Mauro Valdés
"Los empresarios de Chile tienen que abandonar el neoliberalismo"
LPO entrevistó a Mauro Valdes, presidente del Programa Nacional de Minería de Chile, sobre los desafíos del próximo presidente y la clase empresaria.

Este domingo Chile elegirá un nuevo presidente entre dos figuras que generan más dudas que certezas. Gabriel Boric y José Kast debaten "Cambio vs Orden", pero al mismo tiempo moderan sus programas para recibir la mayor cantidad de apoyos posibles. 

Además, la fragmentación parlamentaria hace que ninguno cuenta con mayorías propias para encarar las iniciativas y están obligados a negociar con el resto de los bloques.

Ante ese escenario, los empresarios miran con preocupación por lo que puede ser un freno al modelo de crecimiento de los últimos 30 años y al mismo tiempo reconocen que el sector privado tiene que ser parte de una transformación que comenzó con el estallido de octubre de 2019.

"Los empresarios de Chile tiraron demasiado del elástico"

Sobre este panorama, LPO entrevistó a  Mauro Valdes, abogado de la Pontificia Universidad Católica de Chile y presidente del Programa Nacional de Minería quien compartió la mirada del sector privado sobre lo que está en juego en Chile.

Considera que el fortalecimiento de la gobernabilidad es el principal desafío del próximo gobierno y plantea que "los empresarios fueron marginados del debate público". "Al próximo Presidente se le viene una muy dura. La caja estatal no va a dar y va haber que volver a trabajar", pronostica.

¿Qué mira el empresariado en medio de una elección como esta?

Hay preocupación. El fenómeno más complejo para las empresas es la incertidumbre, el cambio acelerado, la inestabilidad y particularmente para las mineras, que son de largo plazo y altos riesgos, retornos en horizontes largos. Esta impredictibilidad de la situación, que ademas es el único espacio no controlable, las complica en su planificación de inversiones y hay mucha pregunta abierta. No sólo con las elecciones, tenemos una Constituyente andando en paralelo, un ambiente muy polarizado y un contexto de debilidad institucional grande.

Lo que se ha instalado en Chile es una crisis que no sólo es política, es más profunda, es cultural. Hay realidades globales con aterrizaje en lo local como el ecologismo, indigenismo, feminismo o incluso regionalismo. Temas que no han sido bien procesados y la institucionalidad no ha podido digerirlos.

Lo que se ha instalado en Chile es una crisis que no sólo es política, es más profunda, es cultural, de fondo. Hay realidades globales con aterrizaje en lo local como los vinculados con el ecologismo, indigenismo feminismo o incluso regionalismo. Estos temas no han sido bien procesados y la institucionalidad no ha podido digerirlas,  por eso está produciendo cambios muy acelerados.

¿Cómo se lleva el empresario con los cambios?

Es evidente que la Constituyente fue uno de los catalizadores más importantes del estallido social, con su agenda diversa es la explosión de la subjetividades, de un cierto malestar y que tiene como temas mas visibles los vinculados a las pensiones, salud y educación, incluso feminismo o indigenismo, pero que no tiene una sola bandera sino más bien consignas individuales. Entonces, cuando se produce un malestar subjetivo tan amplio, el empresariado queda metido en un espacio más complejo porque uno de los disparadores fue la colusión, la relación impropia entre política y dinero. Eso fue algo  complejo que ha dejado al empresariado en un espacio muy marginal en el debate.  

En esto, entras en un espacio en donde las demandas sociales por un lado y el orden por el otro. Y estamos en ese ir y venir constante sin lograr procesar todo con el condimento de la problemática empresaria y su estado simbólico en la relación entre política y dinero. Eso ha marginado al empresario del debate nacional. Eso es muy visible en la Convención Constituyente, en donde no hay empresarios.

¿Qué tiene para aportar el empresariado al debate de la Constituyente?

Todo arranca con una serie demandas que tiene como destinatario a los empresarios. Reformas de pensiones, salud y educación, por citar algunos. Ha habido problemas pero el empresario tiene también a su cargo el rol de creador de riqueza y trabajo, y ese ha sido un aspecto menospreciado en este último tiempo pero que más temprano que tarde será un tema central. Todos apostamos a que el estallido y la violencia subsiguiente iba a empezar a resolverse con la Convención Constituyente pero la realidad es que no está jugando un rol de fortalecimiento institucional sino un rol bastante partisano, por momentos.  

Ha habido problemas pero el empresario tiene también a su cargo el rol de creador de riqueza y trabajo, y ese ha sido un aspecto menospreciado en este último tiempo, pero que más temprano que tarde será un tema central.

Después hay otro tema derivado del Covid, el endeudamiento de la deuda pública en forma importante, los subsidios generan un acostumbramiento y la idea de que esto puede ser una situación subsidiada eternamente puede haber calado en algunas capas de la sociedad, cuando eso no es así.

Al próximo Presidente se le viene una muy dura. La caja estatal no va a dar y va haber que volver a trabajar.

¿El gasto público se aceleró en los últimos dos años?

El gasto público siempre fue razonable, ha ido creciendo pero en estos últimos dos años se han girado 30 mil millones de dolares de los ahorros que tenía Chile en el fondo que genera el cobre. Y en ese sentido, cuando enfrentaste esta crisis (estallido + Covid) con esa caja, esa caja deja de existir. Por otro lado, esa el tema de los retiros de la AFP en donde había un monto general de 200 mil millones de dolares de los que ya no existen 50 mil. Y esos son fondos que estaban invertidos en sectores productivos y en el extranjero, lo que en definitiva se fueron al consumo. Eso introduce una inestabilidad macro que no conocimos en 30 años y vamos a tener que equilibrar.   

Afortunadamente el cobre, que sigue siendo el 50 por ciento de las exportaciones de este país, ha ido creciendo, está en buen precio y con la revolución de las renovables va a seguir siendo clave en la contribución a las arcas publicas

Hay un actor importante como China, principal importador de materias primas y de cobre, pero que esta sufriendo sus propias inestabilidades y podría sacudir el precio del cobre y nuestras arcas.

Nosotros tenemos una regla de superávit estructural de largo plazo con respecto al cobre. Ahorrar en momentos de bonanzas y gastar en momentos de crisis, y la verdad que es que nos sabemos si vamos a poder reconstituir esos ahorros o van gastarlos por presiones sociales.

Lo más críticos del proceso constituyente dicen que la estabilidad macroeconómica se verá afectada por todos estos cambios y habrá una suerte de escasez por varios años. ¿Coincide con esa mirada?

Lo que va a pasar una vez que asuma el nuevo gobierno es que efectivamente habrá una tensión muy fuerte por el lado de las demandas sociales, que se verán enfrentado con la plata escasa. Y esa brecha va a requerir de acuerdos amplios y mucho trabajo político, no sabemos como se va a cristalizar. Estamos con una inyección de esteroides muy fuertes como son 50 mil millones de retiros de AFP sumado a 30 mil de inversión estatal en subsidios, casi el 50 por ciento del PIB nacional. Todos recursos inyectados en la economía que van a salir y van a producir un gran problema de gobernabilidad, sea Boric o Kast.  

 Nosotros tenemos una regla de superávit de largo plazo con respecto al cobre. Ahorrar en momentos de bonanzas y gastar en momentos de crisis, y la verdad que es que nos sabemos si vamos a poder reconstituir esos ahorros o van gastarlos por presiones sociales.

Esto va a durar un rato, el empresario está aprendiendo la lección y han observado todo con mucha atención. No estaban muy sintonizados con la política, este país siempre fue con reglas claras, transparentes y estables y de aquí en adelante se requiere una actitud proactiva de los empresarios en el dibujo de políticas públicas adecuadas, que estén vinculadas también con las demandas sociales, con mas equidad y con la relación con sus entornos en los territorios. 

Eso le toca muy fuerte a las compañías mineras que son fuentes de mucha riqueza en regiones pero de mucha inequidad, el que está relacionado en algún sector de la cadena de valor minera, sea empleado, proveedor o contratista, efectivamente tiene acceso al primer al mundo mientras que el resto, eventualmente, queda relegado al tercer mundo. Ese tipo discusiones se están dando de forma muy potente. El fenómeno político que el empresario no maneja ni controla, esta siendo tremendamente incidente y eso los obliga a estar proactivos.

Otro ejemplo son las AFP, que cumplieron  el mandato de aumentar el valor de las inversiones que lo chilenos hicieron con los aportes previsionales y convertirse en un motor de crecimiento del país muy importante. Sin embargo, la promesa de una pensión digna no se cumplió. Y el sector no empujó a la política a hacer los cambios que eran necesarios.

¿Qué cambios concretos están obligados a llevar a la práctica los empresarios por el contexto?

Mejores salarios, política de compra locales, mecanismos de inserción territorial que te permita ser parte de una comunidad más grande para apalancar crecimiento con equidad. Y no sólo descansar en las reglas claras, transparentes y estables, sino abandonar "el neoliberalismo".

Empresarios más progresistas..

Si, pero porque esta situación va a volver a todos más progresistas. Ese ese el lado positivo, luminoso y de esperanza que tiene el estallido. Sin embargo, las posibilidades de éxito en corto plazo son bajas y frágiles. 

Los empresarios tienen que abandonar el neoliberalismo. Tienen que ofrecer mejores salarios, política de compra local, mecanismos de inserción territorial que te permita ser parte de una comunidad más grande para apalancar crecimiento con equidad. Y no sólo descansar en las reglas claras, transparentes y estables.

Intra-empresa se transforma en una política nueva de remuneración, nuevos métodos de gestión y nuevas estructuras, pero a nivel macro el debate es como somos parte de un Chile más justo.

Vuelvo a lo que dijo de cómo se marginó al empresariado del proceso de cambio. ¿Cuánto influyó que un empresario como Piñera haya sido la cara de la crisis que derivó en el estallido del 2019?

Piñera es como un paradigma del empresario. Es un hombre duro y ha habido episodios muy desintonizados con su contexto. El día del estallido sale a comer pizza con su familia o en medio de la pandemia se saca una foto en la Plaza Dignidad frente al monumento Baquedano cuando todo el mundo estaba en cuarentena. Son cosas que arden en la piel y tienen a contribuir a esta caricatura del empresario.   

¿Qué imagina que puede pasar después de esta segunda vuelta?

Lo primero que hay que decir que estamos en un proceso de cambio inmenso. Pero en algún momento vamos a tocar fondo y generar un rebote. No veo decisiones de empresas grandes de retirarse de Chile, por el contrario. Veo gente que apuesta y particularmente empresas que tiene que ver con esta nueva situación y entienden y experimentan desafíos sociales en otras partes del mundo que ven esto con un poco mas de calma. 

¿Y en la minería?

Es más complejo por el tema de la Convención Constituyente. La minería tiene una raigambre constitucional, hay normas que están entroncadas y contenidas en la Constitución y el debate sobre eso puede ser bien complejo. 

¿Qué podría cambiar?

La forma de otorgamiento de las concesiones, su duración, la relación entre el mundo indígena y la minería, la protección ambiental radical. En estos puntos, la minería puede sufrir y si sufre también sufre Chile. Si cae la inversión en el corto y mediano plazo se debilitan otro de los motores de la economía del país y eso afectará la recuperación económica y social.

¿Cuál cree que será el desafío de quien gane?

Fortalecer la gobernabilidad y alcanzar grandes acuerdos para reformas razonables que permitan dar curso y encausar la protesta social y superar la crisis. En ese punto, creo que Boric tiene desafíos distintos a los de Kast. El mundo social le va a tener mas simpatía y paciencia, a diferencia de Kast que creo que en caso de ser elegido tendrá una oposición muy dura y será una prolongación de la crisis.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 5
    pilex
    20/12/21
    16:39
    samuela, porque ahora está Haaaarrrrmoso chile!! bien tu análisis!! (naahh, broma)

    notansumiso, dejá, todo bien. gracias igual.

    guadatesta, menos mal que tu punto de vista es...tuyo
    Responder
  • 4
    guadatesta
    20/12/21
    04:22
    "Nosotros tenemos una regla de superávit de largo plazo con respecto al cobre. Ahorrar en momentos de bonanzas y gastar en momentos de crisis, y la verdad que es que nos sabemos si vamos a poder reconstituir esos ahorros o van gastarlos por presiones sociales."

    CITO DEL ENTREVISTADO ESTA FRASE QUE LO RESUME TODO. SE VIENE TSUNAMI DE SUBSIDIOS PARA COMPRAR VOTOS.
    LOS POBRES CHILENOS CONOCERAN LO QUE ES LA INFLACION EN SERIO.
    LOS ZURDOS DE ALLA NO SON DIFERENTES A LOS DE ACA.. QUIEREN VIVIR SIN LABURAR Y TODO GRATIS.
    DESDE MI PUNTO DE VISTA ME PARECE BIEN QUE LE PASE ESTO A CHILE, CA YA SABEMOS LO QUE SON LOS ZURDOS Y EL 23 SE VAN Y ALLA PARECE QUE ESTOS 40 AÑOS DE ESTABILIDAD Y PROGRESO, LES "ABURRIO".
    AHORA SI QUE EMPIEZA LA AVENTURA.. DE SOBREVIVIR..
    Responder
  • 3
    notansumiso
    19/12/21
    21:53
    Dice "Abandonar el neoliberalismo".
    Pero no te dice que sistema económico propone.
    Por que será???
    Responder
  • 2
    samuela
    19/12/21
    17:09
    Chilenos: miren como quedó Argentina con décadas de gobiernos socialistas.
    Responder
  • 1
    samuela
    19/12/21
    17:09
    pobre Chile si ganan los socialistas. En unos años, cuando empiecen a surtir efecto las medidas del gobierno, se van a arrepentir y mucho
    Responder