Editorial
Quien quiera oír que oiga, quien quiera ver que vea
Por Osvaldo Nemirovsci
Sturzenegger se convierte para Milei, en el regalo pedido y recibido para el día de Reyes. Y que, como claramente lo expresa, se vuelve un lujo, pero solo para quien lo recibe.

Esta apelación peroniana a los sentidos físicos, cobra hoy cierta potencia ante acciones que parecen estar fuera de los oídos y de la vista de la mayoría de la dirigencia política opositora.

Y esto incluye a gobernadores, senadores, diputados y principales figuras de todos los partidos que no son ni LLA ni el PRO (consorte lógico, justificado y validado, del gobierno).

Dos frases dichas por Milei al tomar juramento a Sturzenegger, debieran alertar y preocupar a la dirigencia política:

Una es; "Vamos a desregular el reloj"

No es un furcio ni una broma, es la clara expresión simbólica y llena de significado para mostrar su vocación de quitar regulaciones (lo que es eliminar legalidades estatales equilibrantes en lo social y económico) aún en lugares impensados y consagrados.

Prepárense chafaloneros políticos que se creen diplomados en vivezas y en "saberlas todas" (ja ja, no lo son y el "que no llega a marzo", que no es ni loco ni bobo, les está haciendo pelo y barba sin siquiera transpirar) y la Ley Hojarasca que viene de la mano del nuevo ministro (¡caso Guinness en el mundo de un funcionario que fracasa en dos gobiernos, lo echan en ambos, hace trizas la economía nacional y lo convocan para un tercer intento!) y pretende eliminar más de tres mil (3.000) normas establecidas, puede que se lleva algunas que no sirven pero, les apuesto 5 a 1, que la mayoría de lo que derogarán serán aquellas regulaciones que hacen más fácil la vida de los humildes, que amparan ciertas igualdades y que cuando las saquen, será todo peor.

Y la otra frase, es grave de alta gravedad institucional y, al igual que lo anterior, no parece haber molestado ni preocupado a nadie.

Cuando el presidente dice iniciando el acto de toma de juramento: "Qué lujo que me estoy dando".

Poner un Ministro no es una necesidad institucional para él, es el cumplimiento de un deseo propio.

Es un lujo que se da a sí mismo. Y lo dice públicamente, y se regocija en hacerlo.

Es la satisfacción individual por sobre cualquier otro motivo. Sturzenegger se convierte para Milei, en el regalo pedido y recibido para el día de Reyes. Y que, como claramente lo expresa, se vuelve un lujo, pero solo para quien lo recibe. No hay necesidades del gobierno, no hay institucionalidad formal, solo está la complacencia auto satisfecha de quien decide y designa.

¿Y saben qué? Este hombre no oculta sus emocionalidades y sus atributos (para mí, malos desde ya) pero al aire, públicos, notorios, no esconde sus chucherías intelectuales ni sus mentiras ni sus falacias.

Por eso solo se trata de querer ver y querer oír.

Cono enseñó aquel viejo y sabio general.

Por supuesto, ante esto, diputados, senadores y gobernadores opositores, preparándose para firmar el Pacto de Mayo en julio y hacerlo el día de la independencia, pero el 8.

Casi toda la dirigencia política opositora, en Babia, en Narnia y en bolas.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Más de Osvaldo Nemirovsci

El grito es por la justicia, por lo humano, por el respeto

Por Osvaldo Mario Nemirovsci
Tal vez sea la hora de un humanismo con una identidad histórica, como el peronismo.

Leer a Borges, escuchar a Lali, ver a Favio. ¿Por qué no?

Por Osvaldo Mario Nemirovsci
Mientras comamos todos los días, la vida sigue, algo así pasaba en la trama de Fahrenheit 451, Vivían sin libros, sin poesía y sin autores.

Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada

Por Osvaldo Mario Nemirovsci
Algunos diputados no solo tratan de pasar por alto la CN, sino que, audaces ellos, violentan la propia ciencia de los signos y agravian a la semiología pretendiendo interpretaciones lingüísticas que no corresponden a los términos y por lo tanto alteran el propio mensaje del idioma.

Una aspiración peligrosa desde un presidente

Por Osvaldo Mario Nemirovsci
Al definirse Milei como quien va a destruir el Estado, sería útil que algún constitucionalista aclare si esto no entra en contradicción con la ley argentina.

Por qué es inconveniente apoyar el RIGI

Por Osvaldo Mario Nemirovsci
El modelo que pretenden legalizar es ridículamente beneficioso en extremo para el inversor y peligrosamente nocivo y destructor para el empresariado argentino.

La política, ese riesgo no apto para cualquiera

Por Osvaldo Mario Nemirovsci
Este gobierno merece una tunda de votos en el senado, que les rechace el engendro malparido de la ley básica.