Deuda
El Gobierno no sabe cómo pagar la deuda pública sin recurrir a más préstamos y prepara un ajuste
Las cuentas que dejó Marito desorientan al oficialismo, que ya comenzó con medidas para reducir el Estado y no subir impuestos.

 Los cálculos hasta ahora no cierran. Desde el oficialismo no paran las denuncias sobre la enorme deuda que dejó el gobierno de Mario Abdo, que conflictúa a su vez con la promesa de su sucesor, Santiago Peña, de no aumentar impuestos pero sin dar opciones de recaudación. Lo cierto es que no hay una propuesta concreta de cómo el Paraguay podría generar ingresos y el discurso cartista solo se concentra en la reducción del gasto público o achicamiento del Estado.

Mañana miércoles se conformará la Comisión Bicameral, encargada de estudiar el presupuesto que será remitido por el Ejecutivo, específicamente por el Ministerio de Hacienda, el 1 de septiembre. El déficit fiscal es de 3,5%, y al final del año se espera que llegue a 5%. El ministro del área, Carlos Fernández Valdovinos, anunció que el objetivo es bajar al tope, es decir, 1,5% del PIB.

Sin embargo, no hay seguridad de que esto se dé sin que el Estado recurra a un nuevo préstamo. El presidente del Congreso, Silvio Ovelar, puso como escenario ideal que en el análisis primara la "sensatez" para no exceder los límites, pero no descartó un crédito internacional, lo que se definirá al momento de estudiar el presupuesto, para cubrir las necesidades básicas.

Giuliano cruzó al canciller de Paraguay y confirmó que Argentina mantiene el cobro de peaje en la Hidrovía

La deuda pública tuvo un crecimiento exponencial en los últimos años, desde el gobierno de Horacio Cartes. Al 2022, alcanzó 15.000 millones de dólares, se superó el 37% del producto interno bruto (PIB). Dentro de ese monto, el Estado paraguayo tiene una deuda interna de más de 550 millones de dólares con farmacéuticas y vialeras.

Fernández Valdovinos prometió estabilidad y previsibilidad, apoyo a la tecnología para la administración pública y una reingeniería de las instituciones del Estado. En ese marco, tampoco se dio claridad si los funcionarios estarían pagando los costos de este achicamiento. El senador cartista Basilio Núñez ya anunció el recorte de 30.000 trabajadores estatales, aunque no fue una propuesta seria.

"Nos enfrentamos ante un escenario complejo, pero mantenemos vigente nuestro compromiso de responder a las necesidades de nuestros compatriotas y debemos utilizar todas las herramientas de política a nuestra disposición para lograr una total recuperación económica y mejorar rápidamente el bolsillo de la gente, desde el Ministerio de Hacienda contamos con la política fiscal, un instrumento fundamental para el manejo de la economía", resaltó el ministro de Hacienda.

Varios analistas políticos y economistas se mostraron contrarios al modelo que propone el nuevo gobierno cartista en cuanto a política tributaria.

 No tenemos el dinero para construir el Estado, y la plata existe, solo que está en los bolsillos de quien en verdad no necesita toda esa riqueza, y se compran departamentos en Miami. No dejan plata en el Estado. Tenemos una clase alta que no quiere pagar impuestos, que ayudará a construir un Estado eficiente que en realidad les convendría a ellos porque se tendría un sistema de salud y educación mejor

Para el politólogo Marcello Lachi los políticos en Paraguay representan, no a la clase media ni baja, sino a los más ricos, como empresarios, y calificó a este sector de la población como una clase sin visión de futuro, por lo que se rehúsan a pagar impuestos. Señaló que es imposible financiar el desarrollo y garantizar los servicios públicos como la salud o la educación solo con la reducción del gasto.

"No tenemos el dinero para construir el Estado, y la plata existe, solo que está en los bolsillos de quien en verdad no necesita toda esa riqueza, y se compran departamentos en Miami. No dejan plata en el Estado. Tenemos una clase alta que no quiere pagar impuestos, que ayudará a construir un Estado eficiente que en realidad les convendría a ellos porque se tendría un sistema de salud y educación mejor", expresó Lachi.

Paraguay se ubica en el último lugar en la región en crecimiento económico, con solo 0,2% en 2022.

El Gobierno no sabe cómo pagar la deuda pública sin recurrir a más préstamos y prepara un ajuste

La economista Verónica Serafini sostiene que este gobierno no puede recargar el costo de la deuda a la población que no se benefició con ella y que en su mayoría vive en condiciones precarias o vulnerables. "La sostenibilidad de la deuda no debe darse a costa del bienestar de la mayoría. Los indicadores de la deuda están mostrando riesgos de insostenibilidad desde hace años, demostrado en parte por la necesidad de contraer deuda para pagar deuda. La historia económica nos muestra que la sostenibilidad tiene altos costos para la sociedad ya sea porque se realizan ajustes a costa de las inversiones que necesita la ciudadanía, al aumento de impuestos injustos como el IVA o al traslado del pago de la deuda a las generaciones futuras. Adicionalmente, las obras financiadas con el endeudamiento no tienen necesariamente efectos multiplicadores de amplio alcance en la población", concluyó Serafini.

Queda pendiente una respuesta del nuevo gobierno sobre cuáles serán las medidas para "el resurgir de un gigante" y cuánto será el beneficio real de la población.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.