Producción
Cómo evitar la mortalidad de las pymes agonizantes
Por Camilo Alberto Kahale
A diario cierran unas 25 pymes a nivel nacional y 80 comercios en el AMBA. Cada comercio que cierra significa una nueva familia cerca de la línea de la pobreza.

En la Argentina, las pymes representan el 99% de las empresas existentes, generando el 70 por ciento del empleo formal, según datos del Ministerio de Producción. Esto demuestra su importancia para el equilibrio económico del país.

Sin embargo, en los últimos dos años, el sector no ha tenido tregua en un contexto de crisis económica: comercios minoristas, emprendedores y pymes agonizan a la espera de una señal por parte del Gobierno Nacional y Provincial.

Entre 2016 y agosto de 2018 cerraron 9.500 pymes. Y esta situación empeoró en los últimos cinco meses, diariamente cierra un promedio de 25 pymes a nivel nacional y 80 comercios solamente en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense.

La combinación, caída de las ventas y baja de la producción industrial, es letal para los comerciantes y trabajadores pyme. El decrecimiento de la actividad económica contrasta dramáticamente con el fuerte incremento de los costos de producción, la presión tributaria y la imposibilidad del crédito blando.

Los empresarios pyme ya no piensan en crecer, el objetivo es evitar la quiebra porque se sabe que comercio que cierra significa una nueva familia cerca de la línea de la pobreza.

Estamos atravesando una profunda recesión económica con inflación, y si continuamos a este ritmo, seguirán cerrando más fábricas y comercios, aumentando de esta forma la desocupación. Debemos encontrar caminos confluentes para que el Gobierno, junto a los empresarios, trabajadores y productores, pueda responder ante las demandas de nuestras pymes que están agonizando a la espera de esa señal.

¿Cómo frenar la ola de cierres de comercios y pymes?

Desde la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA) exigimos respuestas inmediatas ante la grave crisis, pero lo hacemos con propuestas. En cuanto a lo financiero, se necesita restablecer las líneas de financiamiento para la producción. Bonificar las tasas y limitar los pedidos de reciprocidad de los bancos.

En lo referente a medidas fiscales, se solicita suspender las ejecuciones fiscales y embargos a pymes por 180 días; a su vez, es necesario suspender el esquema de anticipos de ganancias, como así también, el régimen de calificación de contribuyentes.

Ampliar la moratoria fiscal y provisional es otra medida que ayudaría a paliar la situación, sumada a una devolución automática de los saldos a favor de IVA e impuestos a los Ingresos Brutos.

El mercado interno merece una especial atención, es importante establecer un régimen de formalización de empleo con blanqueo laboral. Formalizar y generalizar el régimen de Ahora 12 durante todo 2019; y acelerar y aumentar el otorgamiento de los REPRO para preservar el empleo.

Por último, es importante replantear las medidas energéticas, entre otras cosas se necesita reducir tarifas y homogeneizar la carga total de impuestos nacionales y provinciales; bajar la dispersión de costos entre usuarios con consumos semejantes; cambiar el horario pico con posterioridad a las 20 horas.

Todas estas medidas implican un costo fiscal moderado para el Gobierno, pero son necesarias si queremos evitar la mortalidad de las pymes que están agonizando. Estamos en un momento de inflexión, entramos en tiempo de descuento. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.