Congreso
Ahora Sinema concentra todas la miradas y tiene la llave para sacar a Biden de la impotencia
Tras el giro de Manchin, la senadora de Arizona que suele acompañar las demandas empresarias tendrá el voto decisivo antes del receso. La Casa Blanca quiere recaudar $739 millones.

Una vez mas, aunque tal vez como nunca, todos los ojos estan puestos en ella. La senadora democrata de Arizona Kyrsten Sinema tiene en sus manos la llave del que puede ser el primer triunfo legislativo de Joe Biden en mucho tiempo. El sorpresivo giro del senador demócrata Joe Manchin, que la semana pasada cerró un trato con el líder de la mayoría Chuck Schumer para apoyar el paquete de leyes del presidente representó un gran avance para el gobierno en un territorio anegado y convirtió a Sinema en la dueña del voto más codiciado.

La senadora de Arizona suele votar en tándem con Manchin y es, junto con él, la gran responsable de que las iniciativas de Biden naufraguen en el Senado. Sin embargo, ahora que el demócrata de Virginia Occidental acaba de reconciliarse con el gobierno, todos los interrogantes giran en torno a Sinema.

Durante todo el fin de semana, el senador conocido hasta ahora como el señor NO apareció en una postura desconocida en un tour mediático que incluyó cinco apariciones televisivas: en todas, planteó la necesidad de darle el SÍ a Biden. Manchin sostuvo que el paquete de leyes con el que el presidente pretende recaudar nada menos que $739 mil millones en nuevos ingresos "no aumenta los impuestos" y es en conjunto un "proyecto de ley totalmente estadounidense".

Ahora Sinema concentra todas la miradas y tiene la llave para sacar a Biden de la impotencia

Mientras Manchin debuta en una función hasta hace poco inimaginable y se presenta como abogado del gobierno, la senadora Sinema se refugia en el hermetismo y deshoja la margarita. A su manera, Manchin comenzó a presionar para que su socia en el rechazo a los proyecto de Biden vuelva a secundarlo, esta vez en el apoyo. "Kyrsten Sinema es amiga mía y trabajamos muy juntas. Ella tiene un tremendo, tremendo aporte en esta legislación", dijo Manchin en el programa "Meet the Press" de NBC.

El sorpresivo giro de Manchin desata la reacción tardía de la industria del lobby

Solo si la senadora de Arizona se vuelca en favor de Biden, los demócratas llegaran a la paridad de 50 votos con los republicanos y la vicepresidenta Kamala Harris estará en condiciones de saldar el conflicto en beneficio de la Casa Blanca.

Por más de una razón, Sinema es una senadora que nunca pasa inadvertida. Como Manchin, es una demócrata de lo más sensible a los deseos empresarios: coincide en reiteradas ocasiones con los republicanos y es considerada una quinta columna de la oposición en el corazón del oficialismo. Fue representante en el Congreso y se opuso a la rebaja de impuestos que había sancionado Donald Trump, pero cuando llegó al Senado hizo un giro de 180 grados y se negó a apoyar a Biden en su intento de derogar la rebaja que beneficiaba a las grandes compañías.

La senadora de Ariozna nunca pasa inadvertida. Como Manchin coincide en reiteradas ocasiones con los republicanos y es considerada una quinta columna de la oposición en el corazón del oficialismo. Pero rompe todos los protocolos

En octubre de 2020, los dos rechazaron la iniciativa Build Back Better con la que la Casa Blanca pretendía avanzar con medidas ambientales e invertir 3,5 billones de dólares en una década. La negativa del dúo Manchin-Sinema selló la partida de defunción de uno de los proyectos más ambiciosos de Biden y marcó el primer indicio de lo que sería un sello de su administración: la enorme dificultad para avanzar con los cambios que se propone en el Parlamento.

Sinema quedó entonces como nunca en el ojo del huracán y recibió críticas por su postura. El Premio Nobel de Economía Paul Krugman fue uno de los que apuntó contra ella con más claridad. Escribió un artículo en The New York Times en el que sostuvo que el dinero empresarial era "el villano" que estaba detrás de Sinema y de su oposición a que se derogue la gran rebaja del impuesto de sociedades aplicada por Trump en 2017. 

"Al fin y al cabo, Sinema, que por aquel entonces estaba en la Cámara de Representantes, votó contra esa rebaja fiscal. Y la atacó al año siguiente, en su campaña electoral para el Senado. Dado que la suba de impuestos a las grandes empresas goza de un abrumador respaldo ciudadano, es difícil encontrar alguna razón para el cambio de opinión de la senadora que no sea la fuerte presión de las corporaciones contra el plan Reconstruir Mejor", escribió.

Cuando Manchin acordó con el líder de la mayoría Schumer, el anuncio sorprendió por completo a Sinema. Tal vez por eso, el senador de Virginia Occidental aludió a ella en más de una oportunidad en su raid mediático dominical. Cuando Sinema "mire la factura y vea todo el espectro de lo que estamos haciendo y toda la energía que estamos aportando, toda la reducción de precios y la lucha contra la inflación bajando los precios, teniendo más energía, con suerte, ella será positiva al respecto", le dijo Manchin a CNN.

El cambio de postura en torno a la rebaja de impuestos que decidió Trump y el rechazo al Build Back Better no son los únicos datos que distinguen a Sinema. La senadora de Arizona es una de las figuras más vistosas del Congreso y tiene un estilo personal que la convierte en personaje destacado en cualquier lugar al que va. Su vestuario es siempre motivo de comentario: suele alternar ropa deportiva, botas mosqueteras de cuero y minivestidos, una característica que descoloca a los conservadores y hace hablar incluso a las mujeres.

Demócratas ganan senaduría en Arizona y tienen esperanza en otros dos estados

Desde que puso un pie en la Cámara Alta, Sinema se distinguió del resto. En 2019, fue la primera senadora en declararse abiertamente bisexual y rompió el protocolo en su primer acto legislativo. Fue cuando sorprendió al entonces ultracatólico vicepresidente Mike Pence al pedirle que le permita renunciar a la biblia y prestar juramento ante un libro de leyes.

Ahora Sinema concentra todas la miradas y tiene la llave para sacar a Biden de la impotencia

En una semana clave, cuando Biden se predispone a festejar por primera vez un éxito legislativo antes del receso de agosto, la senadora de Arizona tiene a la política y al poder pendiente de su voluntad. Cuando termine de deshojar la margarita, no todos van a quedar conformes.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.