la inflación y el descontento de la población con la gestión Biden. Según la última encuesta de Pew Research Center, el 93% de la población cree que la inflación es el principal problema del país actualmente.

Mientras que los consumidores intentan mantener los hábitos que traían hasta entonces a pesar de la inflación, los parámetros para medir el endeudamiento familiar siguen en aumento.

El último reporte de Bank of America Institute al cual accedió LPO, titulado "Still Smiling" (Aún sonriendo, en español) habla precisamente de cómo todavía el consumo está latente en el país. 

Y veo, y como lo veo, todo, todo en todo el país es, a medida que avanzo por el país, nuestra economía ha pasado de estar en vías de recuperación a moverse. Y nuestros planes y nuestras políticas han producido la creación de empleo más sólida de los tiempos modernos. Además, 8,3 millones de puestos de trabajo en mis primeros 15 meses en el cargo: un récord

Los datos del Bank of America muestran que los consumidores siguen gastando. Los pagos totales aumentaron un 25% interanual en abril, con un crecimiento elevado debido al momento de los pagos de impuestos. Las transacciones, un 8% más, brindan una indicación más normalizada de una demanda saludable de los consumidores este mes.

El gasto total con tarjetas de crédito y débito aumentó 13% año contra año en abril, en comparación con 11% en marzo. Gastos en viajes y entretenimiento continúa elevando el crecimiento.

El gasto con tarjeta por hogar aumentó alrededor de un 23,7% en los 28 días hasta el 30 de abril en comparación con el mismo período en 2019, con el gasto en esta medida aumenta un 33,1% entre los hogares de menores ingresos.

Los demócratas saben que tienen que mantener la sensación de que aún a pesar de los mayores precios, la población puede acceder a bienes y consumir. El mismo Biden hace escasos días, en conferencia en la Casa Blanca cuando tuvo que hablar del dato de inflación de abril (que dio un crecimiento interanual del 8,3%), dejó en claro el nivel de actividad está lejos de haberse visto afectado por el aumento de precios.

"Y veo, y como lo veo, todo, todo en todo el país es, a medida que avanzo por el país, nuestra economía ha pasado de estar en vías de recuperación a moverse. Y nuestros planes y nuestras políticas han producido la creación de empleo más sólida de los tiempos modernos. Además, 8,3 millones de puestos de trabajo en mis primeros 15 meses en el cargo: un récord", enfatizó Biden ante periodistas. 

El último reporte de Bank of America Institute titulado 'Still Smiling' (Aún sonriendo, en español) habla precisamente de cómo todavía el consumo está latente en el país. Muestra que los consumidores siguen gastando y que los pagos totales aumentaron un 25% en abril. Los demócratas saben que tienen que mantener la sensación de que aún a pesar de los mayores precios, la población puede acceder a gastar

Pero el consumo empieza a ver ciertos signos de fatiga hacia adelante. La confianza del consumidor estadounidense se desplomó a su nivel más bajo en casi 11 años a principios de mayo debido a que persisten las preocupaciones sobre la inflación. Sin embargo, el gasto de los hogares sigue respaldado por un mercado laboral sólido y ahorros masivos, lo que debería mantener la expansión de la economía, según la encuesta de la Universidad de Michigan.

Algunos economistas temen que este indicador, que suele predecir el comportamiento futuro, esté mostrando que más temprano que tarde la población empezará a retacear gastos y fogonear una recesión.

"Pero la confianza ha sido una mala guía para el crecimiento del consumo en los últimos años, por lo que no interpretaríamos demasiado esa señal", dijo Michael Pearce, economista senior de Capital Economics en Nueva York, a la agencia Reuters. "El hecho de que a los consumidores les moleste pagar precios más altos y sufran una disponibilidad limitada no significa que no sigan haciendo esas compras". 

"El consumidor estadounidense está vivo y bien. Están comprando, están comprando, están pagando sus préstamos. En términos generales, las cosas van según lo planeado", aseguró Max Levchin, CEO de Affirm Holdings al taquillero programa económico "Mad Money" que conduce Jim Cramer. Esa es la apuesta de Biden, al menos hasta que pasen las elecciones de noviembre. 

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.