Blanqueo
Fortalezas y debilidades del blanqueo que diseñó Prat Gay
Spotorno y Tomasevich analizan los riesgos de los instrumentos que plantea la ley para blanquear.

 La ley de blanqueo de capitales ya tuvo media sanción en la Cámara de Diputados y el presidente Macri aspira a que el Senado la convierta en ley el 29 de junio. El Gobierno dejó trascender que esperaba recibir un piso de u$s 20 mil millones, pero el propio secretario de Finanzas, Luis Caputo, confirmó a LPO que es “imposible” hacer un calculo real de cual será el resultado.

En todo caso, más interesante es analizar si los incentivos para blanquear tienen el atractivo suficiante como para convencer a la gente que expatrió sus ahorros, teniendo en cuenta el sesgo confiscatorio que suele primar en el Estado argentino más allá de quien gobierne.

El proyecto aprobado por Diputados establece que aquellos que blanqueen tenencias muebles o inmuebles en el exterior o en el país, cuyo valor hasta el 31 de diciembre de 2015 no haya superado los $305 mil, el impuesto será del 0%; mientras que si la cotización se ubica entre los $305 mil y los $800 mil, será del 5%; y en el caso de superar los $800 mil, será del 10% si los exterioriza antes de 31 de diciembre de 2016 y del 15% si lo hace entre el 1° de enero y el 31 de marzo de 2017.

Somos muy optimistas porque Chile, que tiene una economía cuatro veces más chica que la Argentina, hizo un blanqueo hace unos meses y juntó 20 mil millones de dólares. Calculamos que acá serán unos 50 mil millones, afirmó Tomasevich.

“El proyecto de ley prevé la posibilidad de blanquear bienes sin repatriarlos, lo que a diferencia del blanqueo anterior permite declarar departamentos, sociedades o empresas, y en ese sentido creo que va a ser más exitoso”, opinó el economista Fausto Spotorno de la consultora Ferreres y Asociados, al ser consultado por LPO.

Mientras que, Federico Tomasevich, dueño de la financiera Puente, afirmó a LPO: “Somos muy optimistas. El Gobierno se quedó corto cuando dijo 20.000 millones de dólares. Hace unos meses hubo un blanqueo en Chile, que es una economía 4 veces más chica que la argentina y se exteriorizaron 20.000 millones de dólares. Para mí que va a estar más cerca de los 50.000 millones”.

El incentivo clave para Tomasevich radica en que “en un futuro no muy lejano, va a ser imposible disponer de bienes que no estén en blanco”.

Este entusiasmo fue matizado por Spotorno, quien advirtió que “el blanqueo es atractivo si por algún motivo querés meter plata en la Argentina, pero hay que recordar que Argentina no es benévola con el que declara. Por el contrario, el fisco siempre se ha comportado como un matón. Elige considerar a todos los autónomos como evasores y castiga a los que están en blanco. No modificó las escalas de Ganancias, solo movió el piso para la cuarta categoría, tampoco corrigió el monotributo ni autónomos. Ahora no van a quitar Bienes Personales. La experiencia histórica en Argentina te enseña que si tenés todo en blanco, en este país salís perdiendo”.

Federico Tomasevich de Puente.

Spotorno agregó que el blanqueo podría incluso sólo atrapar peces chicos. “El que tiene mucho dinero, digamos diez millones de dólares, puede girar la plata a South Dakota y formar una sociedad; mientras que el que tiene cien mil dólares no puede asumir los costos fijos de esa transacción y los abogados, le conviene blanquear. Digamos que cuanto más cash tenés, mejor estructura fiscal podés armar. En el Gobierno tienen plata en Panamá, que no es ilegal porque tienen estructuras fiscales más sofisticadas”.

La mención al estado norteamericano no es casual. El año que viene entrará en funciones un acuerdo de intercambio de información fiscal global –uno de los motivos que esgrimió Tomasevich para apostar al éxito, pero como suele hacer con estos convenios multilaterales, Estados Unidos se negó a suscribirlo-.

Un blanqueo caro

Otro problema que ven los analistas es el pago del 10 por ciento de lo declarado que exige la ley. “Lo que en la teoría suena muy lindo en la práctica tiene muchas dificultades. A lo mejor en el ‘82 tu abuelo se compró un departamento en Mar del Plata y en ese entonces no existía el impuesto a los Bienes Personales y en un principio ni siquiera todo era declarable. Hoy es jubilado y el dos ambientes cotiza cien mil dólares. El nono no tiene 10.000 dólares, o $130.000, para blanquear el departamento ni va a venderlo para pagar el impuesto. La ley no se plantea el problema de flujos de los contribuyentes para poder afrontar el impuesto”, advirtió Spotorno.

De hecho, el economista consideró que la persistencia del impuesto a los Bienes Personales –en el proyecto original se lo derogaba- a raíz de la modificación introducida por el Frente Renovador, puede limitar el éxito del blanqueo. (El massismo negoció que este impuesto no se quitara como proponía el proyecto original a cambio de la exención de Ganancias en el medio aguinaldo).

Spotorno advirtió que la exigencia del pago del 10 por ciento de lo declarado, puede complicar en casos de gente que, por ejemplo, sólo tenga una propiedad y no tenga los fondos para pagar la tasa.

Tomasevich discrepa. “Siempre va a haber casos con impedimentos particulares, pero muchos van a vender sus tenencias para pagar el impuesto, porque o lo venden y lo blanquean ahora o después no van a poder venderlo”, opinó.

El artículo 41 en el inciso e), señala que se “podrá optar por abonar el impuesto especial mediante la entrega de títulos BONAR 17 y/o GLOBAL 17, expresados a valor nominal, a una alícuota de diez por ciento (10%)”. El Bonar 17 (AA17) cotiza a $14,43 y tiene una renta anual del 7% en dólares con vencimiento en el 17 de abril de 2017. Mientras que el Global 17 (GJ17) cotiza a $14,60, tiene una renta anual del 8,75% en dólares y vence el 2 de junio de 2017. De esta forma, el Estado mejoraría su perfil de vencimientos para el año próximo.

Blanquear a costo cero

Para evitar pagar el impuesto del 10 por ciento de los bienes exteriorizados, la ley propone opciones. El art 42 fija tres opciones. Un bono en dólares a 3 años intransferible, no negociable, sin intereses, a adquirirse hasta el 30 de septiembre de 2016, con la garantía de que será el mismo gobierno de Macri quien deberá reintegrar los dólares a sus dueños.

O, un bono en dólares a 7 años con 1% de interés, pero intransferible y no negociable durante los primeros cuatro años. La ventaja de este bono es que “la adquisición en forma originaria del presente bono exceptuará del impuesto especial un monto equivalente a tres (3) veces el monto suscripto”, pero asumiendo que los fondos quedarán inmovilizados en ese instrumento durante un plazo que superará al gobierno de Macri y el de la siguiente gestión.

De todas maneras, la ley es muy laxa en su redacción y deja buena parte de la letra chica a la definición posterior de la Secretaría de Finanzas que dirige Caputo.

“Estimamos que el 10% de lo que se exteriorice, va a repatriarse en los distintos productos que proponga la ley”, adelantó Tomasevich. Según sus números, serían unos 5.000 millones de dólares. Para cuantificarlo, es el mismo número que un pool de bancos extranjeros le presentó al Banco Central a principio de año para darle espaldas frente a la salida del cepo.

“Es verdad que muchos tienen los capitales en forma de inversiones o bienes; pero la mayoría son capitales líquidos. Hace unos años, un banco de inversión estadounidense hizo una encuesta de la nacionalidad de los depósitos y había muchos más depósitos de argentinos en dólares de lo que se estimaba hasta ese entonces. Como son capitales no declarados es imposible saber ni cuánto es ni en qué forma está, pero en base a eso estimo que la mayor parte son capitales líquidos”, aventuró Spotorno.

Bonos o Fondos

La tercera opción de blanqueo a costo cero permite apostar a la economía real mediante la suscripción de cuotapartes a fondos de inversión que se construirán de acuerdo a las leyes de Mercado de Capitales, de Entidades Financieras y de Fondos Comunes de Inversión, sin más detalles.

Lo único concreto que fija el proyecto para este instrumento es que los fondos deben aplicarse a proyectos “vinculados con la economía real”, conforme a la reglamentación que oportunamente dicte la Comisión Nacional de Valores.

Los fondos invertidos en esta opción no podrán ser retirados antes de los 5 años, por lo que es una opción que en principio parece más riesgosa que la inversión en bonos del Tesoro.

Spotorno fue bastante optimista respecto a esta opción. “Creo que sí va a tener alcance y va a sustituir un poco al famoso inciso K que obligaba a las aseguradoras a invertir parte de sus fondos en la industria real. No sé si será rentable, pero al menos es una opción viable. Lo que sucede es que tiene un riesgo mayor, tanto por el plazo, como porque al momento de querer salir del fondo no haya liquidez como sucedería si los proyectos en los que se invierte no funcionan”, agregó el economista y destacó que a los cinco años, los proyectos deberán emitir bonos para liberar los pesos atrapados por el blanqueo.

Respecto de esta última opción, Tomasevich especificó que “la normativa actual tiene errores, no está preparada para que haya fondos cerrados, que son los que invierten en economía real, porque al estar alcanzados por Ganancias, no son competitivos fiscalmente. Los fondos abiertos, que son los que invierten en acciones y bonos en el mercado de capitales, están exentos de Ganancias. Por eso no hay ni uno solo en el país”, subrayó.

El director de Puente explicó que por esto “ya hay un proyecto de ley para corregir la normativa de los fondos cerrados” y aventuró que “tan pronto esté corregida la Ley de Fondos de Inversión y tengamos en la mano el texto definitivo de la Ley de Blanqueo, en Puente no vamos a demorarnos en sacar un fondo de Real Estate, uno de Infraestructuras, uno de Energías Renovables y otro de Private Equity”.

Desde el Banco Ciudad coincidieron en opinión y estrategia. “Cuando la ley se sancione, tendremos una rápida evaluación del tema de los fondos de inversión. Aun es imposible adelantar los instrumentos que desarrollaremos. Con la ley en mano, seremos muy ágiles en implementar las opciones que consideremos más pertinentes”.

Tomsevich de todos modos pronosticó que el grueso de los capitales repatriados preferirán posicionarse en bonos “porque son más líquidos, menos riesgosos y tienen mayor certidumbre”.

“En el mundo hay mucho interés por ingresar a invertir en el país porque es el único con buenas noticias en la región. Hay perspectivas macroeconómicas de que el país pase de ser uno de frontera a uno emergente, que la deuda pase a tener calificación A+, que la inflación y la tasa de interés bajen y despeguen las inversiones”, agregó Tomasevich y comentó que en la reciente cumbre del World Economic Forum en Medellín, los funcionarios argentinos eran los más buscados.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 3
    Enrique Romero
    23/08/16
    17:19
    EN EL 2005 COMPRE UN DEPTO EN 55000 PESOS. HOY VALE UN MILLON QUINIENTOS MIL PESOS. COMO EN BIENES PERSONALES SE TOMABA COMO BASE EL VALOR DE COMPRA O LA VALUACION FISCAL VINE SAFANDO. CON EL BLANQUEO TENGO QUE PAGAR 150.000 Y NO LOS TENGO. TAMPOCO TENGO PARA COMPRAR BONOS O UN FONDO. LA TRAMPA DE ESTE BLANQUEO ES EL CAMBIO EN EL CRITERIO DE VALUACION QUE SUPONE UN AUMENTO CONFISCATORIO DE LA BASE IMPONIBLE QUE DESTRUYE EL PATRIMONIO OBLIGANDO A VENDER PARA PAGARLE A LA AFIP. SI ESE MISMO DEPTO LO TUVIERA ALQUILADO EL 10% DEL BLANQUEO REPRESENTA 4 AÑOS DE RENTA. EN MI CASO COMO EN MUCHOS SIMILARES ME RESULTA IMPOSIBLE ENTRAR EN EL BLANQUEO. SI LA AFIP PRETENDE EJECUTARME HABRA QUE IR A LA JUSTICIA PARA TRATAR DE EVITAR ESTA VERDADERA CONFISCACION
    Responder
  • 2
    Enrique Romero
    23/08/16
    16:51
    SI EL NONO NO TIENE AHORA EL 10% DEL DEPTO PARA EL BLANQUEO TAMPOCO LO TIENE PARA COMPRAR BONOS O PARA ENTRAR A UN FONDO. LO QUE HAY QUE TENER EN CUENTA QUE CUANDO COMPRO ESE DEPARTAMENTO HACE 10 AÑOS VALIA 5 VECES MENOS. ESO ES LO QUE AUMENTARON LOS INMUEBLES. BIENES PERSONALES CONSIDERABA LA VALUACION FISCAL O EL VALOR DE COMPRA. CON LA VALUACION REAL DEL BLANQUEO CAMBIA EL CRITERIO Y ELLO SUPONE QUINTUPLICAR LA BASE IMPONIBLE DE UN PLUMAZO LO QUE SUPONE UNA PRESION IMPOSITIVA CONFISCATORIA Y OBLIGA al NONO A VENDER PARA PAGAR EL BLANQUEO E IRSE A VIVIR CON ALGUN FAMILIAR QUE LO QUIERA ACOGER O SI NO A ALGUN GERIATRICO. SI EL DEPTO LO TENIA EN ALQUILER EL 10% DEL BLANQUEO REPRESENTA CUATRO AÑOS DE RENTA. UNA LOCURA
    Responder
  • 1
    19/06/16
    08:05
    Prat de gay, un delincuente hecho y derecho. Lavador de donero, evasor impositivo con cuentas offshore no declaradas hizo la ley a su medida para no pagar impuestos. El delincuente prat de gay va a blanquear dinero pagando solo un 10% y dejandolo en el exterior. Cuando al menos evadio el 35% de ganancias mas la parte correspondiente a bienes personales de cada año que ese dinero negro permanecio en el exterior. El macrismo es una runfla de delimcuentes de cuello blanco del primero al ultimo, empezando por el conde offshore de panama.
    Responder