tarifas
Dale gas
Por Rodrigo Álvarez
Los argentinos nos encontramos nuevamente frente a una discusión trascendental para el desarrollo nacional: el abastecimiento de la energía.

La situación es crítica, la Argentina importa un tercio del gas consume y se estima que la demanda de gas crecerá al menos 25% durante la próxima década. Para abastecer el creciente consumo existen caminos alternativos: se produce localmente, se importa o ambas, con el agravante de que la capacidad para importar es limitada y se utilizan combustibles más contaminantes y caros. La energía que se importa termina repercutiendo en la tarifa o en los subsidios, que finalmente derivan en un mayor desequilibrio fiscal.

El déficit de gas alcanza los 30 millones de m3 diarios, cifra que aumenta constantemente por la falta de un esfuerzo adicional para el desarrollo de la producción nacional. Si esta dinámica se mantiene, el rojo se duplicará en 2019.

La pregunta relevante es ¿queremos depender del gas importado o se va a hacer el esfuerzo para desarrollar la producción local? ¿queremos generar empleo, riqueza y recuperar la soberanía energética o si seguiremos fomentando el desarrollo de otros países como Trinidad y Tobago o Qatar? La respuesta se vuelve más evidente cuando entendemos que el gas que necesitamos para cubrir ese déficit está disponible en la Cuenca Neuquina. Lógicamente, para extraer este recurso es necesario reconocer un precio que incentive la inversión.

Haber mantenido precios bajos entre 2002 y 2013 derivó en la crisis del sector. Es básico, cuando el precio de venta no genera rentabilidad, la inversión no llega. Paralelamente, cuando el precio al consumidor no refleja la escasez del bien que se vende, su consumo crece sin restricción. De hecho, los argentinos consumimos en gas por habitante 60% más que nuestros vecinos. El efecto combinado de baja en la producción y demanda sobreestimulada generó un déficit de US$ 25.000 M en los últimos tres años.

La producción volvió a crecer sólo cuando se estableció un precio razonable con el Plan Gas en 2014. Con el nuevo marco, la producción en Neuquén creció 20% acumulado siendo un tercio del gas desarrollado con técnicas no convencionales (shale gas y tight gas). Con esta contribución se logró aportar más de la mitad del total del gas nacional.

Precisamente, los yacimientos de gas no convencionales neuquinos se ubican entre los más importantes del mundo. Al abundante recurso se suman gasoductos troncales ya instalados con capacidad ociosa (equivalente a lo que se importa) y una industria sólida, cuyas empresas y recursos humanos cuentan con el know how necesario.

Con el actual nivel de desarrollo tecnológico de la industria, el tight gas por si sólo no constituye una solución: sólo permite acotar el déficit energético por un período limitado. Es por ello que urge generar las condiciones para el rápido desarrollo del shale gas. Sólo la extracción del shale gas alojado en Vaca Muerta puede revertir las tendencias actuales, eliminando la importación para 2021-2022.

Es imprescindible que el Gobierno Nacional genere el marco económico adecuado, estableciendo un precio rentable y previsible para la actividad. Lógicamente se trata de un condición necesaria pero no suficiente. Otros actores de la industria como las provincias y los municipios deben contribuir brindando seguridad jurídica y asegurando paz social. Las empresas, movilizando capital, tecnología y talento para generar empleo y desarrollo en las comunidades locales. Los sindicatos, impulsando una mayor productividad que permita ganar competitividad y generar más fuentes de trabajo, con vínculos laborales justos y equitativos.

Queda claro que tenemos las condiciones para recrear una revolución en el sector que permita no sólo desarrollar la industria del gas, sino también la química, petroquímica, metalúrgica y todas aquellas actividades que requieren intensamente de energía.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
"Discusión trascendental", ya es tarde, regalamos nuestro patrimonio en los 90.