Editorial
¿Es una porquería la Constitución ?
Por Diego Armesto
El ex juez Eugenio Zaffaroni dijo que nuestra Constitución es una porquería. "Es de 1853, fue reformada a los ponchazos y tiene parches por todos lados”, sostuvo. La importancia de valorar la carta magna.

En primer lugar resulta fundamental entender que es una Constitución, y nada mejor para definirlo que leer al Convencional Constituyente Juan María Gutiérrez que en 1853 nos decía “La Constitución no es una teoría como se ha dicho; nada más práctico que ello; es el pueblo, es la Nación Argentina hecha ley”, por lo tanto, el ex Ministro de la Corte pareciera que no entiende el alcance de tal concepto, y frente a sus dichos solo demuestra el desprecio hacia la carta fundamental, donde es sano recordar que él mismo integró la “comisión de redacción” de la reforma de 1994, y juró por ella cuando se fue designado Juez y miembro de la Corte Suprema.

Es llamativo escuchar a un personaje público considerar a nuestra Constitución como una “porquería” o que está llena de “parches”. Seguramente podemos criticar muchos institutos incorporados en 1994, por cuanto la Reforma tenía una finalidad política: permitir la reelección presidencial a cambio de la atenuación del presidencialismo.

Lamentablemente lo que finalmente ocurrió fue todo lo contrario, pero ese es otro debate. Por estos argumentos es que estoy convencido que es fundamental la revalorización, comprensión e importancia de la Constitución, por cuanto esta es un conjunto de reglas declarativas, perceptivas y imperativas, que ordena el poder, distribuye competencias y reconoce los derechos humanos fundamentales a todos, y que esta misma es dictada por

el pueblo, quien es el verdadero dueño de la soberanía, y sólo este tiene el poder para dictar la misma por medio de sus representantes.

Este llamativo resurgimiento del republicanismo por parte de algunos sectores es sugestivo pero sano, porque es la Constitución la que debe dar las respuestas, no el capricho circunstancial de aquellos que ayer no creían en las reglas establecidas en la Carta fundamental y hoy son sus fervorosos custodios.

Nada mejor que hacer nuestras las palabras pronunciadas por el convencional Facundo Zubiría ese 1º de Mayo de 1853 -quien, en un principio, se había opuesto a la sanción de la Constitución-: “…quiero ser el primero en jurar ante Dios y los hombres, ante vosotros que representáis a los pueblos, obedecerla, respetarla y acatarla hasta en sus últimos ápices, en el acto mismo que reciba la última sanción…”.

Esta nueva administración de gobierno y la sociedad en su conjunto tenemos la obligación de volver a los valores establecidos en nuestra Constitución. La Constitución no es una “porquería”, seguramente deberían revisarse algunos de sus textos, pero debe seguir siendo nuestra hoja de ruta, esa que nos permita transitar el camino luminoso hacia una Argentina con más igualdad, equilibrada, con mayor desarrollo, sin falsas antinomias y que promueva una mejor calidad de vida para todos sus ciudadanos.

google.com:443":{"supports_spdy":true},"0.docs.google.com:443":

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Hubiera sido interesante saber los motivos por los que afirma eso. Ya habia dicho una vuelta (por el 2008 creo) que el código penal argentino estaba destruido, unas razones eran porque no iban con su cosmovision y otras, más técnicas, por ej. cuánto es la pena máxima que un juez puede dar, pues afirmaba debia acudir a un tratado internacional.
De todas maneras este ex-juez nunca fue garantía sino del poder. Cuando estaban los militares negaba habeas corpus y hoy que tenemos tantos problemas con mafias y narcos es garantista acérrimo.
Aun así me hubiera gustado saber porqué dijo lo que dijo, siempre es interesante escuchar a alguien que conoce mucho, tiene experiencia y sabe exponer.
1
La constitución es una porquería, claro que sí, pero no concuerdo con Zaffaroni en la forma en que descalifica a dicho ordenamiento jurídico. Basta con apreciar la importancia suprema que le da al culto católico, poniendo en un pie de desigualdad a otras religiones del país, La Nación, como tal no debería sostener ningún tipo de culto puesto que es una manifiesta parcialidad en pos o en contra de cierto intereses y cuyo peso tuvo desenlace en la redacción del último Código Civil y Comercial. Aclara que la Propiedad es INVIOLABLE, eso sí, los derechos y garantías de los seres humanos NO. ¿Cómo puede ser que una constitución le de importancia mayor a la propiedad que al ser humano? De su redacción compleja se han desprendido miles de fallos, la jurisprudencia avala que los jueces no paguen impuestos a las ganancias por lo que establece el artículo 110! y por último la conocida frase de " el pueblo no gobierna ni delibera ni gobierna SINO a través de sus representantes" ¿Qué democracia es esa entonces? ¿ Adopta la forma republicana de gobierno cuando un Presidente avasalla esta forma con DNU? tiene sus cosas buenas y malas, más injustas e inmorales en mi opinión, ergo es una porquería