educación
Provincia de Buenos Aires: 2018, el año más conflictivo desde 2002
Por Julio Durand
Si se buscó "no cerrar" la paritaria para obtener un rédito político, a esta altura debe haber varios "arrepentidos" en el gabinete de Vidal. Los chicos son los más perjudicados.

El conflicto docente que se disputa entre el gobierno de María Eugenia Vidal y los sindicatos pasó a ser el de más larga duración desde 2002. A diferencia de 2017 cuando la provincia de Buenos Aires tuvo 18 días sin clases, con el paro de hoy se llega a los 28 días con aulas vacías en lo que va del año, valor que supera a los 24 días acumulados en los últimos tres años.

Así, la provincia de Buenos Aires se quedó con el cuarto lugar -junto con Santa Cruz- en el listado de los distritos con mayor cantidad de días de clases perdidos, como se consigna en el Informe de Conflicto Docente, efectuado por la Escuela de Educación de la Universidad Austral.

Si "no cerrar" tempranamente el acuerdo fue una decisión buscada estratégicamente para obtener un supuesto rédito político, a esta altura del año debe haber muchos "arrepentidos" en el gabinete provincial. Es que el uso político del conflicto por parte del gobierno expresado en la imposición desde el nivel nacional de un tope de 15% sin cláusula gatillo ha desgastado la imagen de la gobernadora en la población.

El desafío para las autoridades se incrementa por la inflación disparada y la pérdida de autoridad moral. No se cuestiona solamente la representatividad de los dirigentes gremiales.

Al fin y al cabo, la dimensión del sistema educativo de la provincia de Buenos Aires representa casi el 40% del país y no es defendible que el ajuste lo deban pagar los docentes con el deterioro de sus magros salarios. Por el contrario, para la opinión pública el gasto público excesivo nunca se da en educación, como además se puede comprobar objetivamente atendiendo a indicadores presupuestarios, deterioro edilicio, etc.

De cara a un año electoral, como lo es 2019, el gobierno debe plantearse el agotamiento de su modelo de ?fragmentación' y buscar una estrategia superadora que lo posicione con un mensaje más ambicioso y a la vez operativo, pasar de la declamación a la ejecución de acciones con impacto real. ¿Qué está dejando como balance de estos años? No se ve mucho para mostrar.

Además, está consensuado en la sociedad que los mayores perjudicados por esta dinámica política deplorable de conflicto con los docentes siguen siendo los chicos de los sectores más vulnerables.

Por otro lado, si se midiera la pérdida en ?días de aprendizaje' de los chicos, ya se los ha perjudicado en más de 100 millones de ?días de aprendizaje' perdidos. Por ende, el frente gremial no puede sostener que defiende la educación pública con este daño gigantesco en gran medida irrecuperable.

La politización lo único que hace es perjudicar a los más vulnerables. Politización por parte de los gremios, que usan extorsivamente los paros y perjudican a los chicos. Politización también por parte del Gobierno, que propone metas incumplibles y, sin embargo, quisieron forzar y tratar de hacer el ajuste por la vía de pérdida del poder adquisitivo de los docentes.

El conflicto docente en el resto del país

A nivel nacional, por el contrario, en 2018 hubo menos días de paro que el año pasado. De esta forma el promedio nacional de días de paro por provincia este año quedó en 17,25 días, sustancialmente por debajo de la cifra de la provincia de Buenos Aires. Veinte provincias cerraron paritarias docentes durante 2018y son solo cuatro las que aún siguen negociando.

Otro dato a destacar es que la paritaria del año pasado se cerró el 4 de julio, mientras que en la actualidad aún no se vislumbra un acuerdo. Hasta el momento, en los primeros tres años del gobierno de María Eugenia Vidal se perdieron 52 días de clase, mientras que en los ocho años de los dos gobiernos de Daniel Scioli se perdieron 95 días en total.

Párrafo aparte merece la comparación de las paritarias obtenidas por todas las provincias en el país con respecto a la inflación en lo que va del 2018: incluso habiéndose aplicado la cláusula gatillo, los aumentos de los sueldos docentes quedaron muy por debajo del porcentaje inflacionario en sus respectivas regiones.

El promedio nacional de las paritarias docentes provinciales que se cerraron durante este año es de 20,11%, dado que en muchas de las provincias se aplicó la cláusula gatillo. Las veinte provincias que llegaron a cerrar sus paritarias han perdido contra inflación que informó el Indec durante el período enero y septiembre de 2018 del 32,4% en el nivel general y del 35,8% acumulado en los precios de los alimentos.

En Buenos Aires el gobierno provincial ofreció un aumento del 31,7%, pero los gremios no están convencidos. Los valores de inflación del Indec suman a septiembre una inflación interanual del 40,5% a nivel nacional y de 40,3% en el Gran Buenos Aires.

La más perjudicada ha sido la provincia de Jujuy que, si bien tuvo un ajuste y ahora cuenta con un 10% de aumento, la inflación que registra la región del Noroeste es del 32,9%. El podio de provincias perjudicadas lo completan Río Negro, en segundo lugar con una diferencia de -18,1%, y La Rioja, en tercer lugar, con -17,9%.

La menos perjudicada, pero igualmente con valores negativos con respecto a la inflación, es Córdoba que tuvo un reajuste y logró un aumento del 30% en una región como lo es la Pampeana que tiene una inflación del 32,1%. La diferencia es negativa en un 2,1%.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Para este año, el aumento ofrecido, y pagado, es del 31,7%, y la inflación acumula 32,4%. Estos paros son claramente políticos, y el perjuicio a los chicos lo producen los sindicalistas, que solo pretenden defender sus posiciones de poder.