Justicia y Gobierno
Mani Pulite: Macri danza con el Diablo
Por Ignacio Fidanza
El presidente ingresa en un proceso de consecuencias impredecibles, en medio de un ajuste económico.

No tiene importancia asignar porcentajes a los factores que detonaron el incipiente proceso de Mani Pulite que vive la Argentina. ¿Fue una maniobra alentada por la Presidencia para tapar el caso de los Panamá Papers? ¿La sobreactuación en defensa propia de jueces corruptos, que durante años pisaron las causas que ahora aceleran? ¿Una respuesta al prístino republicanismo que se apoderó de Macri y el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti?

Son todas preguntas menos interesantes que indagar sobre la evolución posible del proceso iniciado. La Argentina de Macri está ingresando en el nudo más complejo – e irresuelto- de la teoría política: ¿Cómo construir un sistema de justicia independiente del poder, que en el camino no derribe la estantería?

Es un debate que tiene además el atractivo de plantear preguntas muy incorrectas para almas simples y bienintencionadas: Los malos, los que roban, los que abusan, tienen que ir presos y sólo con eso ya tenemos un mundo mejor. El problema es que el Diablo está en los detalles: ¿Qué es robar? ¿Un sobreprecio en la obra pública?: Por supuesto. ¿Un sofisticado derivado financiero que metió a la economía global en una de las crisis más graves de la historia, destruyendo el futuro de millones de vidas? No está claro.

Macri está ingresando en el nudo más complejo – e irresuelto- de la teoría política: ¿Cómo construir un sistema de justicia independiente del poder, que en el camino no derribe la estantería?

La revista The Economist, una publicación que simboliza los ideales republicanos y libremercadistas de Occidente, acaba de plantearse en su última edición algunos de estos interrogantes. Tomando el caso de Brasil, advierte que la caída de Dilma puede envenenar la política brasileña durante años, así como llevado a sus extremos, el proceso abierto por el juez Sergio Moro requiere no sólo el procesamiento de Dilma y su vice, sino de prácticamente todo el Congreso. La pregunta es obvia: ¿En donde se apoya entonces el sistema para superar la crisis? Una nueva elección. Perfecto, pero la historia reciente advierte que los vacíos de poder, el hastío generalizado, son el escenario propicio para que surjan los Berlusconi, los Trump, los Kirchner, los Chávez, que se quedan con todo. ¿O ya nos olvidamos que Kirchner y Chávez fueron la aclamada renovación que surgió tras la implosión de los sistemas políticos de Venezuela y Argentina?

Leones con piel de oveja a los que habrá que aplicar un nuevo Mani Pulite y así la historia se vuelve circular.

Mal momento para improvisar

Macri debería repasar con muchísima atención la experiencia de Fernando de la Rúa. La amnesia es un deporte nacional, pero no le está permitido al Presidente.

Lo único que no puede hacer el Presidente ante una situación tan delicada como la que se despliega en estos momentos, es dejarse arrastrar por los acontecimientos. Las frases hechas sobre la independencia judicial –que es bueno recordar se trata de un ideal extremo que la política, por suerte, viene problematizando hace siglos para evitar la tiranía de los jueces-, son buenas para decir a los columnistas de los domingos, pero no sirven como programa para un Gobierno que deberá lidiar con las consecuencias reales del proceso.

Es por eso que el gobierno de Macri dice una cosa, pero mantiene en operaciones a Daniel Angelici. El problema no es Angelici, el problema son las contradicciones. Por eso miremos De la Rúa, no como comparación sino como aprendizaje.

Macri debería repasar con muchísima atención la experiencia de De la Rúa. Hoy como entonces, aparece un ala que impone al gobierno la agenda de la lucha contra la corrupción como eje, cuando el Presidente está abocado a resolver el descalabro macroeconómico.

Ahora como entonces, tenemos un ala de la coalición del oficialismo que viene con una agenda de lucha contra la corrupción como eje central, una idea ajena a Macri, que está centrado en el reordenamiento económico y que la Argentina vuelva a crecer, un anhelo mayoritario por otro lado. Ahí está Brasil para recordarnos que las crisis políticas no son neutras: El año pasado su economía tuvo una histórica contracción del 4 por ciento que podría repetirse este año.

Como sea, el honestismo como idea política es la posición que visibiliza Lilita Carrió, pero que la excede y que incluye a factores de poder real –esos que se fortalecen con un sistema político débil- y tal vez algún interés geoestratégico. ¿Está equivocada entonces Carrió? No. La corrupción es una lacra muy extendida en la Argentina, que ha lastrado buena parte de los procesos mejor encaminados de nuestra historia. No hay respuestas fáciles para la situación actual.

Por eso, Macri puede hacer casi todo menos una cosa: No tener una idea clara sobre como se entra y como se sale de este proceso. Hoy lo que se ve, como entonces, son contradicciones. Entre un ala que agita el Mani Pulite y otra que busca atemperarlo. Pero sin coordinación. Esto envía mensajes confusos a la política, que puede ingresar en un peligroso círculo de paranoia y vale todo.

Estamos en la puerta de una situación estilo tiroteo en la cantina, donde todos les tiran a todos y al final sólo se salva el cantinero. ¿Quién será el próximo cantinero?

El tema da para mucho más que una columna y se podría analizar porqué, por ejemplo, las mismas potencias que nos alientan a ser implacables con la corrupción, protegen a sus ex presidentes hasta con indultos, como ocurrió en el caso de Nixon.

Macri tiene hoy un margen de maniobra macroeconómica más holgado que De la Rúa. Pero tampoco le sobra mucho. La opción que plantean algunos destacados analistas es pertinente pero no es en rigor una opción: ¿Cuánto conflicto puede tolerar la sociedad para terminar con la impunidad? ¿Impunidad o despelote?, se pregunta Marcos Novaro en La Nación.

Visto desde la Presidencia la respuesta es obvia: El único lujo que no puede permitirse un Gobierno es el caos. De hecho atenta contra su propia denominación. Pero el mérito de Novaro es que su pregunta lleva a otra más pertinente: ¿Cómo se reduce la corrupción en países tan corruptos como la Argentina, donde permea todos los estamentos, sin llevarse puesto el sistema?

Esa es una buena pregunta para Macri.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
7
SI QUIEREN HACER UN MANU PULITY ESTA BIEN HAGANLO PERO PREPARENSE TODOS POR QUE TODOS LOS POLITICOS Y LOS EMPRESARIOS MAS IMPORTANTES SEGURO AL 100% QUE TERMINAN TODOS PRESOS INCLUIDO MACRI Y TODO EL GOBIERNO COMPLETO ACTUAL POR QUE LA ROÑA LE LLEGA TODOS HASTA A LAS OREJAS EN ESTE PANTANAL QUE ES LA POLITICA ARGENTINA Y LA OBRA PUBLICA QUE TIENE UN PORCENTUAL DEL 45% DEL PBI NACIONAL ENTERO INCLUIDAS PROVINCIAS MUNICIPALIDADES .........NO CREO QUE MACRI PUEDA SOBREVIVIR A UN MANU POLITY SIQUIERA PARCIAL Y POR UKLTIMO ESO CREARIA UN VACIO DE PODER Y ESO ES MUY MALO YA QUE LA UCR NO EXISTE Y EL PJ NO ESTA MUCHO MEJOR POR QUE ESTA EN TERAPIA INTESIVA MORIBUNDO
6
ah, hagamos así, no nos metamos como ciudadanos porque si no la cosa puede empeorar, eso suena igual a las palabras de Moyano cuando dice que el presidente no debería vetar un lay, porque sino......
En este país está enquistada la mafia peronista/fascista en todos los ordenes, poderes y estratos sociales, inclusive en el periodismo, que ya en las últimas semanas cuestionan, que si figuras nefastas como CFK van presas, el país entra en un estallido social.

Saben que muchachos, basta, tomemos el toro por las astas, nosotros, los ciudadanos, que siempre terminamos en, "yo hago la mía, porque esto no cambia más"

Que país extraño, hay naciones que tuvieron que levantarse de cosas mas extremas y devastadoras y nosotros, después de 70 años, no podemos extirpar ese cancer maligno del cual padecemos.
PERONISMO = CANCER ARGENTINO
5
Kirchner fue una aclamada renovación? Ganó con el 22%, y Chávez es dudoso que tuviera elecciones limpias. Distinto fueEvo.
4
La respuesta quizás sea determinar hasta donde avanzar ahora, este año , en la lucha contra la corrupción en la que estuvieron involucrados los principales funcionarios del pasado gobierno . En todo caso , avanzar sobre aquellos involucrados en actos de corrupción en los ámbitos municipales no parece que pueda afectar la marcha del gobierno nacional y tampoco generar disturbios considerables en las calles. Quizás todo lo contrario.
3
Los masones de la P 2 italianos recomiendan a mauri que no avance con el mani pulite porque va destrozar la economia como paso en italia en 1995, de la cual aun no se recuperan. Italia paso de ser la tercera economia mundial a ser la 17 luego del mani pulite. Porque estos procesos en solitario no sirven. Al ver riesgo los ladri empresarios se van a otro lugar donde no los joden y vos te quedas con la justicia pero en bolas
2
En USA hay que arrodillarse ante la ley para no tener que arrodillarse ante un tirano.


Lo que hizo Nixon, en Argentina lo hacen los chicos de 12 años. El hombre no se hizo multimillonario robandole al Estado, grabo las conversaciones de la oposicion. Y su indulto fue simbolico. No comparen peras y naranjas
1
La realidad, es que la corrupción pudre todo sistema, y arrastra consigo todo lo bueno; sigo creyendo en que el Poder Judicial debe ser independiente, como que solo debe estar integrado por los mejores, y los concursos sin ser manipulados, pueden ser muy buenos para eso. Por último Macri -a quien voté y apoyo- debe saber que tiene que exorcizar a varios de sus allegados, si quiere entrar por la puerta grande en la historia; el sabe como se roba, y lo a hecho con Caputo, Calcaterra, Edgardo Senzón, Grindetti, y con su primo Jorge en Vicente López -por eso lo aborrece María Eugenia Vidal a Jorge Macri- su arte estará, en saber desprenderse de ellos y marcar una diferencia, un verdadero cambio. Cambiemos.