Narcotráfico
Especial: La cultura narco se expande en Rosario y es modelo para las nuevas generaciones
El crimen organizado ha puesto a Rosario en la cima de las estadísticas de homicidios y violencia extrema. A su vez, han patentado una cultura mafiosa que se extiende en toda la ciudad.

El intendente Pablo Javkin fue muy enfático en su discurso durante el Día de la Bandera. Rosario, dijo, "es el principal polo logístico agroexportador del mundo"; una ciudad habitada por "gente de buen corazón" que "se llena de familias en las plazas y los parques", promueve "la ciencia y la tecnología" y posee la red "de salud pública más extensa del país". Pero también es la ciudad que reconoce en el fenómeno de la mafia un signo histórico de identidad, asociada como ninguna otra en Argentina con la violencia y el narcotráfico.

Las redes mafiosas integradas por inmigrantes sicilianos, dedicadas a extorsiones, secuestros y crímenes según las leyes de la vendetta, y su comparación con las más conocidas de EEUU, consagraron a Rosario en la primera mitad del siglo XX como "la Chicago argentina". Las nuevas organizaciones actualizan esa tradición a partir de una advertencia repetida en escenas de crímenes, intimidaciones y balaceras: "Con la mafia no se jode".

Esa marca de fábrica de la violencia comenzó a difundirse a partir del 4 de agosto de 2018. Un sicario hizo entonces varios disparos contra un edificio donde había vivido la jueza Marisol Usandizaga, integrante del Tribunal que condenó a Ariel "Guille" Cantero, Ramón Machuca y otros miembros de la banda de Los Monos el 27 de abril de ese año. "Con la mafia no se jode", manuscrito en un trozo de cartón, fue el mensaje que acompañó al ataque y se convirtió en el sello de la familia Cantero.

Sin embargo, el fenómeno es anterior. Ya en 2013, entrevistado para el documental Ciudad del boom ciudad del bang!, el dirigente Pedro "Pitu" Salinas observaba que "la estética narco se ha convertido en una nueva identidad para los pibes que habitan en los barrios: hoy es mucho más fácil que un pibe construya identidad a partir de la violencia que siendo un militante social". Entonces referente del Movimiento 26 de Junio y hoy concejal de Rosario por Ciudad Futura, Salinas ratifica el diagnóstico ocho años después: "Se mantiene e incluso se ha reforzado con referentes criminales rosarinos que pueden ostentar esa cuestión icónica", dice, consultado para esta nota.

"La violencia y la estética vinculadas a mundos criminales empezaban a aparecer en ese momento como un nicho estructurante de identidad para los pibes y las pibas de barrios populares. Eso se sostiene, se ha incrementado y sigue compitiendo frontalmente en el territorio con instituciones que eran dadoras de sentido y hoy ya no tienen esa operatividad, como la familia, la escuela y los clubes de barrio. Los grupos criminales son más atractivos como construcción de identidad y no hay decisión política de los Estados de abordar esa situación", agrega Salinas.

 La violencia y la estética vinculadas a mundos criminales empezaban a aparecer en ese momento como un nicho estructurante de identidad para los pibes y las pibas de barrios populares. Eso se sostiene, se ha incrementado y sigue compitiendo frontalmente en el territorio con instituciones que eran dadoras de sentido y hoy ya no tienen esa operatividad, como la familia, la escuela y los clubes de barrio. Los grupos criminales son más atractivos como construcción de identidad y no hay decisión política de los Estados de abordar esa situación

Pero no es el antecedente histórico lo que está presente en la representación de la mafia que plantean las bandas dedicadas al narcomenudeo y las extorsiones contra comerciantes. Las referencias provienen de iconos recientes del crimen, entre la ficción y la no ficción: Tony Montana, el narco interpretado por Al Pacino en Scarface; El Padrino, el clásico de Francis Ford Coppola, y la figura de Pablo Escobar, a partir de la serie El patrón del mal. Y se prolongan en los tributos post mortem a Claudio "Pájaro" Cantero, el líder de los Monos asesinado en 2013, hoy recordado como una especie de santo benefactor en el barrio 17 de Agosto.

El culto hacia Scarface es un descubrimiento repetido en allanamientos. El empresario narco Luis Medina, asesinado en diciembre de 2013, tenía un óleo de tamaño natural del personaje en su casa del barrio cerrado Haras del Pilar La Pradera, en Pilar, y bautizó un yate con el título de la película. Alejandro Nuñez, alias Chucky Monedita, sospechado de encargar el asesinato de Carlos Argüelles, testigo de identidad reservada en la causa contra Esteban Alvarado, festejó su cumpleaños en la cárcel de Piñero con amenities de Al Pacino. Y Ariel "el Viejo" Cantero, fundador de Los Monos, tenía posters de la película en varias habitaciones de la casa del barrio Vía Honda donde lo detuvieron las Tropas de Operaciones Especiales el 27 de abril.

Ariel "El Viejo" Cantero detenido en su casa. En la pared, un poster de Scaraface 

La puesta en escena también puede convertirse en un bluff. Maximiliano "Cachete" Díaz, imputado como partícipe en el homicidio del contador Enrique Encino en una balacera contra el casino City Center, presumía de ser el Pablo Escobar de Rosario. Pero las escuchas telefónicas registraron las recriminaciones que le hacía "Guille" Cantero por su ineptitud para las extorsiones: "Sos un queso", "hiciste un montón de pantomima", "andan regaladitos esos, cómo no los vas a poder encontrar".

La invocación de la mafia es recurrente en los mensajes que acompañan a las extorsiones y se generaliza entre distintas bandas. Los mensajes por escrito funcionan como precaución ante las escuchas telefónicas. Entre otros episodios, en la mañana del 1° de octubre de 2021 la policía encontró en un descampado de la zona sudoeste de Rosario los cadáveres de Dylan Valenti, de 18 años, y Brian Molina, de 22, ejecutados a balazos y con el santo y seña de rigor: "Con la mafia no se jode".

Según la investigación a cargo del fiscal Alejandro Ferlazzo, por la que hay cinco imputados, el doble crimen surgió de una banda que se cobró venganza contra Valenti (la otra víctima era un pintor de obra ajeno al ambiente) por el asesinato del narco Julián Zanier, perpetrado el día anterior por sicarios vestidos con uniformes policiales. Un testigo de identidad reservada detalló que el grupo que asesinó a Valenti y Molina llamaba la atención por el armamento, los vehículos y los pertrechos de que disponía, incluyendo chalecos antibalas, y por el ritmo vertiginoso de balaceras y enfrentamientos que sostenía, en un microclima constante de violencia.

"La participación de jóvenes en estas situaciones suele estar ligada a búsquedas de reconocimiento difícilmente accesibles o negadas en otros ámbitos más convencionales como el mercado del trabajo o el ámbito escolar", analiza Eugenia Cozzi, investigadora del Conicet y del Programa de Antropología Política y Jurídica de la Universidad de Buenos Aires.

Mensaje encontrado en el Centro de Justicia Penal luego de ser baleado en diciembre de 2018

Para Cozzi, reciente autora del libro De ladrones a narcos. Violencia, delitos y búsquedas de reconocimiento, "la violencia y el uso de las armas aparecen en los jóvenes en la construcción de lazos entre pares, otorgan prestigio y respeto en el contexto social en el que se desarrollan. Ese despliegue está ligado a su vez a las formas hegemónicas de construcción de masculinidad, según el modelo patriarcal, y ocurre no solo en Rosario sino en general en los países de América Latina".

El epitafio "Con la mafia no se jode" se registró en otro hito de la crónica roja rosarina, el crimen del prestamista Lucio Maldonado. El cadáver apareció el 13 de noviembre de 2018 en un descampado próximo al casino City Center. Pero el mensaje, trazado en esa ocasión con imprentas mayúsculas, fue una maniobra de Esteban Alvarado para desviar su responsabilidad como instigador del crimen hacia Los Monos, a los que se reconocía esa firma: un anzuelo destinado a los fiscales del Ministerio Público de la Acusación.

Como parte del mismo plan, según se acreditó en el reciente juicio donde Alvarado fue condenado a prisión perpetua, el 14 de enero de 2019 los cómplices del jefe narco dejaron una cabeza de perro dentro de una caja en la casa de Marina Marsili, investigadora de delitos económicos y complejos del MPA. Alvarado atribuyó la intimidación a una propuesta de Pablo Báncora, uno de los policías rosarinos identificados como sus colaboradores.

El significado del envío fue inmediatamente comprendido por la madre de Marsili, que encontró la caja: "¿No será un mensaje mafioso?", se preguntó. La inspiración provino de la célebre escena de la película El Padrino en la que un productor de cine que rechazó un pedido de Don Corleone se encuentra al despertar con la cabeza de un caballo en la cama.

Hubo otras citas de El Padrino en el juicio contra Alvarado. Entre los diversos argumentos del alegato, el fiscal Matías Edery recordó la escena inicial de la película de Coppola al describir una maniobra de Miguel Grecci Hazzi, maestro mayor de obras condenado por participar en lavado de dinero. Así como Amerigo Bonasera se encomienda al Padrino y queda comprometido con él en la ficción, Grecci Hazzi recurrió a Alvarado cuando estaba preso en la cárcel de Urdampilleta para que mediara ante una empresa de materiales para la construcción que le reclamaba el pago de una deuda.

"La mafia significa una economía delictiva que tiene entre otras cuestiones particulares la del patronazgo, la relación clientelar entre sus asociados. Forma parte de una identidad sectorizada en Rosario, pero no en toda la ciudad", afirma el historiador Mario Glück.

 La mafia significa una economía delictiva que tiene entre otras cuestiones particulares la del patronazgo, la relación clientelar entre sus asociados. Forma parte de una identidad sectorizada en Rosario, pero no en toda la ciudad

Ex director del Museo del Monumento Nacional a la Bandera, Glück destaca las ramificaciones mafiosas en el tejido social como una característica persistente: "Una burguesía como la local, que se ve a sí misma como pujante y que hace todo por sí misma, no reniega del uso de parte de la economía delictiva para crecer, de hecho lo hizo históricamente, y en ese punto hay más que una identidad, hay una práctica".

El cineasta Rubén Plataneo observa que si bien "lo que salta todos los días como primera noticia de agitación es el par de asesinatos o balaceras de la noche anterior" no hay que dejarse llevar por las apariencias. "Una sórdida alianza de complicidades entre policías, jueces y fiscales, camaristas y abogados, bancos y cuevas lavadoras, empresarios extractivistas de ganancia acelerada y en negro, y por supuesto delincuentes con armas clandestinas, logran en Rosario que toda esa trama quede oculta por los crímenes violentos", dice el realizador de Triple crimen, documental basado en los asesinatos de tres jóvenes del barrio Villa Moreno el 1° de enero de 2012.

El trapero Zaramay grabó en Rosario un video clip con la participación de integrantes de la familia Cantero

Eugenia Cozzi destaca que en los jóvenes "la violencia no solo persigue fines instrumentales, como un medio para adquirir recursos o bienes sino que está ligada a búsquedas de respeto". Pedro Salinas descarta a su vez por simplista una explicación en términos exclusivamente económicos: "ampliar las oportunidades en el mercado de trabajo no va a acabar con el narcotráfico y tampoco alcanza con una erogación más fuerte del presupuesto del Estado; los entornos criminales como dadores de identidad hablan de una problemática más compleja y de lo que se trata es de generar institucionalidades que brinden un marco de contención y de construcción social para los pibes".

 Como expresó el intendente Pablo Javkin en su discurso por el Día de la Bandera, Leonel Messi, Ángel Di María y Roberto Fontanarrosa llevan el nombre de Rosario a través del país y del mundo. Pero también "Guille" y el "Viejo" Cantero, Esteban Alvarado y Alan Funes, entre otros protagonistas de la violencia, identifican a la ciudad fuera de sus fronteras 

La mafia, mientras tanto, proporciona un ideal a los grupos dedicados al narcomenudeo y una referencia de comprensión inmediata para las víctimas de extorsiones. La imagen de Tony Montana metralleta en mano y con los dientes apretados tiene ese valor, lo mismo que una frase estampada por "el Viejo" Cantero en su casa, recreación de una típica sentencia mafiosa: "Nunca olvido un buen favor, mucho menos al traidor".

Sin embargo, la desproporción es evidente entre los modelos del cine y la televisión y las bandas rosarinas sumidas en contextos de pobreza extrema: el "Viejo" Cantero habría utilizado como pantalla el humilde buffet de un club de pescadores y en el allanamiento de su casa los policías arrearon con aves de corral y caballos en mal estado; el grupo dirigido por Alan Funes desde la cárcel de Ezeiza, nuevamente golpeado esta semana por la Agencia de Investigación Criminal, tenía su trinchera en el pasillo de una villa miseria del barrio de Tablada y la logística de sus sicarios apenas alcanzaba para que se desplazaran en bicicleta.

Como expresó el intendente Pablo Javkin en su discurso por el Día de la Bandera, Leonel Messi, Ángel Di María y Roberto Fontanarrosa llevan el nombre de Rosario a través del país y del mundo. Pero también "Guille" y el "Viejo" Cantero, Esteban Alvarado y Alan Funes, entre otros protagonistas de la violencia, identifican a la ciudad fuera de sus fronteras. Y estos hijos no reconocidos llevan con ellos los dramas de la violencia -137 homicidios en los primeros seis meses del año, un récord histórico- y de la pobreza estructural que padece una amplia población más allá de "la ciudad de los parques y plazas que se llenan de familias con sus hijos".

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    kristianconk
    09/07/22
    21:47
    Harto d postearlo.

    la unica manera de acabar con los narcos es anikilarles el negocio:

    - LEGALIZACION DEL COMECIO D ESTUPEFACIENTES: FARMACIAS

    las fuerzas d seguridad son el eslabon mas importante d la cadena narco y los politicos, q le estan haciendo la vista gorda, reciben su cuota parte del botin, es x eso q se niegan a legalizar la comercializacion
    Responder