Denuncian graves irregularidades en el Zoológico
Falta de habilitación en puestos de comida, publicidad ilegal y alimento balanceado presuntamente adulterado son algunas. Además, se habrían encontrado animales como el oso polar que no viven en condiciones adecuadas. El Ejecutivo porteño analiza una nueva licitación.
El zoológico de la ciudad de Buenos Aires es, sin dudas, una referencia obligada para el entretenimiento familiar. Más de 3 millones de personas al año lo visitan y es uno de los cinco más importantes del mundo.

Con una facturación de un millón de dólares por mes, cuenta con 89 especies de mamíferos, 49 de reptiles y 175 de aves, con un total de 2.500 animales. Además, la institución, según consta en su página web, “impulsa diversos proyectos de conservación, preservación y reproducción de especies”.

Sin embargo, este cuadro poco tiene que ver con la explotación del predio de 18 hectáreas ubicado en el barrio de Palermo. Es que, según pudo saber La Política Online, el gobierno porteño detectó semanas atrás graves irregularidades.

Entre ellas, que el zoológico carece de una habilitación para vender comida, ya sea para los animales como el público y siquiera facturaban al fisco por este servicio privado. Por eso, estos locales fueron clausurados.

Además, tampoco estuvo regulada ni habilitada la explotación de publicidad dentro del predio.

También, un particular presentó una denuncia que llegó al gobierno de la ciudad a raíz de las presuntas consecuencias nocivas para el organismo que podrían ocasionar los alimentos balanceados que se venden en los puestos de comida no habilitados.

Así, se cerraron estos puestos de comida y se intimó al concesionario por las irregularidades registradas. Desde el Ejecutivo apuntaron a este medio que “durante más de 10 años nunca se controló nada. Todo lo que se hacía dentro del Zoo era como si no existiese”.

¿Animales en riesgo?

Por otro lado, en la inspección también se detectaron irregularidades en relación con los animales. Si bien en el gobierno no quisieron dar detalles del tema ya que, según explican, “aún se está evaluando”, La Política Online averiguó que habría varios casos en los que los animales no tendrían el trato adecuado o que simplemente no estarían en las mejores condiciones.

Entre otros, la existencia de un elefante de Asia y una hembra de África para, supuestamente, su reproducción, aunque no se habría logrado producto de que llegan de diferentes latitudes.

También, se habrían detectado inconvenientes con los animales que requieren determinadas condiciones de frío y una atmósfera específica, como por ejemplo, con los osos polares.

Sofovich y la privatización

Como se dijo, el Zoo tiene una historia que comenzó el 30 de octubre de 1888 cuando, por una Ordenanza Municipal, nace el “Zoológico de Buenos Aires”, ya independizado del Parque 3 de Febrero. Su primer director, Eduardo Holmberg, fue un médico interesado en la ecología que lo dirigió durante 15 años.

En 1983 pasó a la órbita de la Secretaria de Cultura y durante la gestión del radical Facundo Suárez Lastra siguió creciendo como uno de las atracciones más importantes de la ciudad.

Cuando Carlos Menem ganó la Presidencia en 1989, designó al empresario y conductor televisivo Gerardo Sofovich como coordinador del parque y mantuvo su cargo hasta la privatización dos años después. Así, en 1991 la concesión del zoológico fue entregada a una empresa privada, de la cual el mismo Sofovich era accionista.

En 1997 el grupo mexicano CIE comenzó a invertir en la ciudad. Así, un año después consiguió la concesión para operar el Jardín Zoológico, negocio por el que pagó 20 millones de dólares.

Pese a que los animales facturan más de un millón de dólares al año y el grupo tiene la concesión hasta el 2010, este grupo estaría en un proceso de desinversión en el país y pondría en venta su participación en el zoológico.

Pedido de habilitación y nueva concesión

Luego de la inspección, la concesionaria decidió reiniciar los trámites para que sean rehabilitados los servicios clausurados.

Por eso, la semana pasada alrededor de 300 empleados fueron a la Agencia Gubernamental de control junto a los responsables jerárquicos de la empresa para pedir nuevas habilitaciones y pagar multas. Para iniciar estos trámites pagaron alrededor de 50 mil pesos.

A todo esto, en el gobierno porteño aseguraron a La Política Online que comenzarán a preparar un nuevo pliego para realizar una nueva concesión del zoológico.