elecciones 2017
Hablando de "empate técnico"
Por Celia Kleiman
Esta expresión puede usarse (y erróneamente) en una encuesta. Pero las elecciones se ganan o se pierden, aunque sea por un voto.

Ha estado tan expuesto el término "empate técnico" en estos días que me ha llevado a releer algunos apuntes al respecto de mi prestigioso colega mexicano Roy Campos.

Coincido con él en que como toda encuesta, los sondeos pre-electorales están regidos por las leyes de la probabilidad y ligados a conceptos como "intervalo de confianza" y "error estadístico", elementos que nos permiten determinar - dentro de cierto rango - al probable ganador de una elección.

A pesar de que en todos nuestros estudios trabajamos, precisamente, con un margen de error, cuando los porcentajes obtenidos son cercanos o muy parejos entre dos o más candidatos, algunos colegas deciden apelar al ya clásico "empate técnico". Pero ¿qué es el empate técnico?

Rigurosamente hablando, el término no tiene una definición dentro del campo de la teoría estadística. En realidad, su uso tiende a ocultar al verdadero culpable de no poder dar resultados, que es el método de estimación empleado. En términos técnicos, "el método utilizado en la encuesta no ha sido el adecuado debido a que la votación es tan cerrada que el error estadístico de cada estimador no permite determinar con suficiente confianza estadística quién es el que logra más votos".

La incorrección en el uso del término "empate técnico" que, de alguna manera, puede ser disculpada en quienes se dedican a las encuestas, suena mucho más sorprendente cuando es utilizada por organismos oficiales en función de justificar el no tener identificado aún al ganador.

Si el culpable de no poder pronosticar acertadamente en un escenario parejo reside en el método y no en la realidad en sí misma, mucho menos puede aplicarse el término "empate técnico" en la elección "real" donde no hay método estadístico implementado, sino que se trata simple y llanamente de una población de electores que concurren a votar.

Como sugiere nuestro colega mexicano, los encuestadores podríamos reemplazar "empate técnico" por la expresión inglesa "too close to call" ("demasiado parejo para determinar el ganador"), ya que refleja mejor nuestra responsabilidad por usar un método no del todo adecuado.

Y pidamos a los responsables de los organismos oficiales que - en una contienda pareja - eviten directamente emplearla, y determinen al ganador cuando tengan los resultados finales en base al escrutinio definitivo.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
A los reyes del eufemismo, y la chicana arrogante no se les va escapar la posibilidad de dibujar una derrota,aunque sea por un voto...
2
La realidad es simple de 100 votos, uno saca 51 y el otro saco 49 en porcentaje hablaran de `` empate técnico`` pero la realidad dice que hay un ganador y es el saco 51 votos. se llama la crueldad de las matemáticas. En un partido de fútbol el resultado sale 7 a 6 es un empate técnico o quien gano el partido. .
1
Coincido. Cristina gano con el 100% la interna del frente ciudadano. Eso es lo único que ganó. Que arme un gran escándalo para ver quien gano la gran encuesta provincial en que se trasformo las paso es otro tema. Cualquier persona razonable sabe que hay un empate mas allá de unas centésimas a favor de uno u otro