España
Vox lidera la batalla política en las redes sociales españolas
El partido de Abascal vive un crecimiento exponencial en las redes. LPO realizó un relevamiento propio para entender sus razones y medir el impacto en la política.

 El mundo digital es hoy el epicentro de las campañas políticas. La sentencia es compartida por la mayoría de los consultores y académicos que analizan el fenómeno de la "ciberpolítica", entendida como la capacidad que tienen Internet y las redes sociales para influir sobre la fijación de la agenda pública.

"El rol hegemónico que tuvo durante muchos años la televisión se transfirió, en la última década, con mucha intensidad de 2015 a esta parte, a la arena online, médula de las contiendas políticas", explica a LPO Carmen Beatriz Fernández, consultora política e investigadora en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra.

En este "combate digital", Vox pareciera sacar mucha ventaja sobre sus adversarios. Esa es una de las conclusiones que se desprende al comparar el crecimiento en cantidad de seguidores de las cuentas de los partidos políticos en las redes sociales más populares en España.

Vox crece en las encuestas y ya supera los 18 puntos

En los últimos dos años, la formación liderada por Santiago Abascal ha incrementado su comunidad virtual a pasos agigantados, con aumentos de hasta 400% en sus niveles de audiencia.

LPO realizó un relevamiento propio tomando como punto de partida un estudio que en 2019 hizo la consultora Epsilon Icarus para Expansión sobre la presencia en las redes sociales (Instagram, Twitter, Facebook, Telegram y Youtube) de los principales partidos políticos (Psoe, PP, Podemos, Vox, Ciudadanos).

El rol hegemónico que tuvo durante muchos años la televisión se transfirió, en la última década, con mucha intensidad de 2015 a esta parte, a la arena online, médula de las contiendas políticas

La ultraderecha española es, por lejos, la que más ha crecido en la variable "cantidad de seguidores" en estas cincos plataformas sociales. Detrás, con incrementos más lineales y moderados, aparecen todos sus competidores políticos.

Los números, red por red.

Telegram es la red social que más ha explotado Vox en los últimos años. En febrero de 2019 tenía 9.110 seguidores. Hoy (diciembre de 2021) la cifra supera los 50.800, lo que se traduce en un aumento del 457%.

Podemos es el segundo partido con más impacto en esta popular plataforma de mensajería. Ha pasado de 8.466 seguidores a 27.755 (227%). Muy por debajo aparecen PP, hoy con 4.775 seguidores (+98%), Psoe con 4.584 (+47%) y Ciudadanos 2.879 (+23%).

En Instagram, el fenómeno es más equilibrado. Vox tiene hoy 643.417 seguidores, un 198% más que en 2019 (215.360). Salvo Ciudadanos, con un magro incremento del 35%, todos los partidos han nutrido de forma considerable sus comunidades en esta red social: los socialistas tienen 117.210 (+196%), los morados 267.997 (+161%) y los populares 130.939 (+133%).

En las redes más "tradicionales", en Facebook y Twitter, Vox está muy por detrás de Podemos en cantidad de seguidores (la formación liderada por Ione Belarra pisa muy fuerte en estas dos plataformas), pero también se impone en la variable crecimiento.

En Twitter, los de Abascal han experimentado un incremento del 116% de febrero de 2019 a esta parte. Han pasado de 209 mil seguidores a más de 450 mil, muy lejos todavía de las más de 1.500.000 de cuentas que siguen a Podemos, que solo creció un 12%.. El Psoe es el segundo partido que más seguidores ha ganado en la red social del pajarito: un 26%, de 656.073 a 828.745. El incremento del PP ha sido del 19% y el de Ciudadanos del 1,8%.

En Facebook, el panorama es bastante similar. Podemos lidera en cantidad de seguidores. Tiene 1.312.045. Sin embargo, su comunidad se ha incrementado poco en los últimos años, tan solo un 7%. Vox, en cambio, ha crecido un 144%, al pasar de 274.155 a 670.216. Psoe y PP han aumentado sus audiencias a un ritmo mucho menor (ambos en torno al 40%), mientras que Ciudadanos, llamativamente, ha perdido seguidores: de 329.000 a 3.200.000 (-2,5%).

El líder de Vox desembarca en Brasil y busca un encuentro privado con Bolsonaro

De las redes analizadas, Youtube es la única en la que Vox no se impone al analizar el crecimiento en los últimos dos años. La medalla de oro se la lleva el PP, con un aumento del 574% en materia de suscriptores (de 13.320 a 89.800). La plata, no obstante, es para el partido que conduce Abascal con un incremento nada despreciable: 341%.

Vox tiene 444.000 suscriptores y casi cuadruplica a Podemos, el segundo partido con más fieles en esta red social (127.000). Los morados han crecido un 63%, similar al Psoe (+78%) y a Ciudadanos (+48%).

Sin lugar para los tibios

Para contextualizar estas cifras, Carmen Beatriz Fernández explica que Vox es un "partido genéticamente digital". A su entender, fue el "mundo digital" el que facilitó su irrupción, como ha ocurrido con otros "actores outsiders" en la esfera política internacional.

"Vox tiene competencias y destrezas digitales mucho más importantes que los partidos tradicionales. Crece de forma vertiginosa porque genera una viralidad orgánica, ahí está la clave", analiza.

Fernández aclara que la "cantidad de seguidores es una variable importante a tener en cuenta", pero no la única debido a que "un seguidor no siempre es un voto".

"El gran reto está en convertir esos seguidores en votos. Ciudadanos es el mejor caso: sus burbujas digitales explotaron sin construir la suficiente lealtad de marca", pone de ejemplo.

Y agrega: "Vox es un partido que se ceba y se alimenta del escándalo. Eso en el mundo de las redes sociales tiene mucha pegada. La tibieza tiene menos éxito en redes sociales. Lo que privilegian las redes sociales es lo conflictivo. Los algoritmos cada vez quieren más interacción, y la mayor interacción la dan los discursos confrontativos. Las posturas populistas e irritantes son las que generan más rédito, porque o se comparten o se refutan, y esa pelea también favorece a la viralidad".

El análisis cualitativo de las redes de Vox

Para intentar entender este marcado crecimiento cuantitativo de Vox en las redes sociales, los investigadores Andrea Castro Martínez y Pablo Díaz Morilla (Universidad de Málaga) realizaron una análisis cualitativo sobre el fenómeno.

Publicaron a principios de año un artículo titulado "La comunicación política de la derecha radical en redes sociales. De Instagram a TikTok y Gab, la estrategia digital de Vox". El trabajo académico aborda los "patrones discursivos comunes" vinculados, en su mayoría, a expresiones "beligerantes", "descalificaciones" y la "ridiculización de los adversarios".

Vale recordar que, en enero, Twitter bloqueó la cuenta de Vox por "incitar al odio" contra la comunidad musulmana. Uno de sus tuits incumplió una de las normas de esta red social, la prohibición de "amenazar, acosar o fomentar la violencia contra otras personas por motivo de su raza, origen étnico, nacionalidad, orientación sexual, género, identidad de género, religión, edad, discapacidad o enfermedad".

Twitter bloqueó la cuenta de Vox por "incitar al odio" contra la comunidad musulmana. Uno de sus tuits incumplió una de las normas de esta red social, la prohibición de "amenazar, acosar o fomentar la violencia contra otras personas por motivo de su raza, origen étnico, nacionalidad, orientación sexual, género, identidad de género, religión, edad, discapacidad o enfermedad

En sus redes sociales, Vox emplea "argumentos emocionales, apelando a sentimientos como el miedo (principalmente a la inmigración y al comunismo o posicionamientos políticos de izquierdas) y el hartazgo hacia la clase política", concluye esta investigación.

También aplica "un lenguaje belicista y de exaltación del sentimiento patriótico y de pertenencia que combina con estrategias visuales propias de las redes sociales, tanto en los formatos (imágenes, vídeos breves) como en la aplicación de elementos como filtros, efectos, cabeceras, emoticonos o memes".

"A través de esta construcción narrativa digital -y de la amplificación de su autorrepresentación- impacta de forma atractiva en el público a través de contenidos polémicos y directos, pero con planteamientos muy simplificados", explican los autores.

El "hiperliderazgo" de Santiago Abascal, "destacando su figura, imagen y trayectoria", y "el uso de diversas redes sociales para alcanzar a los nuevos segmentos de posibles votantes (jóvenes)", son otras de las conclusiones que arroja el estudio.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.