El ascenso de La Cámpora, un cambio en el corazón del poder
Cristina instrumentó en la última semana un golpe palaciego y ubicó a la agrupación de su hijo en la cúspide del poder. Wado de Pedro y Andrés "Cuervo" Larroque, son hoy dos de los hombres más poderosos del país. La fuga hacia los ultras y el riesgo de agitar los mil demonios de la justicia.
El cambio esta a la vista, sólo que lo esencial suele ser invisible a los ojos. Cristina Kirchner modificó en los últimos siete días la naturaleza de su gobierno. El eje del poder ahora pasa por La Cámpora, la organización que fundó su hijo Máximo, aunque algunos dicen que fue una creación de Néstor Kirchner.

La política es sobre todo gestos. Cristina se bajó del helicóptero y fue al encuentro de sus viejos vecinos de Tolosa sin más compañía visible que el secretario de Seguridad, Sergio Berni y el líder de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque. La imagen de los más cercanos en la hora más difícil. Larroque, un José Ignacio Rucci sin paraguas, era la referencia buscada, el bastón, el secretario, operador, edecán y hombre de confianza, cuando las vecinas la abrumaban de reclamos.

En la misma semana, Julio de Vido le tomaba juramento al nuevo secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, detrás de él, Eduardo “Wado” de Pedro supervisaba la ceremonia, como el dueño de una compañía mira displicente a su contador mientras protocoliza las actas de directorio. De Vido reducido a la figura de un amanuense de La Cámpora, que supervisaba en vivo la intervención de otra área más de su cartera, esta vez con el bonachón “Gordo” Berner.

Días después Cristina visitaba en La Plata el centro de operaciones que La Cámpora había armado en la Universidad de Periodismo “Néstor Kirchner”, se fotografiaba con los jóvenes es un “festejo” de la solidaridad y ratificaba que esa agrupación estaba por encima no sólo de todas las expresiones políticas del kirchnerismo –incluido el PJ-, sino también de todos los dispositivos del Estado.

“No quiero intermediarios, manejen todo ustedes”, le ordenó Cristina a Larroque, a la hora de coordinar el reparto de la ayuda a los inundados. La frase es reveladora, para Cristina La Cámpora es ella y ella es La Cámpora. Doble mimetismo que agudiza una de las peores patologías de su gestión: el aislamiento imperial.

Como La Cámpora es ella, es lógico que esté más allá de toda evaluación. No importa si les va bien o mal en la gestión, en la política en lo electoral. Son todos premios, ningún castigo. ¿Mariano Recalde pierde 3 millones de dólares por día? Démosle Aeropuertos, matemos a LAN, hagamos lo que haya que hacer para que triunfe. ¿Wado de Pedro pierde en Mercedes? Nombremos a todos sus amigos y parientes mercedinos, más poder, mas recursos, hasta la victoria siempre.

¿Larroque patotea a Micelli por televisión? La Presidenta va a poner el cuerpo en el corazón del dispositivo cuestionado.

Es el triunfo de los ultras, de aquellos que demostraron talento para una sola acción, pero determinante: Alimentar la desconfianza presidencial y ofrecerse como garantía única de lealtad. Si todos están sospechados, si todos van a traicionar, no queda nada, salvo ellos. Es lógico entonces que concentren el poder, porque el relato que lograron introducir en Cristina es el relato de la supervivencia, el instinto más básico, más primario y animal de los humanos.

La Justicia, ese oscuro objeto de deseo

Otra imagen elocuente. El ministro cabizbajo, atontado, como dopado. El viceministro impetuoso intenta –a los tropiezos- dominar la escena. Detrás de él, como una guardia pretoriana, una hilera de jóvenes. Es la presentación de la Reforma Judicial de la Presidenta, quien habla a los senadores es Julián Alvarez, alter ego de Wado de Pedro, su controller en Justicia.

Detrás, contra la pared, de riguroso trajes negros y camisas blancas sin corbata, miran deslumbrados el subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial, Franco Picardi y el director General de Administración, Gerónimo Ustarroz. Los dos provienen de Mercedes, el último de ellos es pariente cercano de Wado. Su hermano Juan Ignacio fue el fracasado candidato a intendente de su pueblo natal.

La versión cristinista de la guerra del cerdo que pelea no sólo contra el histórico aparato peronista a quien el propio Kirchner despreciaba como “pejotismo”, sino contra los miembros fundadores del kirchnerismo, tiene en su capítulo judicial una de las peleas más escabrosas.

La democratización de la Justicia que propone Cristina es en rigor la apuesta de fondo de Wado, que quiere erigirse en el gran tirititero de ese poder. No es un secreto que quien controla a los jueces controla el poder. Por eso, no es casualidad que Carlos Corach haya salido indemne de sus largos años en el Gobierno, mientras otros de sus colegas del menemismo terminaron mal y peor.

Hoy Cristina tiene mediatizada la relación con los jueces –sobre todo el fuero federal- por distintos operadores que han sido muy eficaces. Pero cuando llega el momento de los ultras, lo que importa no es la eficacia, sino la pertenencia.

El problema es que gente que ha demostrado una torpeza notable para toda acción importante que se le encomendó (recordar escándalo que produjo la reunión de Julián Alvarez con el juez Oyarbide para meter preso a Moyano con el tema de las cuentas en Suiza), ahora vuelve a la carga con una maniobra de calado mucho más amplio y con ramificaciones insospechadas.

La elección de los integrantes del Consejo de la Magistratura por voto popular y distrito único, liberaba la posibilidad para la oposición de armar una lista común y controlar ese organismo. El abismo de un Mani Pulite argentino se abría así bajo los pies de la apresurada jugada camporista. Fue necesaria ayer una bochornosa "corrección" sobre la marcha para frenar esa opción, dejando demasiado en evidencia que el proyecto tiene muchos fines, pero ninguno de ellos es la democratización o independencia de la justicia.

Por otro lado, lo que han logrado con esta reforma es poner en guardia al mismo sistema de jueces que tanto protegió al kirchnerismo y ahora ve con claridad que lejos de premiarlos, vienen por ellos. La simple mayoría que impuso La Cámpora en el proyecto para destituirlos, es la cláusula que busca la mutación de los jueces de socios a esclavos del poder.

Mientras este drama se despliega, no sólo el peronismo se repliega en silencio. Sino los propios funcionarios que tantos servicios prestaron a Néstor y Cristina. Como espejo de la avanzada camporista una sorda resistencia empieza a extenderse por el gabinete. Cristina da ordenes que no terminan nunca de cumplirse. Ella misma reconoció que se quedó afónica de tanto gritarle a un funcionario. Habría sido De Vido. Como si alguna vez los gritos hubieran solucionado un problema político.
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
26
BERNER LA GENTE DEL DESPACHO DE LA SECOM TE PIDE A GRITOS TE LO IMPLORA QUE APARTES A MARIANA JAUREGUI.....INCAPAZ DE DIRIGIR N A D A............TE VA A LLEVAR A LA RUINA.....ESCUCHA A LA GENTE DE DESPACHO ......
25
No se podía seguir con un sistema de hace 200 años
era hora de que lo reformaran.-
QUE LOS JUECES PAGUEN GANANCIAS COMO CUALQUIERA
QUE NO SEAN VITALICIOS
QUE SEAN ELEGIDOS POR EL VOTO COMO EN EEUU.-
24
Con los comentarios que preceden al mio, en el cual el anacronismo "izuierda, derecha, centro" es lo único que recuerdan, sumado al presunto "odio" hacia los pobres, veo que el nivel de sociedad del que alguna vez presumiéramos ya no existe. Hay que hacerles leer a estos muchacho un poco de historia argentina de los ultimos 60 años, aver si se les cae una idea que no sea "luche y bla, bla" o "bla, bla, bla o muerte".
23
no creo que la derecha haga bosta a las clases humildes porque eso no es lo que quier la mayoria, pero de ninguna forma podemos dejar que una banda de wachos como estos nos quite la libertad y las posibilidades de progresar. asi que, este año a empezar a sacarnos de enciam a esta bandita de giles que no entienden nada de politica y mucho menos de economia.
22
El futuro del pais esta complejo,si en 2015 asume scioli la derecha detrozara el pais por su resentimiento y odio a las clases mas humildes,si el kirchnerismo logra imponerse en el 2015 la campora manejara los resortes de todo el estado y el pais se encamina en una casa de brujas...en las dos opciones el pueblo argentino pierde...una por un odio a los pobres. la otra opcion por la ambicion y fanatismo desenfrenado al poder...ojala q dios ilumine a cristina y nos cuide..la apretada de la UOCRA és solo comienzo de un enfrentamiento ya vivido y ojala no se vuelva a repetir.
21
Bener q mierda sabes de telecomunicaciones?
la Kampora es el fin de los K.
27 de Octubre se acerca
ya lo van a sentir
KORRUPTOS
20
Si le brindan más espacio de participación a nuestros argentinos... bienvenido sean los cambios !

No se porque todo lo relacionan con el aumento de poder, la justicia se tenía que reformar, y eso es algo que nadie puede negar,

Saludos
19
Queda claro que todas esta decisiones que son tomadas por la señora, son recurso de último momento y con un final cierto y anunciado. Lo que está intentando es garantizarse la " impunidad " para gozar los últimos años de su vida, de los beneficios que le ha acarreado gobernar la Argentina. El hartazgo no solo es nacional, sino que los dichos de Pepe Mujica, ha dejado al descubierto que también es internacional. Solo que en casos como de Mujica, lo precede una historia de lucha ( sin juzgar si buena o mala ) que indudablemente Cristina carece totalmente y por ello es que hemos visto en estos días, que en momento alguno ha existido ni disculpa ni perdón. Estos personajes de la jistoria americana han pasado y vivido y protagonizado lo suficiente, como para volver sobre sus pasos cuando la realidad lo ha justificado y manterse en su postura cuando la misma no lo justifica. Ojalá los Argentinos tengamos la inteligencia y oportunidad para evualar la conveniencia de nuestro futuro.
18
sergia a ustedes no los salva nadie

volvieron los brujos
17
La decadencia del kirchnerismo es La Cámpora.
Ellos son el final.