Sueño Americano
Entrevista exclusiva
La impactante historia del dueño del restaurante de Miami donde los Messi se sienten como en su casa
El argentino Gerardo Cea fundó "Prima Pasta" hace 30 años y hoy es un consagrado. En diálogo exclusivo con LPO, cuenta su tiempo de inmigrante ilegal, su amistad con músicos de Estados Unidos y el secreto de su éxito.

El argentino Gerardo "Gerry" Cea tiene una historia increíble y 30 años de éxito en Miami con su restaurante de cocina italiana Prima Pasta. Llegó a Estados Unidos a trabajar con su familia, empezó como camarero en Nueva York y se trasladó a Miami donde creó un lugar que hoy se llena de celebridades y tiene a Lionel Messi entre sus habitués desde hace más de una década. Aunque hoy es un consagrado que toca la guitarra con Lenny Kravitz y zapea con René de Calle 13, Cea empezó desde bien abajo. Pasó seis años como inmigrante legal hasta que pudo respirar tranquilo.

Tu padres Arturo y Carla llegaron con vos hace 30 años. ¿Qué te respondieron cuando les dijiste vamos a vivir a Estados Unidos?

Ellos, como mis hermanos ya se habían casado y mi hermano tenía una hija, dijeron "no, el nene chiquito no se puede ir solo". Sentí que fue lo que siempre hicieron, entregarse a una idea que yo tenía muy adentro. Mis padres habían estado en Estados Unidos un año, entre 1974 y 1975, y con ese año de trabajo pudieron comprar el departamento en el que vivíamos nosotros de chicos. Y ese fue el mismo departamento que vendieron para poder ayudarme a mi y venir juntos acá buscando el sueño americano. Yo los menciono mucho porque fue tanta la fuerza de amor y de culpa por haberlos llevado a ellos a vender lo único que tenían.

¿Cómo era Miami cuando llegaron?

Miami era un desastre porque eran seis meses de que había mucha gente y seis meses que no había nadie. Vos andabas un sábado en la calle y no existía nadie que toque la bocina.

Era otro Miami.

Otro Miami. No había gente, era verano y acá no venía nadie. Yo sentí una presión muy grande porque nos quedamos ilegales, la plata del departamento se había terminado y ahí empieza esa locura adentro mío, de que tenía que hacer algo para poder salir adelante. Pasaron seis años hasta que pude encontrar este local.

Empezó con una parrilla a la calle en Miami y se convirtió en el empresario argentino más importante de Florida

¿Ellos en ese momento te dijeron que te acompañaban o te dijeron que estabas loco?

Me dijeron para qué, qué pensas hacer, qué vamos a hacer. Y yo solo les contesté: yo quiero ir a Estados Unidos, quiero ver lo que veo en las películas. Primero lo dudaron un poco y después me dijeron dale: vendieron todo, consiguieron un préstamo y vinimos.

¿Qué te dicen hoy, 30 años después?

Siempre tienen un agradecimiento increíble a todo lo que yo trato de hacer para mantener este lugar lo más fuerte y vivo posible. Ya pasaron 30 años y lo mantenemos siempre arriba. Ellos felices, vienen muy seguido, mi papá todavía está muy activo, viene a la cocina, cuando veo un problema que no lo puedo arreglar, le digo pa, mirá lo que es la focaccia. Y dice, pero qué están haciendo, va a la cocina y les enseña a todos. El va a la cocina y arregla todo. Mi mamá también, ella siempre se ocupó de todo lo que es pan, ensaladas y postre. Ella trabajó muy duro en el bakery de Christopher Walken. La madre de Walken tenía una panadería a una cuadra de donde vivíamos nosotros en Nueva York cuando llegamos y ella entre 1985 y 1987 entraba a las cinco de la mañana a trabajar.

La impactante historia del dueño del restaurante de Miami donde los Messi se sienten como en su casa

Vos también trabajabas.

Yo conseguí trabajo al primer día en un restaurante super importante con la posición más baja del salón, que era el bus boy. Era un restaurante frecuentado a la noche por la mafia y estaba constantemente Paul Castellano, a quien vi morir.

Eso te decidió a dejar Nueva York.

Si había un respeto muy grande. Después de eso, yo no podía encontrar en ningún lado. Llegué y les dije vámonos a Miami porque acá nunca vamos a llegar a nada. Esto está muy sobrepoblado y no teníamos ya dinero.

Cuando llegamos, Miami era un desastre porque eran seis meses de que había mucha gente y seis meses que no había nadie. Vos andabas un sábado en la calle y no existía nadie que toque la bocina.

¿En qué se distinguen Nueva York y Miami para los latinos? ¿Qué tienen de diferente?

Nueva York fue un lugar que me enseñó a andar en la calle, aprendí de lo malo para poder hacer lo bueno. Siempre me fijé mucho no solo en lo bueno sino también en lo malo. Muchas veces pensé "mira, este como habla, o cómo recibe a un cliente, mira como trata a los empleados". Todo lo que pasa en Prima Pasta es lo que yo siempre quise que me pase a mí.

Es más hostil Nueva York

Claro, para una persona que viene de abajo en ese momento era muy caro y estaba todo colapsado. ¿Cómo hacía para alquilar un local si todo costaba una fortuna? Acá en Miami las oportunidades eran muchas.

La impactante historia del dueño del restaurante de Miami donde los Messi se sienten como en su casa

Dijiste alguna vez que te diste cuenta que la plata no era lo principal para crecer en Estados Unidos. ¿Cuándo te diste cuenta?

Promesas y dinero había pero también muchos emprendimientos espectaculares donde todo quedaba para el que ponía la plata y muy poco para el trabajador. Y yo dije esto no, esto no es. No es el dinero. Es la cabeza y es el corazón.

Siempre me fijé mucho no solo en lo bueno sino también en lo malo. Muchas veces pensé "mira, este como habla, o cómo recibe a un cliente, mira como trata a los empleados". Todo lo que pasa en Prima Pasta es lo que yo siempre quise que me pase a mí.

¿Cómo lograste abrir Prima Pasta?

Yo era camarero de un restaurante. Tenía un auto convertible que estaba tan viejo que no cerraba el techo. Si llovía me mojaba entonces siempre tenía ropa adicional porque cuando llegaba al trabajo me tenía que cambiar. Un día iba manejando por Alton Road, yendo para Coral Gables a trabajar y en el semáforo veo en un Rolls Royce convertible a Barry Gibb, el cantante de los Bee Gees. Yo ya tenía mi idea en la cabeza. Y le dije: "Barry, tengo un proyecto para hacer un restaurante italiano con fotos en blanco y negro, me encantarían que fueran de los Bee Gees. ¿Qué te parece si lo hacemos juntos?". Escribime una carta me dice y se va sin darme la dirección. Encontré la dirección, una casa de dos grandes portones y dejé la carta. Nunca me contestaron, pero a los siete meses terminé alquilando el restaurante gracias a un tipo que me echó del trabajo porque yo no quería trabajar los fines de semana. Ahí empieza la historia. Tenía apenas 8 mil dólares y pedían 40 mil por la llave pero fui y les dije: no tengo la plata pero tengo sí la experiencia para hacer algo espectacular con mi mamá y mi papá. Los convencí. Y muchas veces dije: ¿cuánto tiempo estuve esperando el inversor o el dinero? Apenas tuve el menú se lo llevé a la casa de Barry Gibb y quiero que esos portones se abran. Así empezaron a venir Gibb y su familia. Después venían los otros hermanos y se mataban de risa. "Barry es un estupido", decían. Era muy cómico.

La impactante historia del dueño del restaurante de Miami donde los Messi se sienten como en su casa

Te llegaron a ofrecer 6 millones de dólares para comprar la propiedad y el restaurante, pero te negaste. ¿Que significaría para vos dejar Prima Pasta? ¿Es una cuestión de plata o tu vida es Prima Pasta?

Mi vida es un poco Prima Pasta, pero no sé hasta cuándo. Ahora estoy con ganas pero pasaron 30 años y muchas veces no tuve ganas. Entonces, el restaurante baja. Soy el alma y durante 20 años no lo quise asumir. En los últimos 5 años aprendí a no estar físicamente y estar al mismo tiempo súper presente. Aprendí a dejar fluir y poner mucha más gente, managers y que todos estén contentos.

"The American dream exists but you have to help it; this country is not a theme park where everything flows"

¿Cómo cambió el sueño americano en todo este tiempo? ¿Es la misma idea o es una idea distinta la que tienen los que llegan hoy?

Hay muchos que vienen a hacerse unos mangos, a trabajar cinco meses y se van, especialmente los más jóvenes. Antes el sueño americano era mucho más fuerte. Ahora la gente tiene tanta información que no le es nada difícil experimentar.

Antes era algo que parecía inalcanzable.

Claro, en los últimos 10 años no lo escucho, uh el sueño americano. No. Se perdió. Y es muy fácil no pelearla de repente, "ay no me fue tan bien en dos o tres años, me voy". No sé siente tanto como antes. Muchos piensan cuánto pueden ganar en un lugar o en otro. Pero a veces es ganar menos y estar en un lugar donde podes avanzar. Mucha gente a la que le enseñe todo se quiso ir de acá y después al poco tiempo me dijo necesito volver. ¿Por qué queres volver? ¿Por el dinero? Andate y no vuelvas más. Soy un jodido con el dinero. Ahora si me dicen como muchas veces, no porque esto es una familia, y como nos tratan acá no existe, bueno, eso es lo que para mí vale.

Hay muchos que vienen a hacerse unos mangos, a trabajar cinco meses y se van, especialmente los más jóvenes. Antes el sueño americano era mucho más fuerte. Ahora se perdió y es muy fácil no pelearla de repente, "ay no me fue tan bien en dos o tres años, me voy".

¿En qué cambió Miami para vos?

Hay una parte que sigue igual, para la gente que viene por primera vez, llegar en el avión y ya ver el agua, pasar por los puentes y ver el mar, caminar tres cuadras y estar en la playa. Eso es igual. Después están los inversionistas, más guita, más edificios, número uno en el mundo. Está más caro, es más difícil pero sigue habiendo muchísimas oportunidades. Hay gente que viene con mucho dinero y termina perdiendo todo. Hay gente que quiere venir y abrir un restaurante en Wynwood o en Brickell. Bueno pagá 30 o 40 mil dólares de renta. Yo les digo, andáte a la Pequeña Haití o andáte al peor lugar porque si vos haces un buen laburo, la gente va a ir y vas a pagar 3 mil de renta. A veces veo que vienen muchos socios, yo soy uno solo, hoy no pago renta y me cuesta.

La impactante historia del dueño del restaurante de Miami donde los Messi se sienten como en su casa

¿Cómo fue que los famosos empezaron a elegir Prima Pasta?

El inicio fue que yo ya venía trabajando con celebridades y siempre cuidamos mucho la privacidad y la tranquilidad de la gente que venía a comer. Las celebridades argentinas que eran perseguidas por la prensa, acá estaban cuidadas. Pero también venía Michael Jordan y morfaba tranquilo.

Messi conoce hace más de 10 años el lugar, pero cuando vino a firmar el contrato con el Inter vino a comer acá porque ya conocía.

Sí, antes de eso había venido a jugar la Copa América, o no sé qué había pasado, y también se había venido para acá. Pero todo empieza en 2010 o 2011, que Lio vino a festejar su cumpleaños.

¿Te llamó Jorge?

Ahí yo no conocía a nadie. Llamó Leo directamente y habló con un chico. Entonces me dicen que venían para acá, que eran catorce personas. Le pregunto si habían dejado un teléfono o algo, me dice que no. Y bueno, por suerte teníamos el saloncito disponible. Y llegaron. Ese día fue un quilombo porque yo me tenía que ir y no estuve. Y lo volvieron loco, había fotos por todos lados, pero Leo es feliz acá. Después de eso empezaron a venir diferentes personajes del fútbol recomendados por ellos. Leo vino en total 5 o 6 veces pero el padre empezó a venir muy seguido. También tuve reuniones con el personal. Hablé con ellos y les di un ultimatum: yo los adoro a ustedes pero si me entero de que uno mandó un mensaje para avisar que está Messi y se acerca alguien acá comiendo... Te recomiendo que disfrutes y lo veas y lo saludes, porque de eso se trata Prima Pasta, en darle tranquilidad. Las reuniones son intensas con todo. Y así fue, comieron, lo saqué por atrás. Y la última vez, Lionel ya quiso entrar por adelante.

La impactante historia del dueño del restaurante de Miami donde los Messi se sienten como en su casa

¿Cómo cambió Miami desde que Messi es la estrella?

Se volvieron locos. Era mi cumpleaños justo ese día, el de la firma del contrato, y justo me llama Jorge para avisarme que venían seis. Jorge me pide hablar conmigo primero, que llegaría él antes para ver cómo haría Leo para entrar. Después de eso, yo me saco una foto con él, vamos a la oficina, tocamos la batería, jodemos, hablamos. Y cuando salimos había muy poca gente, gente que se había juntado porque lo vieron cuando entró por adelante. Yo puse la foto en Instagram. Cuando me despierto al otro día, me encuentro con el récord histórico de mensajes, desde ESPN a CNN, futbolistas que ni sé de dónde sacaron mi teléfono, instagramers. Era una revolución. Ahí me pregunté qué hice, ¿la cagué yo? Vinieron, pusieron cámaras por todos lados. Volví a hablar con todo el personal, les pedí que nadie entre al restaurante. Esta familia me mata, me asusté un poco.

El fútbol en Miami no era tan popular antes de Messi.

Terrible. Lo lindo es que no solo le interesó a los hispanos sino los americanos enloquecieron también. Todo el mundo.

Leo vino en total 5 o 6 veces pero el padre empezó a venir muy seguido. También tuve reuniones con el personal. Hablé con ellos y les di un ultimatum: si me entero de que uno mandó un mensaje para avisar que está Messi y se acerca alguien acá comiendo... porque de eso se trata Prima Pasta, en darle tranquilidad. 

¿Qué es para vos la música? Se sabe que tocaste con Lenny Kravitz, con René de Calle 13.

Es un hobby total. Y esto de tener una guitarra y boludear y decir cualquier cosa...Fue más lo que comimos, hablamos y jodimos que lo que toqué, porque se ha puesto a tocar la banda acá y yo agarraba una guitarra y boludeaba. Pero han pasado muchísimas bandas, me hice amigo de muchos músicos. Con mi querido amigo René es imposible tocar, porque él no toca la guitarra, pero yo hago algún ritmo, y él va tirando algunas cosas. Nos divertimos mucho. 

La impactante historia del dueño del restaurante de Miami donde los Messi se sienten como en su casa

Estuviste seis años ilegal. Estados Unidos necesita trabajadores pero no es fácil regularizar la situación legal.

Con esta presidencia de Biden, es un tsunami de gente entrando sin papeles. Entran 90 o 95% de personas que necesitan, lo preocupante es ese resto. Inversionistas sacan los papeles como si nada, los artistas también, le dan la residencia, los hacen ciudadanos. De repente, millones de personas que conozco que vienen, son inteligentes, se casan con alguien, le pagan 10 mil dólares y ya tienen los papeles.

Para el que llega a trabajar y arranca de cero es distinto.

Yo agarré los papeles después de 6 años de estar acá. Pero mucha gente viene y labura en lugares donde pueden trabajar sin papeles. Ahorran, consiguen la plata y se casan. Incluso se terminan enamorando.

Hay gente que quiere venir y abrir un restaurante en Wynwood o en Brickell. Bueno pagá 30 o 40 mil dólares de renta. Yo les digo, andáte a la Pequeña Haití o andáte al peor lugar porque si vos haces un buen laburo, la gente va a ir y vas a pagar 3 mil de renta.

¿Cómo es la gente que trabaja acá con vos, cómo les va a ellos, más allá de que puedan sentirse muy cómodos trabajando acá?

Hay de todo. Tengo una rusa, un chico ucranicano. Gente de Colombia, Perú, Argentina, Uruguay, de El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Cuba. Es una ensalada. Lo que tiene Prima Pasta es que hace ya 5 años que hay un equipo muy estable, consolidado. Tienen mucha experiencia, estas personas están capacitadas a un nivel muy alto para atender este salón y entonces hacen muchísimo dinero. Un camarero laburando acá, 5 o a veces 6 noches, al mes puede sacar 8 mil dólares, 2 mil a la semana, entonces cuidan su trabajo. Yo he hecho muchas reuniones para enseñarles cómo poder comprar una propiedad. No importa que sea un pañuelito, la cosa es comprarla. Y nunca sacar un crédito sobre esa propiedad, sino trabajar en pagarla lo antes posible. Porque esa es la única herramienta que vas a tener, pase lo que pase, como ahorro, como renta, o incluso para vivir ahí. Hay 60 empleados en total, trato de tener siempre de más para que nadie labure más de 5 días en lo posible.

La impactante historia del dueño del restaurante de Miami donde los Messi se sienten como en su casa

Los argentinos obviamente tienen una fama diversa. ¿Cómo se ve a los que vienen a trabajar? ¿Hay un plus que se busca y se valora o hay un prejuicio?

Ahora sí, pero en una época se había corrido en Miami y Nueva York una bola muy grande de fanfarrones, arrogantes, agrandados. Eso fue desapareciendo. Porque el argentino tiene química, tiene gracia, es descendiente de algún europeo. Parecido al italiano, que es muy comprador, siempre te hace algún verso y quizás no tiene nada.

¿En qué dirías que se diferencia la comunidad argentina de otras?

La vestimenta, la forma de comer, cierta elegancia. Lo que sí me gustaría educar al argentino que están con el problema gravísimo de escuchar el teléfono en altavoz. O hablan a los gritos, es terrible. Los tengo entrenados a los camareros para que se acerquen y hagan sacarle el speaker. O le dan a los nenes los aparatos con el volúmen al mango.

Hay algo que te sigue uniendo mucho con Argentina.

Siempre dejé todo por un cliente argentino. En el 2001, con la crisis, hice un entrenamiento con todo el equipo para que, cuando viniera un argentino, había que atenderlo de una manera diferente para que no gaste dinero. Si venían dos personas, les decíamos que podían compartir un plato. Y les regalábamos un appetizer, y dos bellinis, y el postre. Así a todos. Hicimos un montón de amistades, de relaciones. En esa época venía mucha gente, gente con valijas acá a la puerta.

Temas de la nota:
Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.
Noticias Relacionadas
Tesla pierde el liderazgo en el mercado de autos eléctricos y Musk se asoma el precipicio con su compañía estrella

Tesla pierde el liderazgo en el mercado de autos eléctricos y Musk se asoma el precipicio con su compañía estrella

By Federico Perelmuter
La caída de las ventas, la baja en la producción y las fallas habituales derrumbaron las acciones de la empres. El abismo entre los despidos y el sueldo multimillonario de Musk.
No se detiene el fuerte éxodo de las startups de Silicon Valley y ahora beneficia a Texas y Nueva York

No se detiene el fuerte éxodo de las startups de Silicon Valley y ahora beneficia a Texas y Nueva York

By Leandro Gabin
El relevamiento de una firma de capital de riesgo explicó cómo California pierde ya no solo empresas, sino personal del sector tecnológico a pasas agigantados. Por qué ya nadie quiere trabajar en Google, Apple o Meta.
Después de reunirse con Milei, Musk anuncia el despido del 10 % de los empleados de Tesla

Después de reunirse con Milei, Musk anuncia el despido del 10 % de los empleados de Tesla

LPO (Washington DC)
El multimillonario informó que echará a 14 mil personas en una compañía que prohíbe la sindicalización. La competencia china que desplazó a Tesla y las dudas sobre el futuro.
La mayor desarrolladora de Perú hace pie en Miami con un ambicioso proyecto para inversores latinos

La mayor desarrolladora de Perú hace pie en Miami con un ambicioso proyecto para inversores latinos

LPO (Miami)
La inestabilidad política empujó al gigante Edifica a desembarcar con un socio local. En diálogo con LPO, sus dueños explican el ADN del inversor latino y proyectan ganancias récord en un estado que tiene el PBI de México.
Los emprendedores latinos aportan más de $800.000 millones anuales a la economía de Estados Unidos

Los emprendedores latinos aportan más de $800.000 millones anuales a la economía de Estados Unidos

LPO (Washington DC)
Son la clase de negocios que más crece en el país. Ya existen casi 5 millones de empresas que buscan innovar para el crecimiento exponencial. Detalles.
Cada vez hay más empresas de inmigrantes latinos pero ganan 20% menos que negocios de hispanos nacidos en Estados Unidos

Cada vez hay más empresas de inmigrantes latinos pero ganan 20% menos que negocios de hispanos nacidos en Estados Unidos

By Leandro Gabin
La Universidad de Stanford lanzó un trabajo sobre el estado de las empresas latinas. El 52% del total corresponde a inmigrantes. Pero tienen muchas más barreras que los mismos latinos que nacieron en el país. Los detalles.