Seguridad
Cuestionan la inacción de Prefectura en la balacera a los Tribunales Federales de Rosario
El ataque lo efectuó un solo hombre que llegó a pie y los guardias se enteraron al día siguiente.

En la madrugada del jueves, un hombre apareció caminando solo por Boulevard Oroño, una de las arterias más coquetas de Rosario que aún conserva muchas de las mansiones y palacetes de estilo francés de principios del siglo pasado. Se detuvo frente a los Tribunales Federales, desenfundó un arma 9 milímetros, gatilló dos veces y volvió sobre sus pasos hasta perderse en la desolada avenida.

Una de las balas perforó el doble vidrio de la garita de seguridad de ingreso mientras que otro proyectil quedó sin detonar en el interior del parque que bordea el edificio. Según se aprecia en el video de las cámaras de vigilancia, el sicario tuvo tiempo para pasar su brazo entre los barrotes de la reja para efectuar los disparos. 

Nadie se enteró hasta el día siguiente cuando llegaron los primeros trabajadores del tribunal y los efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria -PSA- que se ocupan de registrar a los ingresantes y de operar el scanner para detectar armas que se instaló meses antes del inicio de la pandemia.

Lo cierto es que la guardia del edificio a cargo de Prefectura ni siquiera advirtió la balacera y el atacante pudo llegar e irse caminando sin ningún contratiempo. De hecho, el seguimiento del trayecto a través de las cámaras de seguridad se pudo reconstruir a lo largo de cuatro cuadra porque después se pierde el rastro, informó el fiscal federal Arzubi Calvo a un medio local.

 El personal está muy consternado por lo sucedido y se sienten inseguros en un clima de preocupación por la falta de refuerzo de seguridad

"La seguridad del edificio, flojo es poco", comentó a LPO un trabajador de los Tribunales indignado con la inacción de los prefectos que hacían guardia esa noche y agregó que "el personal está muy consternado por lo sucedido y se sienten inseguros en un clima de preocupación por la falta de refuerzo de seguridad".

 "Es como si una persona pudiese llegar caminando hasta las puertas de Comodoro Py, disparase dos veces contra el Tribunal y se fuese sin que nadie lo detenga ni se pueda conocer al autor del atentado después de 72 horas", comparó otro profesional que transita los pasillos del fuero federal rosarino casi a diario.

En la sede se está desarrollando la causa Guerrieri IV en la que se juzgan a 17 acusados por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura y, según empleados del Tribunal, en cada audiencia la seguridad está a cargo de Gendarmería, PSA y Policía Federal; "un operativo impresionante y un tanto exagerado", describieron.

El ataque se produjo justo cuando jueces y fiscales federales de Rosario comenzaron a darle mayor ritmo a las investigaciones y causas sobre narcotráfico. El descubrimiento de 1.400 kilos de cocaína de purísima calidad que estaba a punto de despacharse a Europa por el Puerto de Rosario dejó en evidencia el accionar de los grandes carteles internacionales en la región.

Por otro lado, semanas atrás de advirtió que "el rey de la efedrina", Mario Segovia, preso en el Penal de Ezeiza, estaba organizando atentados con explosivos a objetivos federales pero por ahora, el fiscal Arzubi Calvo no encontró conexión con el jefe narco.

Ahora, los cuestionamientos recaen sobre Prefectura que tenía a su cargo la custodia del edificio quienes increíblemente dijeron no haber advertido los disparos ni la rotura del vidrio de la garita hasta el día siguiente. "Todo eso del comando conjunto entre fuerzas federales y provinciales que anunciaron el gobierno de Santa Fe con el Nacional pareciera que no existe", se quejó un importante actor de los tribunales atacados. 

Lo cierto es que en Rosario, una persona pudo llegar a pie hasta un edificio federal, sacar un arma, efectuar dos disparos e irse caminando por una avenida principal de la zona del microcentro con absoluta tranquilidad.


  


Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.