Brasil
Bolsonaro convoca a una marcha masiva contra la Corte y el Congreso y agita el fantasma del autogolpe
El bolsonarismo quiere meter dos millones de personas en los festejos por el día de la independencia como muestra de fortaleza.

Se viven horas de tensión en Brasil en la previa del día de la independencia. El presidente, Jair Bolsonaro, convocó a sus seguidores a movilizarse en apoyo al gobierno en las principales ciudades y en Brasilia, donde se espera una masiva concentración contra la Corte Suprema de Justicia y el Congreso.

Justamente, esas dos instituciones democráticas son epicentro de fuertes disputas con el bolsonarismo. En el caso de Congreso, recientemente rechazó la reforma electoral propuesta por el Presidente para pasar de un sistema de voto electrónico a uno impreso y así, "evitar el fraude electoral" y en el Senado funciona desde principios de año una Comisión Parlamentaria de Investigación que reveló diverso actos de corrupción en el manejo de la pandemia.

En el caso de la Corte, hay varias investigaciones en curso, desde la difusión de noticias falsas, sobreprecios en las vacunas y hasta el delito de peculado. Bolsonaro no ahorró agresiones contra los jueces supremos y el presidente del máximo tribunal dijo que mañana estarán "vigilantes" ante posibles actos de violencia.

Bolsonaro calificó a Biden de "izquierdista" y dijo que tiene una obsesión con el medio ambiente

Los más optimistas sostienen que estas marchas tiene como objetivo construir una demostración de fuerza al resto de los poderes del estado y, además, sirva como termómetro de cara a las elecciones presidenciales del año que viene.

Pero existen miradas más pesimistas que indican que Bolsonaro busca llevar a cabo un autogolpe con apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía Militar, que suspenda la fecha de las elecciones fijadas para principios de octubre y confirmar el giro autoritario del gobierno.

LPO dialogó con el analista brasileño y profesor de las Relaciones Internacionales de la Universidad Río de Janeiro, Mauricio Santoro, que dijo que "las manifestaciones del 7 de septiembre serán una prueba para Bolsonaro, en la que buscará movilizar a sus partidarios más radicales en torno a una agenda de desconfianza hacia las instituciones y las elecciones". "Si reúne a muchos seguidores, puede tener el efecto de influir en las Fuerzas Armadas y la policía. Existe riesgo de violencia y disturbios como la depredación de edificios públicos", agregó.

Luiz Fux, presidente del Supremo Tribunal Federal.


Sobre la posibilidad que Brasilia sea anfitriona de disturbios parecidos a los del Capitolio con los seguidores de Donald Trump, Santoro consideró que "es perfectamente posible, principalmente contra la Corte Suprema".

Las manifestaciones del 7 de septiembre serán una prueba para Bolsonaro, en la que buscará movilizar a sus partidarios más radicales en torno a una agenda de desconfianza hacia las instituciones y las elecciones

"La policía y el ejército se encuentran entre los grupos más leales al presidente y Bolsonaro intentará utilizarlos para intimidar a otros actores políticos", aseguró.

Por otra parte, una fuente de estrecha relación con el ministerio de Defensa y los altos mandos militares, sostuvo a LPO que "puede ser que haya violencia, sobre todo en Brasilia. Desde la confrontación con indígenas que están acampando hasta una invasión al edificio del Supremo Tribunal Federal o el Congreso. Si eso se da , teniendo en cuenta la incitación de Bolsonaro, podría darse un efecto dominó, contrario a lo que Bolsonaro piensa que puede pasar".

En ese aspecto, cuenta la fuente, si hubiese una situación de desborde "es posible que el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, para garantizar la ley y el orden, invoque al articulo 142 para pedir protección de la Fuerzas Armadas. En paralelo, está Ley de Defensa de la Democracia, en donde la Corte Suprema puede pedir prisión del Presidente través de la Policía Federal".

Rodrigo Pacheco, presidente del Senado.


Ese efecto dominó que plantea como posibilidad la fuente consultada por este medio tiene que ver con que si existiera un ataque contra el Congreso y la Corte Suprema, el marco jurídico podría derivar en un pedido de juicio político contra Bolsonaro. "Es más probable un impeachment que un golpe", insistió y añadió: "La gran cuestión es saber qué es lo que realmente desean las Fuerzas Armadas. Quieren mantener los privilegios pero no hay que descartar que el vicepresidente, Hamilton Mourao, pueda ser una salida para las Fuerzas Armadas y para las elites que quieren una tercera vía".

Otra fuente que habló con LPO aseguró que "puede pasar todo o incluso nada. Están llevando gente del interior a las principales ciudades y Brasilia pero no veo que pueda darse algo orquestado junto a la Policía Militar porque son 54 departamentos de policía, 27 militares y 27 civiles".

Los encargados de la logística para garantizar el objetivo del oficialismo de sumar 2 millones de personas en apoyo son los principales pastores evangélicos y el sector empresarial rural.

Es posible que el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, para garantizar la ley y el orden convoque al articulo 142 para pedir protección de la Fuerzas Armadas. En paralelo, está Ley de Defensa de la Democracia, en donde la Corte Suprema puede pedir prisión través de la Policía Federal

"El riesgo es que la policía salga a reprimir y para eso alcanza con un puñado de efectivos ideologizados. Hay comandantes bolsonaristas y hay policías que van a participar armados y eso es ilegal".

Independientemente de lo que termine pasando luego de las marchas por el 199 aniversario de la independencia brasileña, Bolsonaro volverá a tensar al máximo la relación con las instituciones democráticas elevando la incertidumbre respecto de las elecciones del 2022.

Lula le saca 16 puntos a Bolsonaro, según una nueva encuesta

Lo hace en medio de una crisis política que sigue provocando la caída de la imagen del jefe de estado y una delicada situación económica que muestra estancamiento e inflación.

Según la última encuesta de la consultora Atlas, sostiene que la desaprobación a la gestión de Bolsonaro llega al 63 por ciento y el líder brasileño caería derrotado con Lula por casi diez puntos en primera vuelta. Estos datos no son alentadores para el ex capitán del ejército pero algo para mirar con atención es que un 18 por ciento de los encuestados dijo que participará de las marchas en favor del Presidente. Esa es la gran base de apoyo por la que Bolsonaro decide pelear.

No sería la primera vez que Bolsonaro ladra pero no muerde pero la conjunción de amenazas antidemocráticas está poniendo en alerta a todos los medios del mundo, al sistema brasileño y a la mayoría de la población. 

Post a comment
To submit your comment, you must confirm that you have read and accepted the terms regulation and LPO conditions
Comments
The comments published are the sole responsibility of their authors and the consequences derived from them may be subject to the corresponding legal sanctions. Any user who includes any comment in violation of the terms and conditions regulation in their messages will be eliminated and disabled to comment again.