México
Peña Nieto exigió a Macri garantizar estabilidad macroeconómica para atraer inversiones
Fue en la apertura del foro de negocios. El argentino lo desafió a bajar la pobreza y postergó para 2017 un TCL.

Enrique Peña Nieto y Mauricio Macri inauguraron esta tarde el Foro de Negocios entre Argentina y México, con un mensaje para calmar a los empresarios: ambos países garantizar a sus inversores una economía de mercado con reglas claras.

Pero el mexicano fue el más interesado en remarcarlo y no se quedó ahí: recordó que su país lleva tres décadas sin restringir la apertura comercial y exigió, como primera condición para cualquier acuerdo bilateral, que Argentina logre la estabilidad macroeconómica que siempre le fue esquiva.

“Así lo estamos haciendo en México, porque la consideramos una herramienta indispensable para el desarrollo y la prosperidad”, se jactó Peña Nieto, en el inicio de su discurso en la Cancillería, ante empresarios de ambos países y Macri sentado al lado, esperando su turno para hablar.

El mexicano enumeró otras dos condiciones necesarias para que un país atraiga inversiones: “Reformas estructurales para ajustarnos a los nuevos retos de este mundo global” y “estar abierto al mundo”.

Sobre lo primero recordó que implementó “reformas políticas sociales o económicas” y que “6 de las 13 más importantes se convirtieron en pilares y cimientos para el futuro de nuestro país”.

Festejó que México ya no es una economía meramente extractivista. “Hace sólo 30 años sólo vivíamos del petróleo. Hoy nuestro comercio es abierto: tenemos 12 acuerdos comerciales con 45 países, recibimos divisas por la industria, los alimentos, turismo y la producción de vehículos, de la que somos el sexto del mundo”, se presentó. Y pronosticó un movimiento portuario de 500 millones de toneladas para 2018, el doble de hace pocos años". 

Sin perder la cordialidad y con mucha más soltura que en otras visitas presidenciales, Macri aceptó el reto y se animó a doblar la apuesta con su eterno slogan: “El primer y gran objetivo es que haya pobreza cero”, insistió. La pobreza estructural también es un flagelo en México, aun tras décadas de celebrar inversiones millonarias.

“Y para terminar la pobreza necesitamos del espíritu emprendedor; de crear valor y a eso apuntamos el día de hoy”, completó Macri y luego devolvió gentilezas: “Coincido que es fundamental la estabilidad de la macro económica. Y por eso mi primer objetivo fue bajar la inflación y esperamos que llegue a un dígito en unos años”.

“Además resolvimos muchos problemas de la macro. Terminamos con el default, unificamos el tipo de cambio y abrimos las barreras para la importación”, respondió el presidente argentino.

El ansiado libre comercio

Como en la Casa Rosada, Peña Nieto volvió a proponer un pronto tratado de libre comercio entre ambos países, aun cuando para llevarlo a cabo Argentina debería romper con el Mercosur y, como explicó LPO, nadie imagina a Macri yendo tan lejos.

Sin embargo, el argentino llegó a la cancillería decidido a no dejarla pasar como ya había hecho en la Casa Rosada. “Esperamos avanza en el AC6 para ir esperando que se transforme en un acuerdo de libre comercio el año próximo”, tranquilizó a su par mexicano.

El AC6 es el acuerdo de complementaridad económica que Argentina y México firmaron en 1987 y Peña Nieto repitió todo el día que ya es letra vieja y debe actualizarse.

“Decidimos ir más allá y hacer una revisión profunda. Esto puede llevarnos a acuerdos de apertura total y de mayor interacción y libre comercio. Es una meta aspiracional y dependerá de la profundización que hagamos de los acuerdos de complementaridad”, anunció.

“Rompamos las barreas burocráticas e inerciales que pueden estar ahí entre nuestros gobiernos. Estemos a una llamada telefónica de distancia”, cerró Peña Nieto.

Macri habló de “confianza” y “reglas de juego claras” y anunció que Argentina tendrá el plan de infraestructura más ambicioso de la historia. Susana Malcorra daría más detalles:

“Habrá una inversión de 100 millones de dólares”, precisó la canciller, que fue la oradora siguiente. También habló de las inversiones mineras que tanto anhela Macri: “No pueden ser tan diferentes los dos lados de la cordillera”, protestó. Ocurre que en Chile la minería aporta hasta 10 veces más inversiones que en Argentina.

Las palabras “confianza” y “reglas de juego claras” fueron repetidas por los empresarios argentinos y mexicanos en las ponencias que siguieron.

A Carlos Salazar Lomelín, presidente de Femsa, socia de Coca Cola, le gustó el lema “pobreza cero” pero se confundió cuando lo quiso repetir. “Me gustó eso de hacer la guerra contra la empresa. ¡Perdón! ¡Contra la pobreza!”, se corrigió. Paolo Rocca le recordó entre bromas que en Argentina hubo relaciones casi bélicas entre gobiernos y empresarios. Pero que ahora es más optimista.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    jolis
    31/07/16
    12:48
    el mejicano exige y el MaMarracho cumple, después de 3 años de "bonanza" de mercado en mejico ¿cuánta probreza hay? eso no lo dice pero es inmensa, muy lejos de la pobreza cero q MM insiste pero va en camino contrario, lamentable toda esta reunión, estamos de rodillas hasta con méjico.
    Responder