Ciudad
Las razones del triunfo de Larreta
Por Claudio Romero
Los resultados electorales nunca son casuales ni mágicos, siempre dependen del nivel de dedicación y atención de los gobernantes. El éxito de conjugar política y gestión.

El secreto del éxito electoral y la reelección de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires radica simplemente en la inteligencia de combinar dos factores absolutamente complementarios y necesarios entre sí: política y gestión.

Sin una política de cercanía y atención permanente a los reclamos de los porteños, sin una respuesta política adecuada a los deseos generalizados de establecer un modo de vida en la ciudad que responda a la funcionalidad, estética y eficiencia de sus estructuras, el jefe de gobierno no hubiera cosechado ese poderoso 55% de votos, porcentaje nunca antes alcanzado por otro candidato ni otra fuerza política que Juntos por el Cambio en una primera vuelta.

La gestión administrativa de Rodríguez Larreta, con claros y significativos rasgos keynesianos, relevantes en la intención de lograr un presupuesto público equilibrado, sin déficits, y el estímulo para una fuerte inversión en obras públicas para generar empleo en blanco y de calidad, definió que la prolongación de la buena política en obras públicas conduce al éxito y a la aprobación de la sociedad en las urnas.

Para el año 2019 el gobierno de Rodríguez Larreta se había propuesto llegar a un presupuesto público equilibrado, sin déficit, y por esa razón desde el año 2016 el gasto de capital de CABA como porcentaje del gasto total del distrito comenzó a subir, pasando del 14% en 2015 a un 18% en 2016, y a un 20% en 2017.

Aun cuando la crisis económica desatada a partir de la devaluación registrada en abril de 2018 obligó al gobierno de la Ciudad -como al resto de los distritos del país- a modificar sus planes originales de gestión, y el gasto de capital pasó a ser del 19,1% en 2018, y del 16% en 2019, la población de la capital argentina reconoció generosamente la planificación estratégica y la intervención acertiva del Estado para eludir la creación de empleos improductivos y generarlos a través de la inversión en obras públicas que le agregaron valor a toda la ciudad.

Entre esas obras es preciso mencionar que el primer mandato de Rodríguez Larreta en la ciudad dejó a la vista de quien lo quiera ver la urbanización y construcción de la nueva sede del Ministerio de Educación en el Barrio 31 y la extensión del subte E, ambas en el barrio de Retiro; las obras del Instituto de Vivienda de la ciudad en las Villas Fraga, Papa Francisco, Rodrigo Bueno; las tareas para reducir la incidencia ambiental en la zona de ACUMAR; la finalización de las obras del Arroyo Vega; los viaductos de los trenes Mitre y San Martín que eliminaron decenas de barreras y permitieron la apertura de calles afectadas; y la construcción del Paseo del Bajo, entre otras

Los datos estadísticos dan cuenta de que en el cuarto trimestre de 2017 la tasa de desempleo porteña había registrado un mínimo valor del 5,9%, frente a un 7,2% a nivel nacional, y un 9,2% en el Gran Buenos Aires. A causa de la crisis en el primer trimestre de 2019 esa tasa subió en la ciudad al 7,2%, frente a un 10,1% en el nivel nacional y a un 12,3% en el Gran Buenos Aires.

Una de las principales fuentes de actividad, empleo e ingresos en la ciudad es el turismo, y en ese sentido el gobierno pudo exhibir -sin computar el año entero- que en 2019 ya pasaron por Buenos Aires aproximadamente 1.200.000 turistas provenientes de todo el mundo. La presencia turística es visible en las calles de Buenos Aires, una ciudad considerada como una de las más bellas del mundo en un ranking donde ocupa el lugar número 20. El ranking está encabezado por París y Nueva York.

La gestión de Horacio Rodríguez Larreta generó un crecimiento notable de Buenos Aires, donde funcionan y se desarrollan más de 155 mil empresas de todo tipo, viven 2.890.000 personas, hay alrededor de dos millones y medio de puestos de trabajo de los cuales casi el 48% es ocupado por personas provenientes del Conurbano bonaerense.

Los resultados electorales nunca son casuales ni mágicos, siempre dependen del nivel de dedicación y atención de los gobernantes. Los criterios políticos y administrativos que contemplan la naturaleza y la diversidad de la población, los niveles de seguridad apropiados, el control del delito, el respeto a las libertades de expresión de los diferentes sectores en la vía pública, el ordenamiento urbano y el crecimiento de la economía local, integran el bagaje de preocupaciones constantes del jefe de gobierno porteño que el 27 de octubre fue reelecto para un segundo mandato en CABA.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.