Coronavirus
Las Pymes y la primera batalla
Por Mauro González
En medio de una pandemia mundial, las pymes son de las más perjudicadas en materia económica. Se necesitará un gesto de bondad de los bancos para que estas tengan una mínima esperanza de subsistir y pagar los sueldos en los próximos días. Por ahora las medidas no alcanzan.

Las Pymes estamos atravesando un escenario complejo y complicado. Entendemos que la prioridad es la salud general de la población; sabemos del esfuerzo que está realizando el Estado ante esta pandemia mundial, y las medidas preventivas que generen el menor impacto en nuestro país.

Nuestra economía será un desafío. Estamos en una guerra y deberemos prepararnos para una economía de posguerra. Ante esta situación económica de descalabro, caídas que parecen que no tienen fondo, ¿cuáles son las soluciones? En los próximos días tendremos que afrontar la obligación de abonar los sueldos a nuestros trabajadores, lo cual nos genera una situación de angustia. Los sectores que no se encuentren encuadrados como esenciales están sin actividad hace un tiempo, y serán muchos días más que tendremos las fábricas y comercios cerrados.

Son importantes las medidas impositivas de apoyo fiscal, como así también la reducción en los aportes patronales para los sectores económicos afectados por la vigencia del aislamiento social. Ante esta situación los bancos privados están incumpliendo el decreto del Banco Central de la República Argentina (312/2020), donde debieran aplicar una tasa de interés hasta 24% y no una del 60% como lo hacen en la actualidad desconociendo la norma.

Las complicaciones comenzaron cuando se reactivó el clearing bancario en plena cuarentena, con más cheques por vencer entregados a proveedores que cheques por cobrar. Se deben seguir implementando instrumentos para sanear la situación compleja existente. Los bancos deben poner su parte de esfuerzo en esta etapa crucial donde la actividad económica está totalmente planchada. Necesitamos que el sistema financiero cubra los descubiertos en cuenta corriente de pymes a una tasa del 0%, que se generen créditos automáticos para salarios mediante la nómina de trabajadores en las cuentas sueldos, y se implemente de inmediato, con mínimos requisitos, créditos blandos para capital de trabajo.

Es cierto que la actividad productiva se ha paralizado. Es un escenario impensado, extraordinario, e imprevisto. En esta coyuntura los bancos no están ajenos y deben actuar en sintonía, brindando de inmediato herramientas y soluciones para que la cadena de pago no se rompa, y no seguir actuando como en estos días, totalmente indiferentes e incomprensibles.

En este contexto las pequeñas y medianas empresas seguiremos cumpliendo un papel estratégico y primordial en la vida social y económica de la Argentina. Insistiendo, que mientras dure la emergencia sanitaria, nuestro sector necesitará mayor liquidez para afrontar las obligaciones: salarios, servicios, alquileres y proveedores, ante el cierre de las fábricas y comercios en estos días. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Che escriba, y antes la actividad como estaba?
Parada, o agachada, por que arrancar no arrancaba

No queres clearing, no queres pagar tus deudas a otros empresarios que estan en la misma que vos?
Queres quedar bien con beto a cambio de algo que reconoces el esfuerzo del estado?
Que esfuerzo, hablar y politiquear todo el dia?
2
Pais parado, gente encerrada, politicos despilfarrando y desplumando a las gayinas que metieron en el corral
1
Don cara de nada, y si la bondad la hacen los politicos que nos acorralan con impuestos que ellos usan para su beneficio, y no los bancos