campo
Por una agroindustria fuerte y representativa
Por Diego Cifarelli
El campo seguirá teniendo un Ministerio de puertas abiertas como aliado estratégico para aumentar la producción y las exportaciones.

La decisión del presidente Mauricio Macri y del jefe de Gabinete Marcos Peña de mantener el rango de Ministerio a Agroindustria es sin duda alguna un paso fundamental para lograr el objetivo de tener un sector fuerte y representativo.

Los números y el crecimiento que viene mostrando la agroindustria son contundentes y muestran el verdadero grado de importancia de un sector pujante y clave a la hora de eliminar el hambre, reducir la pobreza y generar empleo genuino y arraigo en el interior. Actualmente la actividad agroindustrial aporta el 18 por ciento del PBI argentino. Y el campo en su conjunto invierte alrededor de 40 mil millones de dólares por año representando el 60 por ciento del total de las exportaciones del país.

Hay mucho por trabajar y mejorar en materia de competitividad. Hoy nuestro país se ubica en el séptimo puesto como productor mundial de alimentos. Sin embargo, no figuramos en el ranking de los 10 principales exportadores.

Para que la agroindustria siga creciendo y aportando recursos a todos los argentinos es primordial contar con la representación política adecuada manifestada en los hechos en un Ministerio de Agroindustria de puertas abiertas y funcionarios competentes, tal como ocurre en la actualidad. Tenemos claro que la única forma de ir aumentando de manera significativa la capacidad productiva del país es a través de un Ministerio fuerte capaz de consensuar con el resto de las carteras y el propio presidente de la Nación la toma de decisiones.

El trabajo público-privado que venimos realizando hay que profundizarlo evitando errores del pasado con una mirada integradora hacia el futuro en un mundo que está esperando con ansias que volvamos a ser un gran mercado de alimentos.

Las medidas tomadas por el Gobierno en diciembre de 2015 ayudaron a poner en marcha al sector agropecuario que -durante los últimos años- venía frenado por los vaivenes de la política y la economía que impedían a los productores y a la industria mostrar su verdadero potencial. El notable crecimiento de la producción de trigo a partir de la eliminación de retenciones y de las trabas a las exportaciones es la demostración que con reglas de juego claras y con apoyo explícito por parte del Estado es posible alcanzar metas impensadas un tiempo atrás.

Las estimaciones oficiales indican que durante la campaña 2017/18 la cosecha de trigo en la Argentina se ubicará en torno a las 20 millones de toneladas. Lamentablemente el cambio climático nos está jugando una mala pasada. Hoy hay millones de hectáreas afectadas por las inundaciones y nos resulta impredecible saber con certeza si podremos cumplir este objetivo. Pero, indudablemente, sabemos que tarde o temprano conseguiremos grandes cosas si continuamos por este camino.

Al mantener el rango de Ministerio, la agroindustria una vez más obtuvo un merecido reconocimiento de un Gobierno que mira al sector como un aliado estratégico para que la Argentina salga adelante definitivamente con políticas a largo plazo. Esto es digno de destacar.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.