Aerolíneas: El gremio de pilotos presiona para despedir a 250 empleados
"Salieron 15 telegramas, pero hay que eliminar más cargos gerenciales ligados a Marsans", dijo Pérez Tamayo, de APLA. Mientras los funcionarios K trabajan contrarreloj para logar un acuerdo con el grupo español para que retire la demanda en el CIADI antes de que Cristina viaje a la península, el Gobierno notifica que presentaron un juicio de expropiación donde consta que para Argentina el valor simbólico de la línea de bandera y Austral es de $1.
A dos días de que Cristina Kirchner anunciara el pacto de “paz social” con los gremios de Aerolíneas Argentinas y Austral, comenzó la purga política contra los directivos ligados a Marsans. Presionados por el sindicato de pilotos, APLA, despidieron a 15 empleados y circula una lista de 250 trabajadores más que dejarán de pertenecer a la compañía.

Así lo informó hoy el diario La Nación. Pero esto no es todo lo que llevará en el portafolio la delegación argentina que viaja a Madrid. Según el matutino, a las 13.30 de ayer, el grupo Marsans, hasta ahora dueño de las acciones de Aerolíneas y Austral, fue notificado del juicio de expropiación promovido por el Estado.

Lo curioso no es la demanda sino que allí consta el valor que el Gobierno les otorga a las dos empresas aéreas: un peso. Como para no dejar sentado que la expropiación se hizo por ningún valor, el Estado, en la persona del procurador del Tesoro de la Nación, Osvaldo Guglielmino, que es quien firma la demanda, hizo el depósito judicial de una de las codiciadas monedas de un peso como valor simbólico del paquete accionario.

Pero antes de que la demanda llegara al domicilio social de Marsans, algunos gerentes se desayunaron de que habían sido despedidos de la compañía. "Hoy (por ayer) salieron 15 telegramas, pero para que las empresas empiecen a normalizarse hay que despedir a 250 personas", dijo Jorge Pérez Tamayo, presidente del gremio de pilotos APLA, asegura el diario.

Según el sindicalista, Roberto Baratta, subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación Federal y funcionario que maneja gran parte del financiamiento de la compañía, ya tiene el listado de los 250 empleados prescindibles. "No puede ser que la compañía tenga 168 gerencias. Antes, en la época estatal, tenía ocho gerentes", dijo Pérez Tamayo.

No hubo respuesta de Marsans a los dichos de Pérez Tamayo. Sucede que una de las primeras víctimas de la nueva gestión fue Jorge Molina, ex vocero y director de la empresa. Con un nuevo directorio integrado por representantes del Gobierno y con todos los ejecutivos del grupo español fuera de la empresa, el despido de Molina fue inmediato: se le bloqueó su casilla de correo electrónico, se le prohibió el ingreso al edificio corporativo y se colocó una faja de seguridad en la oficina que hasta ayer utilizaba.

Despidos y negociaciones

A última hora de ayer circulaban otros nombres que también habían corrido la misma suerte que Molina. "Se habla de varios, pero la verdad es que los telegramas todavía no llegaron. Seguramente, los recibirán mañana [por hoy]", dijo ayer una fuente con acceso a la empresa.

Por la mañana, el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, había confirmado que, pese a las escaramuzas entre el Gobierno y Marsans, avanza la negociación para que el Estado se quede con una orden de compra de alrededor de 30 aviones Airbus que los españoles celebraron hace algo más de un año con el fabricante de aeronaves. "Necesitamos una recuperación de Aerolíneas y Austral, no sólo [tenemos que] poner en funcionamiento los equipos que no estaban funcionando sino que necesitamos una renovación de la flota", explicó Jaime en declaraciones a radio La Red.

La negociación fue confirmada por la tarde por un ejecutivo que interviene en ella. "Seguramente, el lunes se podría firmar en España algún acuerdo. Marsans cede la orden de compra de los aviones, el Estado paga por ello y se suspende la demanda en el Ciadi [Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones] que promovió el grupo", sostuvo.

Con la negociación en marcha, habrá que ver qué pasa con el juicio de expropiación. El escribano general del Gobierno, Natalio Etchegaray, fue el encargado de diligenciar la cédula de notificación de la demanda.

Desde el momento en que la entregó, se abre un período de 15 días hábiles para que Marsans conteste si está de acuerdo con el valor que depositó el Estado o si pedirá una nueva tasación de los activos, procedimiento que llevará su tiempo. La solución del asunto será política y quizá el peso termine siendo el precio de la transferencia.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    nefertitis
    07/02/09
    16:48
    Como prueba del mal ambiente que hay en España y por temor a recibir un aluvión de críticas y reproches, Cristina Kirchner decidió no tener ningún encuentro con las entidades empresariales. La presidente, a diferencia de ocasiones anteriores, no se verá ni hablará con la CEOE que, para su infortunio, dirige Gerardo Díaz Ferrán, titular con Gonzalo Pascual de Marsans. Pero tampoco tendrá contacto con el Consejo Superior de Cámaras. Para que el gesto no resulte tan llamativo, Kirchner tiene previsto recibir a titulo individual a media docena de empresarios con los que suele tener contacto en Argentina como Antonio Brufau y César Alierta.
    La presidenta de Argentina, asistirá a una cena de gala con los Reyes el lunes -fecha de inicio oficial de la visita- y almorzará con la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, pero no lo hará con Zapatero como sucedió en ocasiones anteriores. El presidente del Gobierno, según fuentes próximas a Moncloa, estará demasiado ocupado preparando su intervendión en la Cámara. No obstante, Zapatero no está satisfecho con el trato dispensado por el Gobierno Kirchner a algunos inversores españoles y en concreto a Marsans. “Se ha expropiado sin haber cumplido un acuerdo que exigía una tercera valoración de la compañía, independientemente de las hechas por las partas aefctadas. Esto preocupa mucho”, confían las fuentes.
    No está confirmado que Hugo Moyano asista a la cena con los Reyes o al almuerzo con Fernández de la Vega. El sindicalista, cabecilla e instigador del boicot en junio del 2001 a las empresas y productos españoles, protagonizó diversas movilizaciones frente a la embajada de España donde se quemaron banderas españoles, lanzaron huevos, tomates y se realizaron pintadas ofensivas contra ”los gallegos”, como suele referirse el líder del sindicato camionero a los españoles cuando quiere ser despectivo. Lo curioso del caso es que mientras Moyano atizaba el fuego de la discordia contra España, contrataba los servicios de vigilancia de Prosegur para su casa.
    En este contexto, la visita de Cristina Fernández de Kirchner, que suscribirá, entre otros, un acuerdo para autorizar el voto en las elecciones municipales a los argentinos y españoles residentes fuera de su país, tiene un pronóstico como el clima: reservado.-
    Responder