El diálogo del horror: “Yo te pago cash, cash en billete”
Se conocieron fragmentos de la filmación donde los empresarios Miguel Gutiérrez Guido Spano y Santiago Lynch intentan sobornar al hijo del diputado Héctor Recalde. Le ofrecían “Veinte del color que te gusta a vos”. Extractos del intento de coima que derivó en escándalo.
Continúan saliendo a la luz detalles de la cámara oculta que muestra a empresarios del área de vales alimenticios intentando un soborno de 20 millones de dólares al diputado Héctor Recalde para que frene un proyecto de ley.

Esta mañana, Mariana Recalde, hijo del legislador y quien oficiara de interlocutor para escuchar la oferta de Miguel Gutiérrez Guido Spano (intermediario) y Santiago Lynch, director de de la Cámara de Empresas de Servicios de Vales Alimentarios y Similares (Cevas), dialogó con la prensa y entregó precisiones de cómo se llevó adelante el operativo para conseguir las pruebas filmicas.

“Es desagradable, una situación tensa, pero fue una obligación. Mi limité a escuchar la propuesta”, comenzó su relato el también abogado laboralista. Y siguió: “Hubo dos filmaciones. Una estaba en el despacho en una biblioteca y la segunda, los abogados de la oficina de Wortman Cofre –el estudio que asesoró en la investigación- la pusieron en mi corbata”.

Según explicó, “Eran dos personas. En la primera reunión fue con una sola y en la segunda había dos. La instrucción que tenía era quedarme quieto. Era una corbata común. No se notaba en lo más mínimo. Era un dispositivo pequeño que estaba detrás de la corbata que filmaba por un pequeño agujerito justo debajo del nudo”.

Aprovechó la oportunidad para confirmar que “se llaman Gutierrez Guido Spano y Santiago Lynch” y que “el primero que se presenta es un empresario del rubro hotelero que no tiene vinculación con las empresas de tickets. Cuenta que había gente de la Cámara interesada en conocerme y jugar al polo conmigo. Las conversaciones fueron bastante cortitas, enseguida fueron al grano. Se habrán enterado con la conferencia de prensa”.

El legislador distribuyó ayer la desgrabación de la videofilmación registrada por Mariano Recalde con los dos presuntos sobornadores; uno de ellos, Miguel Gutiérrez Guido Spano (intermediario), con Santiago Lynch, director de la cámara empresaria.

La primera conversación se desarrolló entre Spano y el joven Recalde, el 6 de noviembre último y fue presentada hoy por La Nación.

Spano: -Bici igual cajón, ¿no? X, pick up según el ejemplo que pusimos, igual eh inembargable, por lo tanto, queda vigente. Y tres, obligatorio. Este es el golpe para todos. En, suponete, menos de menos de dos. Ese es el gran golpe, creo hacerme entender, ¿no?

Recalde: -¿Menos de dos?

Spano: -Claro, todos los yo digo por poner un techo, no sé exactamente cuánto es, pero ¿hoy cuánto es un sueldo mínimo? [ ] O sea, de dos lucas para abajo que sea obligatorio.

Recalde: -¿[ ] esta gente, quién es, Accor?

Spano: -¿Qué?

Recalde: -¿Quiénes son esta gente?

Spano: -Esos que acabás de nombrar.

Así comenzaba el diálogo entre ambos. Allí Spano explicaba el menú de ofertas para el futuro soborno:

* Bicicleta: para cajonear la iniciativa del diputado Héctor Recalde, que proponía otorgar carácter remunerativo a los vales alimentarios, proyecto resistido por el sector empresario.

* Pick-up: la segunda oferta, que consistía en retocar mínimamente la iniciativa, pero sin modificar la esencia del negocio.

* Mercedes-Benz: la oferta de máxima consistía en pagar 20 millones de dólares si Recalde proponía un proyecto absolutamente distinto, que era incorporar a todos los trabajadores que cobraran menos de 2000 pesos al sistema de vales.

El que sigue es un fragmento de la conversación que el joven Recalde mantuvo, anteayer, con Spano y con Lynch.

Recalde: -Bicicleta, una mensualidad (20.000 dólares mensuales por cajonear la iniciativa).

Spano: -Sí

Recalde: -¿De cuánto?

Spano: -Querés chapar puntos, ¿viste?

Lynch: -Pero tenés que decirme vos. La [ ] es esto.

Spano: -Yo le dije de veinte la mensualidad.

Recalde: -¿Veinte qué? Porque yo tengo que transmitir concretamente.

Spano: -Veinte del color que te gusta a vos. Era lo que yo dije.

Recalde: -¿Y cómo se instrumenta el honorario?

Lynch: -Yo te pago cash. Cash en billete, donde vos me digas. Si es poco lo hacemos en Buenos Aires y si es mucho nos vamos a Uruguay. No hay recibo. No hay nada. Me citás, me tenés que decir: «X la bicicleta, XX la pick-up, X a la X el Mercedes-Benz», y lo que le dije a Miguel, una vez que acordamos todo lo que vamos a hacer, lo podemos hacer en etapas. ¿Está bueno?

Spano: -Las etapas, sé que va a gustar.

Lynch : -Claro, a la presentación, a la aprobación de comisión, a la aprobación de

Spano: -Diez, diez, veinte, veinte, cuarenta. Vos la tenés clarísima.