Cómo fue el millonario intento de soborno por los Tickets Canasta
Al hijo del diputado Héctor Recalde le hicieron una triple oferta: La “Bicicleta”, la “Pick-Up” o la “Mercedes Benz”. Esta última intentaba modificar el proyecto de ley del legislador a cambio de 20 millones de dólares. Apoyado por Kirchner y Moyano, denunció a los empresarios filmados con cámaras ocultas.
Ámbito Financiero avanza sobre la denuncia expuesta ayer por el diputado Héctor Recalde, quien sacó a la luz un escándalo de magnitud insospechada: un intento de soborno por 20 millones de dólares para frenar un proyecto de ley que intenta incorporar al salario lo que los trabajadores reciben en tickets Canasta o Vales Alimenticios. Representantes de esas empresas fueron filmados ofreciendo una extraña coima, denominadas “bicicleta”, “pick-up” o “Mercedes-Benz”, de acuerdo a la suma y al beneficio de ese sector.

El moyanista Héctor Recalde denunció ayer a dos directivos de la cámara que agrupa a las empresas emisoras de vales alimentarios -en la Argentina, básicamente son tres-por supuestamente intentar sobornarlo con u$s 20 millones para frenar el proyecto que obliga a eliminar ese beneficio incorporándolo gradualmente a los salarios. Lo curioso es que con el presunto delito se intentó «coimear» al autor del mismo proyecto que se pretendía frenar. Tras la denuncia, como era obvio, Recalde y el moyanismo en el Congreso salieron fortalecidos: «Se garantizó que les voten todas sus leyes y cualquier otro tema», aseguraban en el oficialismo.

La denuncia se dio a publicidad ayer en una conferencia de prensa que Recalde dio junto con su hijo Mariano, a quien habrían ofrecido el soborno los directivos, y a Agustín Rossi, presidente de la bancada kirchnerista. No sólo fue presentada ante la Justicia, sino que cuenta como prueba con una grabación de cámara oculta que el propio hijo de Recalde realizó con el asesoramiento del estudio Wortman Jofre-Isola en el momento en que los directivos de vales le ofrecían el soborno en un café del centro porteño, según se relató.

Recalde comenzó ayer explicando que dos representantes de la cámara de vales de comida le ofrecieron una « coima» de entre «$ 10 mil y $ 20 mil por mes por cajonear el proyecto». Pero que ese sueldo «podría llegar a una máxima aspiración de hasta u$s 20 millones de dólares» si se daba marcha atrás con la iniciativa.

Explicó que la denuncia penal se había dirigido contra Miguel Gutiérrez Guido Spano y Santiago Lynch, quien se «presentó como directivo de la Cámara de Empresas de Servicios de Vales y Similares», el pasado 7 de noviembre, cuando su hijo mantuvo el primer encuentro con uno de los representantes de las empresas, en el Juzgado Federal 9, a cargo-del juez Octavio Aráoz de Lamadrid y el fiscal Jorge Di Lello.

Impactante

«La cifra es impactante y el negocio de los tickets también», explicó Recalde, que anoche ya se había garantizado la votación en el recinto no sólo del proyecto de eliminación de vales de su autoría, que tiene dictamen de comisión, sino también de buena parte del paquete antiempresas que él mismo impulsa.

Según la denuncia, Gutiérrez Guido Spano -conocido por haber sido el concesionario del Hotel Provincial de Mar del Plata que terminó en litigio con el gobierno bonaerense en 1998- y Lynch ofrecieron el monto mayor para garantizarse la presentación de un nuevo proyecto sobre vales alimentarios que los hiciera obligatorios para sueldos de hasta $ 1.500, cuando hasta ahora es facultativo de cada empresa entregarlos o no.

Actualmente se emiten $ 4.000 millones de pesos en vales de comida, aunque los empresarios pretendían « elevar esa cifra a 12.000 millones», explicó el diputado.

Hubo, además de precisiones sobre el ilícito, una reivindicación del sindicalismo en el Congreso: «Fue una estupidez y una torpeza ofrecerme un soborno a mí», recordando que representa en el Congreso a Hugo Moyano, quien denunció durante el gobierno de Fernando de la Rúa el pago de coimas en el Senado para garantizar la votación de la reforma laboral.

Las precisiones sobre el encuentroentre Gutiérrez Guido Spano, Lynch y Mariano Recalde corrieron por parte del hijo del diputado.

Propuesta

Se relató entonces que uno de los directores de las empresas emisoras de vales solicitó una reunión a solas con él acompañado por uno de sus asesores. Durante ese encuentro, supuestamente escuchó las propuestas del directivo para modificar el proyecto de eliminación de los vales, pero, según Recalde, no aportó nada para avanzar con una idea consensuada.

Fue entonces cuando, según relatan los denunciantes, Gutiérrez se acercó a Mariano Recalde y le deslizó el ofrecimiento de una coima para frenar el proyecto. Tras haber presentado la denuncia penal, Wortman Jofre aportó la cámara oculta para el segundo encuentroque mantuvo Recalde hijo con Gutiérrez, esta vez acompañado por Lynch.

Con el «equipo para filmar en su cuerpo», Mariano Recalde los escuchó: «Me dicen que tenían tres propuestas, una bicicleta para cajonear el proyecto, otra pick-up para hacerle modificaciones, y otra Mercedes-Benz, que planteaba la presentación de otro proyecto, que establecía la obligatoriedad de los tickets en todos los sueldos inferiores a los $ 1.500", explicó ayer el hijo del diputado.

De ese razonamiento, que ahora con seguridad pasará a la historia con esos mismos nombres, partió la progresión del ofrecimiento, según los denunciantes: «Un pago en cuotas: 10% por la presentación del proyecto, otro 10% por el dictamen de Comisión, 20% con la aprobación de Diputados, otro 20% con la sanción del Senado, y el resto cuando la ley estuviera aprobada».