Gobierno
El uso de los trolls desprestigia a Macri
Por Ignacio Fidanza
La gendarmería mediática de Cambiemos reproduce lo peor del kirchnerismo.

Los daños más graves a los gobiernos no suelen provocárselo los opositores, sino sus fanáticos. Mauricio Macri proyecta la idea de un gobierno sensato y técnico que busca abordar de manera racional los enormes desajustes que heredó. Sin embargo, ese despliegue de buenos modales tiene ruido de fondo.

Una horda de trolls y voceros desequilibrados cruzan las redes sociales y el debate público, replicando la lógica kirchnerista de traducir cualquier discusión o simple pregunta en un ataque que necesita una respuesta aleccionadora. El subtexto de esa reacción se nutre de una tradición intolerante, que tuvo en la Argentina picos de tragedia y hoy se expresa en la decadencia de un Fernando Iglesias, que tiró por la ventana sus pergaminos de pensador incisivo, para subirse al paravalanchas.

Macri no necesita estas ayudas de los que "defienden todo", que además dañan su prestigio. Fue un error convertirlo en diputado. Envió una señal nociva, de premio a la irreflexión. Pero lo que ocurre no es un malentendido. Proviene de la admiración secreta de los gurúes de la comunicación del PRO por los dispositivos que en su momento montó el kirchnerismo, como el rol de "fighter" mediático que tenía Aníbal Fernández, que a su vez, replicaba el modelo madrugador de Carlos Corach.

Macri proyecta la idea de un gobierno sensato y técnico que busca abordar de manera racional los enormes desajustes que heredó. Pero ese despliegue de buenos modales tiene ruido de fondo.

De Corach a Fernando Iglesias, pasando por Aníbal, en el camino fuimos perdiendo densidad política y sumando grosería. Macri no lo necesita. Si el programa de su administración es ir hacia la construcción de una sociedad moderna, debería cuidarse más de los Bracescos propios, que de aquellos que nunca le concederán nada. La intolerancia alentada desde el poder abre la puerta a los peores demonios.

Ponderación, paciencia, mesura, eso hace al corazón de los gobiernos desarrollados que admira Macri. Que por cierto, no tienen ejércitos de trolls ni periodistas militantes a su servicio.

Debatir con serenidad temas complejos como la manera en que combatimos la corrupción con eficacia, mientras mantenemos el debido proceso y evitamos la venganza judicial; o como balanceamos libertad de expresión y periodismo responsable; gestión eficiente y falta de controles; hacen a la esencia de una democracia madura.

En estos meses asistimos a una polémica ridícula sobre la existencia o no de un lugar llamado Corea del Centro, para caracterizar de manera burlona al esfuerzo de periodistas como María O' Donnell, Matías Longoni, Ismael Bermudez, Marcelo Longobardi, Carlos Pagni, Ernesto Tenembaum o Hugo Alconada Mon, por hacer su trabajo. Es decir, ensayar una mirada crítica sobre el presente.

El Gobierno debería ser el primero en alarmarse ante la expansión del marco cultural de la grieta, que va engullendo al país en un Boca-River infinito, brutalizando a una sociedad que necesita -sobre todo- ejercitar la tolerancia.

Pero acaso en la Casa Rosada estén fascinados con el blindaje mediático que les ofrecen algunos periodistas, que se convirtieron en todo aquello que criticaban. Mala idea, nada bueno ocurre nunca cuando los gobiernos eligen celebrar a los ultras, en vez de identificar en ellos, la semilla de su propia decadencia.

LPO sufrió esa pulsión, cuando al inicio de la actual gestión reveló que Macri había desviado el helicóptero oficial para llevar a su ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, a su country, aterrizando en el campo de Polo. Era a todas luces una conducta impropia, que abusaba de bienes públicos. Pero se entendió como un ataque y el castigo se descargó en toda su furia contra este medio y este periodista.

La dinámica se repitió esta semana, luego que expusiéramos el grave error del director de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, que construyó un puente casi un metro más angosto de lo previsto, que impedía el paso de trenes. Hay atrás de esa historia, otra de contrataciones que eludieron los circuitos formales del organismo, en un afán de velocidad o acaso de negocios irregulares.

Se trata de debates serios que hacen a la seguridad cotidiana de decenas de miles de personas. Un puente no es un chiste de Fernando Iglesias. La imagen de macristas festejando que después de cortar las barandas con amoladoras, ahora sí, los trenes pasan, hablan por sí solas.

Veamos otro ejemplo. La combinación de la Jefatura de Gabinete apropiándose de la base de datos de la Anses, con el escándalo en ciernes que enfrenta ese organismo por la licitación direccionada a Telefónica -antiguos empleadores de su titular, Emilio Basavilbaso- de call centers por 300 millones de pesos, no anticipa nada bueno.

Campañas, bases de datos, granjas de usuarios falsos para operar sobre las redes sociales, calls centers, eventuales violaciones a la ley de Habeas Data, manipulación de audiencias, fake news, big data, son eslabones de un modelo que ya conocemos. Putin, Trump, Ucrania, Cataluña, México. Todos sabemos de que estamos hablando.

Macri tal vez crea que esa maquinaria disciplinadora es un mal necesario, mientras intenta concretar la transformación cultural del país. Es un error además de una contradicción, que puede comprometer su legado en un costado tan sensible como la libertad de expresión y el juego limpio electoral. 

Tiene el poder político para terminar con los trolls como política de Estado y moderar a sus periodistas militantes. Si lo hace, lejos de perder poder ganará autoridad.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
26
Humildemente creo que , y para que se tome en serio ,los temas que se tiran en esta nota NO deberían ser una nota de opinión . Los temas mencionados son deleznables para la democracia sana que todos pretendemos , entonces aporten todos los datos y pruebas necesarias para que en una nota así, demuestre la seriedad y confiabilidad del quien escribe. No es aporte , tirar la piedra y esconder la mano.
25
Te felicito fidanza. Veo k sos el unico periodista independiente k queda para hacer publico la erdad sobre este gbno k esta haciendo las peores practicas del ki hnerismo. Todos los demas periodistas incluido longobardi k antes lo escuchaba ahora son todos opersdores del oficialismo.solo keda pagina 12 y el grupo indalo k por eso macri a traves de abad kiere mandarlo a la kiebra para k lo compre algun amigo de el.por 2$
24
Sr Fidanza, Usted -espero que involuntariamente- está contribuyendo con sus artículos y comentarios a la confusión general. Debería distinguir entre los llamados "trolls" (digamos, para que se entienda, los "ciberKKs" pasados o los "ciberPRO" actuales) de los ciudadanos que opinamos con absoluta libertad y sin interés mezquino. Y debería admitir también, desde mi modesto punto de vista, que la prensa o periodismo "tradicional" ha venido y viene cometiendo gruesos errores por acción o por omisión. Incluyo en esto último al periodismo escrito, online, y televisado. Ese periodismo tradicional que viene perdiendo terreno en la credibilidad pública.
23
Creo que analizado desde un punto de vista neutral, como vos lo encaras, la vision es como tu articulo; pero cuando la mayoria de la clase media fue insultada,con impuestos distorsivos en ascenso, narco y mafias en crecimiento, justicia complice, corrupcion en todos los ambitos,DDHH mintiendo en todos lados, lleva a que la sociedad cuando quieren estos sectores avanzar en contra de la republica para lograr impunidad y seguir con los negocios delictivos, reacciona y defiende desde su humilde trinchera que son los foros y las redes, a este gobierno como puede. No son trolls , es la sociedad que se defiende y con periodistas que se prestan, quizas inconcientemente, a esos ataques
22
Una frase para recordar de este autor: " Mauricio Macri proyecta la idea de un gobierno sensato y técnico que busca abordar de manera racional los enormes desajustes que heredó.". Realmente, heredar un bajísimo endeudamiento, fue un "enorme desajuste que heredó". Esa frase al comienzo del artículo, desalienta encontrar cualquier observación objetiva posterior.
21
Entiendo perfectamente; aunque algunos comentarios no los comparto, en lo que difiero es en la óptica, por ej.
?El Gobierno debería ser el primero en alarmarse ante la expansión del marco cultural de la grieta, que va engullendo al país en un Boca-River infinito, brutalizando a una sociedad que necesita -sobre todo- ejercitar la tolerancia.?
Y varios párrafos parecidos, yo he leído miles de trolls, y otro tanto de miles que no eran trolls, incluso gente que conozco, que no hubiese creído nunca que pudieran hablar con tanto desprecio de un ser humano, que se jactara de una muerte, que ninguneara otra persona, un dolor, incluso su propio padecer; entonces yo me pregunto; Podemos afirmar que al gobierno no le conviene que se expanda la grieta?
20
Porque sera que cuando los lectores no son dóciles y no le creen o difieren en la interpretación del periodista pasa a ser troll del gobierno ya parecen nelson castro o mauro viale chicos, admitan cuando se equivocan como hace el gobierno pero interpretar todo negativo en cualquier ocasión los deja mal parados

Igual tranquilos ya están perdiendo mucho frente a gente como El Presto y van a tener que amoldarse a los tiempos
19
No estiendo al periodismo argentino actual. Ustedes operan y escriben notas sin chaquear la información y los lectores son los
trolls. Si ustedes reciben aprietes de funcionaros, deben darlo a conocer. Pero prefieren creer que los lectores que critican su trabajo son pagos sin ninguna prueba.
18
A este nabo le pagan por escribir estas pelotudeces?
17
Me parece una buena reflexión. vivimos una situación de intolerancia q supera de lejos la q me disgustaba del gobierno anterior. las redes sociales están llenas de "más papistas q el papa" q dicen y muestran cosas desprovistas de cualquier rasgo humanitario, con tal de proteger al gobierno actual. no podemos olvidar q cualquier fanatismo en la historia de la humanidad, la llevó a lugares de los q es muy difícil volver y q dejan huellas por siglos. yo me propuse dejar de retroalimentar esta locura, no soy nadie importante, pero los invito a hacer lo mismo.