Aprueban una auditoría para el Teatro Colón
Siguen los cuestionamientos al proyecto que envió el ministro de Cultura, el ex "sushi", Hernán Lombardi. En este contexto, se aprobó un pedido de informes por el manejo de fondos del Máster Plan.
Los días posteriores al gris festejo del centenario del Teatro Colón no son tranquilos. Anteanoche, en la reunión de diputados de la Comisión de Cultura de la Legislatura, se presentó un importante número de empleados teatro para manifestarse en contra del proyecto de autarquía. Ese proyecto, enviado por el Ejecutivo, no está aprobado, y las versiones indican que sufrirá algunos cambios en su redacción, sobre todo en lo que se refiere al poder casi omnímodo que se le otorga al Director General, según publica el diario Ámbito Financiero.

Durante la reunión, la presidenta de la Comisión, Inés Urdapilleta (cuyo pedido de auditoría al manejo de fondos en el Master Plan fue aprobado por la Legislatura), cedió la palabra a Máximo Parpagnoli, tradicional puntero del teatro, quien además de señalar que «la ley de autarquía va a fracasar y va a desmembrar al teatro», vociferó que «la acústica de la caja escénica quedó destrozada». Luego, leyó una carta que circula permanentemente por la red en los últimos días, firmada por más de 1000 figuras de la cultura, y agregó que «antes de modificar el estatus legal e institucional del Teatro, deberíamos primero abocarnos a recuperarlo y debatir qué clase de teatro queremos». También se reclamó que el Colón continúe perteneciendo a la órbita del ministerio de Cultura.

Las recientes palabras de Daniel Barenboim (que cayeron como un balde frío en el gobierno) envalentonaron este tipo de manifestaciones. En su concierto en el Luna Park, Barenboim dijo «que a una semana de su centenario el Colón no esté abierto es un indicio de que aquí algo no está funcionando. El Colón es un símbolo de la existencia de la cultura en la Argentina. Hoy pido a todas las personas, responsables o irresponsables, de todo tipo, que dejen de lado sus ambiciones personales, su orgullo personal, que son algo muy pequeño comparado con lo que este teatro representa».

Mientras tanto, desde el Colón, se informó que fueron ya abiertos los sobres de la licitación para la nueva etapa del Master Plan (denominado ahora Plan de Restauración del Teatro Colón), aunque no se decidió todavía sobre los oferentes.

Simultáneamente, según lo publicado en el Boletín Oficial, el gobierno acaba de crear una nueva dependencia, llamada «Unidad Proyecto Especial del Teatro Colón», dependiente del Ministerio de Desarrollo Urbano, que «tendrá competencia para el diseño, implementación, contratación, ejecución, control y fiscalización de todas las obras correspondientes al Teatro Colón». Esto es, una especie de policía interna para vigilar que los futuros trabajos de restauración.

Anoche, por otra parte, el público de «CQC» veía una cámara sorpresa, convocada por los trabajadores del Colón al interior de la sala, quienes a su vez llamaron a al especialista en restauracion Fabio Grementieri para que hablara por ellos. La cámara fue camuflada en el interior del estuche de un contrabajo. Grementieri fue grabado mientras enumeraba las, a su criterio, fallas del plan, de las responsabilidades compartidas, incluido el Congreso, y aseguró que las obras no se van a poder terminar bien para el 25 de mayo de 2010.

Mientras estaban grabando, hubo un intento de expulsión por parte de uno de los responsables del extinto Master Plan. El episodio alcanzó ribetes de escándalo y movió al director ejecutivo del teatro, Martín Boschet, a producir un comunicado interno (casi calcado del modelo kirchnerista), en el cual prohíbe al personal del teatro comunicarse con los periodistas, con amenazas de sanciones administrativas.