Sociedad
La máquina de hacer pobres
Por Manuel Adorni
La pobreza golpea a la infancia como a ningún otro segmento etaria: uno de cada dos niños no cuenta con lo mínimo para tener un mejor futuro. Eso nos condena a todos.

Argentina es uno de los países que menos han aprendido de la rica historia que nos presenta satisfecha la humanidad. El mundo ha sobrevivido a prácticamente todo: desastres naturales, guerras mundiales, enfermedades epidémicas y demás. Incluso (y a pesar de) con todo ello el mundo ha logrado vencer a nuestros eternos y despiadados rivales: la inflación y la pobreza.

Aquí no hay ideologías partidarias: ni el radicalismo de Alfonsín, ni el peronismo, ni la Alianza de finales de los años 90 ni el kirchnerismo ni Cambiemos han logrado siquiera paliar el avance de los cánceres argentinos, muy por el contrario los han agravado: en algo más de 35 años hemos creado un tercio de argentinos pobres. Y en esto la responsabilidad es de todos.

Los argentinos nos seguimos debatiendo si sería atinado realizar cambios profundos y estructurales cuando se tiene entre las manos un contexto social completamente adverso. Todavía creemos que es mejor no hacer nada que intentar hacerlo. Aún creemos que es mejor apostar nuestro futuro en temores infundados. Cada vez que se nos presenta esta disyuntiva entre el hacer lo que se debe y seguir jugando a los sentimentalismos de poca monta, la máquina de generar pobres no tiene freno: en menos de cuatro décadas hemos multiplicado pobres como nadie lo ha hecho (o al menos como nadie lo hizo en dentro del marco de una sociedad civilizada, democrática y libre) con las banderas del Estado presente, la justicia social y frases populistas llenas de pobreza, subdesarrollo y denigración.

La máquina de generar pobres es tan exitosa que trabaja como debería funcionar un país: mirando e invirtiendo en el futuro. Y esta maquinaria es tan perfecta que hoy tiene entre su combustible el más perfecto de los andares: la mitad de los chicos en Argentina son pobres. Y no hay mejor futuro para la generación de pobreza que nuestros jóvenes no cubran sus necesidades básicas.

En caso de seguir en este estado de discurso que promete siempre esquivar la realidad, el futuro de la próxima generación será un completo cúmulo de pobreza. A aquellos niños y jóvenes que deberán el día de mañana brindarnos un futuro mejor, un futuro de integración, crecimiento y riqueza, un futuro distinto, al día de hoy, la máquina de pobres no nos permite alimentaros ni educarlos, ni cuidarlos ni hacerlos dignos. Simplemente nos permite multiplicarlos para las zozobras políticas del momento que son acompañadas por los negocios impunes de sociedades que no quieren ver los frutos de la libertad, ya que viven del encierro y el sometimiento.

Es sorprendente la pasividad de los argentinos ante una corporación que nos somete sistemáticamente a la creciente pobreza desde hace ya varias décadas y que hoy nos muestra el resultado de su trabajo de una manera extremadamente cruel: ya no solo es gente acechada por una mala alimentación, sino que la perfección de la destrucción humana se nos presenta con falta de educación, drogas que limitan el intelecto y la vida. Además de la violencia y, por sobre todo, la falta de entendimiento en las causas, lo que nos enjuicia con sentencia a un futuro sin nada más que la nada misma.

Continuemos sin cambiar, sin hacer lo que debemos hacer que un día: dentro de poco tiempo más será tarde, tan tarde como irreversible. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
El único motor de la economía es nuestra producción agropecuaria. Somos eso un país agropecuario. País con ventajas comparativas en la mal llamada producción primaria, ya que en el campo se utiliza tecnología de punta, maquinas agrícolas que son computadoras con ruedas. El mundo demanda nuestros granos y carnes con alto valor proteico. Es mentira que no vendemos valor agregado, nuestros productos del campo, valen y mucho, principalmente porque los precios son buenos; aunque bajen en el mercado de chicago, es sólo pasajero. Vendrán tiempos buenos sólo hay que aprovecharlos y no colocarle el pie encima al campo como en el pasado, porque nos habíamos quedado sin caja. No hay que cometer el mismo error y vamos a reducir la pobreza.
1
Las inversiones van a llegar si logramos tener poca inflación, bajas tasas de interés, menos impuestos y tipo de cambio real elevado. la inflación genera depreciación de nuestra moneda y, ésta produce inflación. Un círculo vicioso, claramente. La dirigencia falló y nos condenó de por vida con la generación de una fábrica de pobres y una deuda muy pesada, por no generar los recursos o divisas necesarias. Nuestra dirigencia es alimentada por una sociedad argentina bruta; obviamente no todos, algunos quieren progresar.
Una de las opciones es tener un plan estratégico de desarrollo, pero en una sociedad con tantas cabezas de termos es imposible.