LAVAGNA Y TECHINT VUELVEN A ACERCARSE
El candidato presidencial, en un encuentro reservado con un alto directivo de la poderosa empresa.

Un reciente encuentro entre un importante directivo de la empresa Techint y un hombre de máxima confianza de Roberto Lavagna terminó de sellar un principio de acuerdo entre la poderosa empresa y el candidato presidencial.

El encuentro se produjo una tarde soleada de mayo, un sábado más precisamente, y será desmentido una y otra vez por ambas partes. La decisión en Techint es no dar ninguna señal precisa en términos políticos, pero se conoce hace tiempo la sintonía que existe entre el titular de la compañía, Paolo Rocca, y el ex ministro de Economía.

Pese a que Techint sigue realizando jugosos negocios en estos tiempos de kirchnerismo, la exasperación presidencial estarían frenando a inversores que se acercan a la compañía, que ven un país aún muy inestable. El reciente involucramiento en forma explicita del presidente con Techint en el caso Skanska, terminó de delinear un derrotero complicado entre una de las tres empresas más importantes del país y el golpeado gobierno.

Las dos fuentes que confirmaron el encuentro aseguraron que el enviado de Lavagna relató algunos puntos centrales de su campaña y sus planes de gestión. Ambos, además, se esforzaron en aclarar que no sa habló de dinero, ni de "aportes para la campaña". Tanta insistencia hace pensar en que algo de eso quizá ocurrió.

La relación entre la empresa de la familia Rocca y el Gobierno ha sido pendular. En los inicios de la gestión del presidente Néstor Kirchner, la Organización Techint (OT) se mostró cercana a las políticas del Gobierno. Incluso, el presidente del holding, Paolo Rocca, solía ser uno de los empresarios que integraba las comitivas oficiales en los viajes.

Incluso Kirchner habría intercedido ante su par Hugo Chávez para que no se lleve adelante la estatización de la empresa Sidor que esta en Venezuela, y que pertenece a Techint. Pese al gesto del gobierno, los tironeos existen, y la caída en desgracia de Julio de Vido parece ser un nuevo escollo para Techint.

Desde que Lavagna sanciono la ley 25.924, una norma que establecía un programa de tratamiento diferencial impositivo para inversiones, se especuló con la fina sintonía entre el líder de UNA y la empresa de Paolo Rocca.

También se hablaba entonces del "gasoducto Techint", como se lo bautizó en el ámbito petrolero, una obra diseñada por la compañía para traer el gas desde Bolivia que nunca se concretó y que impulsaba el ex ministro.

Tiempo después, Lavagna dejó el gobierno pero los rumores sobre su relación con Techint siempre existieron. Hay que decir que la empresa nunca elevó su perfil, pero ninguno de sus voceros opto jamás por negar estos contactos.

Quines quieren bajarle tensión a esta información, aseguran que entre Lavagna e importantes directivos de la empresa existe diálogo hace muchos años. Incluso cuando el ex ministro era funcionario en Bruselas. "Es posible que hablen y con frecuencia, más allá de una ley, hay una relación personal y particular entre Paolo Rocca y su gente más cercana y Roberto y alguno de sus asesores de mayor confianza como Eduardo "Ratón" Pérez".

No obstante la información que llega a este medio se da en otro capítulo en la ríspida relación entre el gobierno y la compañía. Sucede que Transportadora Gas del Norte (TGN) está controlada por una empresa llamada Gasinvest, dueña del 56% de las acciones; el 24% está en poder de la estadounidense CMS Gas Trasmissión y el resto cotiza en la Bolsa. En Gasinvest, cuatro son las empresas que tienen participación: TecGas (la empresa de la Organización Techint), Compañía General de Combustibles, la francesa Total Gas y Electricidad Argentina y Petronas. La participación de Techint le da la posibilidad de nombrar el gerente general de TGN.