Decisión 2016
EEUU 2016: Tecnología para tomar la calle
Por Isidro Braillard Poccard
Los procesos electorales de EEUU siempre marcan tendencias. Cuando todo parecía robotizarse, la tecnología fue utilizada para organizar la militancia.

“Si nadie se queda en casa, el martes ganamos”; “De esta cuadra sólo nos interesa visitar a los vecinos de las casas 605, 635 y 670, el resto son todos rojos”, subraya Emily, organizadora territorial del distrito Woodbridge, Virginia del Norte:

-¿Son rojos?, pregunté.

-Sí, allí ni pierdan tiempo que son republicanos. - Me ordenó.

Los voluntarios demócratas trabajan “puerta a puerta”, casa por casa, visitan a cada una de las personas que, según sus bases de datos, alguna vez apoyaron al partido. Detrás de cada hogar, una historia. Detrás de cada historia, el motivo por el que intuyen que esa familia es azul -demócrata- y argumentos para convencerlos a participar. Todo lo que se hace queda pre registrado en una planilla y, al final de cada día, se comparte toda la información, en un sistema general.
Así vive el equipo de Hillary Clinton la recta final de su campaña.

De lo mágico, a lo que funciona

En la jerga futbolera, existe la máxima que dice: “Equipo que gana, no se toca”. Con el mismo razonamiento, los demócratas -que vienen ganado la últimas dos elecciones presidenciales-, destinan las determinantes últimas horas de campaña para asegurarse que, quienes los apoyaron en el pasado, vayan a votar. Si responden afirmativamente, los invitan a involucrarse para movilizar otros demócratas de sus barrios.

No esperan el toque de magia de algún gurú, ni inventar nada nuevo: son prácticos y organizados. Lo que se planificó se intensifica, lo que no, ni distrae.

Tecnología al servicio del contacto humano

En el 2008, Obama fue novedad por haber utilizado las redes sociales como herramienta de campaña. En el 2012, las posibilidades del big data mostraron que la micro segmentación es clave para ser eficientes con los mensajes. Y en éste 2016 toda esa tecnología fue puesta al servicio del contacto humano. Es un volver al puerta a puerta, a las llamadas telefónicas, y a los mensajes de texto. Pero este volver no implica que sea como antes. En esta nueva era de la militancia las tecnologías son quienes orientan a los militantes. Les dicen a quiénes llamar, con qué argumentos abordarlos y cuál es la manera más eficiente de organizarlos en redes. Es, la tecnología al servicio del contacto humano.

En una campaña, que enfrenta a los dos candidatos con peor imagen de la historia, la responsabilidad de convencer indecisos quedó a cargo de los voluntarios, y la tecnología a su servicio.

¿Cómo? Organizándolos con soluciones tecnológicas como Civic Engagement, desarrollada por Microsoft para poner a disposición de la democracia estadounidense tecnología de punta para profesionalizar su comunicación interna, su conocimiento de la ciudadanía y sus estrategias para llegar a ellos con el mensaje más efectivo. Otra herramienta sorprendente, es la plataforma: Vote Builder, utilizada por el Partido Demócrata para organizar toda su base de datos, en un potente “phonebank” o call y text center que profesionaliza, canalizando de la manera más eficiente, el trabajo de los voluntarios.

En tiempos de infoxicación -saturación de información-, tener un mensaje y un canal ya no es el desafío de una campaña. Tampoco lo es la necesidad de diferenciarse. El desafío para Clinton está en que las minorías que llevaron a Barack Obama a la Casa Blanca, se sientan atraídas por ella. Por lo que, en tiempos de crisis de representatividad, con una sociedad híper fragmentada, en un país donde la participación no es obligatoria. Y en una campaña en la que el principal argumento de cada candidato, es la imagen negativa de su oponente. Todos los esfuerzos, y las tecnologías, están al servicio de motivar y profesionalizar el esfuerzo de los militantes, para que ellos trabajen sobre los que alguna vez lo fueron.

Por Isidro Braillard Poccard, en colaboración con Ángela Paloma Martín, desde la campaña de Hillary Clinton.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.