Cambiemos
El tiro del final
Por Ignacio Fidanza
En su peor momento el Gobierno apela a un kirchnerismo de emergencia -se presume acotado-, con la promesa de evitar el regreso del populismo.

La génesis de la claudicación ideológica que Macri anunció este miércoles se puede rastrear en la opción inicial por el gradualismo, que no fue otra cosa que la fantasía de un gobierno sin costos. Pero el detonante de estos días aciagos lo podemos encontrar en aquel fin de semana de locos en Olivos, cuando contra todos los pedidos, Macri decidió ratificar a Marcos Peña en su cargo.

Lo que se obturó en ese momento fue la posibilidad de un desplazamiento en la administración del poder que sacara el foco de lo mediático electoral y se enfocara en ampliar la base política y mejorar la gestión. No es un problema de nombres sino de prioridades. Si lo único que importa es reelegir, se puede pasar del gradualismo socialdemócrata al déficit cero y de ahí al kirchnerismo paladar negro.

Ataque alfonsinista

La lección que con dolor está aprendiendo Macri es que el norte electoral no resuelve la política y los problemas que esta acumula, se pagan con votos. Está encerrado en el laberinto que él mismo se empeñó en construir y ahora todo se reduce a una apuesta final: Ganar el ballotage. Un momento divino que repare todos los errores.

Macri se asoma al final de su mandato con la coalición que lo llevó al poder en riesgo de fractura, con casi el doble de inflación y más del doble de deuda externa, con más pobres y con la economía en recesión. Y la bala del final es volver al recetario más duro del kirchnerismo paladar negro: congelamiento tarifario, controles de precios, créditos subdidiados. Si eso no es un fracaso, se parece bastante.

El gobierno sugiere que así como hace falta que la inflación suba, para que después baje de verdad y no de mentira como antes, también necesitamos un poco de populismo, para evitar su regreso. 

Le queda la promesa implícita de que se trata de un pequeño detour, un ligero respiro populista para pasar el sofocón electoral y luego retomar con entusiasmo el ajuste postergado y por consiguiente, agravado. Un mal necesario para evitar que nos convirtamos en Venezuela, que vuelva la locura, que el mundo nos desconecte.

Es decir, así como hace falta que la inflación suba, para que después baje de verdad y no de mentira como antes, parece que también necesitamos un poco de populismo, para evitar su regreso. 

Lo extraño es que Macri ganó las elecciones y llegó al poder por encarnar una reacción contra lo que ahora instrumenta. Y aquel Macri que cuestionaba las inconsistencias macroeconómicas, ahora busca su reelección apelando a aquellos atajos que impugnó.

Y con la misma cara de enojados que dijeron que había que aguantar los aumentos de tarifas, porque ya no se podía seguir viviendo gratis, ahora anuncian gloriosos que las subas se dejarán sin efecto. Porque hace falta alivio. Justo cuatro meses antes de las elecciones.

El problema no es el oportunismo electoral, que es lo mínimo que se le puede pedir a un político profesional, el problema es la falta de rumbo, la inconsistencia, la insoportable levedad del video que intenta recrear una familiaridad con el pobre que se sacrifica, ya no se sabe muy bien porqué. Porque el cansancio alcanza hasta las explicaciones. Se le nota a Dujovne, a Sica, pero también a Macri, cuando apela a un vago "hacemos lo mismo que todos, ¿porqué nos va a ir mal?".

Varados entonces en este camino polvoriento, sólo queda preguntarse: ¿Funcionará?

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
16
Muy cierto Ignacio, la ultima bala que le queda al presidente es un ligero respiro populista para pasar el sofocón electoral y luego retomar con entusiasmo el ajuste postergado y por consiguiente, agravado. SOCORROOOOOOOO.....
15
Ganoscioli ---Cuánto te creés que puede durar el payaso zombie de Macri en una nueva presidencia con le herencia de mierda que dejaría a su propia corrupción y competencia?
14
El Ángel Exterminador se prepara para darle el rayo final a la empresaria hotelera.
13
Asi que este gobierno tiene un problema de base política y "de gestión"??? sos muy liberal nacho!!
12
Cómo les gustan los lugares comunes a los opinadores...
Ahora resulta que el gobierno hace "kirchnerismo" por ¡una! medida.
Primero y excluyente, para "hacer kircnerismo" el Presidente tiene que poner la cara. No esconderse en la casa de un extra. Cadena Nacional y a anunciar. Segundo, y no menos importante, es que se "hace kirchnerismo" redistribuyendo, no "aliviando".
Por último: ¿de qué control de precios hablamos cuando le damos 10 días a los formadores de éstos para que los aumenten a discreción antes de prestar sus productos al "acuerdo de caballeros"? No jodamos.
11
William....????
Fuaaaaaa.....
lo mataste.... ajaja
10
Ya se van, perdieron 10% en entre rios con respecto a 2015. A la clade media solo la engañaron en 2015 a fuerza de los monopolios mediaticos, porq estaba bien economicamente. Ahora vuelven a votar a cristina como en el 2011
9
El último bastión dogmático de Cambiemos es la inevitable candidatura de Mauricio a reelección. Se lo cargan el círculo rojo y aliados?
8
ganar el balotage? querido mío, leí bien? ganar el balotage?
yo cuando escribo trato de no escabiar, sino también corro el riesgo de poner pelotudecer,
pero esto es así , cada uno cree hasta donde le da la fe...
7
Lo que no se siente ni se cree no funciona y lo saben, solo procuran estirar lo más posible la agonía: en cierta forma pecan de ingenuos; creer que pueden continuar en el poder es de tontos...