Santiago Cantón
“El gobierno de Macri está a la izquierda de Obama”
El secretario de Derechos Humanos de Vidal cuestiona a Scioli y apoya a Hillary Clinton.

“A Daniel Scioli no le interesaban los Derechos Humanos”. La frase es una de las primeras definiciones de Santiago Cantón, un directivo del Robert F. Kennedy Human Rights que dejó Washington para asumir la Secretaría de Derechos Humanos de María Eugenia Vidal.

En un café del centro porteño que solía frecuentar Julio Cortazar, Cantón se allana con amabilidad extrema a responder preguntas a LPO. Destaca algunas de las política de Derechos Humanos del kirchnerismo y asegura que él mismo se ocupó de defenderlas ante el Senado de Estados Unidos. Aunque aclara que después, “se utilizaron de una manera política”.

Durante 11 años, Cantón fue secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Antes había sido director de Asuntos Internacionales para América Latina del Instituto Nacional Demócrata y también asistente de Jimmy Carter en programas de Desarrollo Democrático.

Esa trayectoria avala una visión integral de la política de Estados Unidos y desde allí asegura que “el gobierno de Macri está a la izquierda de Obama”. Pero además manifiesta un claro apoyo a Hillary Clinton. “Es la persona más preparada para ser presidente de Estados Unidos”, sostiene y agrega que en ese país “por más que sean demócratas, tienen una visión muy liberal de la política. En Argentina tenemos una visión más progresista de todo”.

¿Con qué situación se encontró al asumir en la Provincia?

Me encontré un enorme desafío. Yo siempre planteaba en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que, si no se tiene un apoyo fuerte desde el Ejecutivo, todo trabajo en Derechos Humanos es muy difícil. Digo esto en virtud de la Secretaría que recibimos, donde queda claro que a Daniel Scioli no le interesaban los Derechos Humanos.

Nunca le interesaron y la Secretaría se abandonó. No había trabajo, había buenos profesionales, pero no había una agenda de trabajo. En cierta manera tuvimos que empezar desde cero.

Pero Scioli era parte del kirchenrismo, un gobierno que hizo de los Derechos Humanos una de sus principales banderas.

Estoy de acuerdo. La política de Derechos Humanos del kirchnerismo fue excelente. Yo mismo fui al senado de Estados Unidos a defender esas políticas en 2007.

La política de Derechos Humanos del kirchnerismo fue excelente. Yo mismo fui al Senado de Estados Unidos a defender esas políticas en 2007. 

¿Qué fue lo bueno?

Los juicios. Que primero inicia Ricardo Alfonsín en el ‘83. El juicio a las Juntas, fue la primera vez en la historia en que se enjuicia a los militares en el momento y no 20 años después. La excepción podría ser Núremberg, pero eso fue un juicio internacional. Luego Menem no hace nada, al contrario, y luego llega Néstor Kirchner.

Pero hay que destacar que ese proceso fue consecuencia de una decisión de todo el Estado argentino. Porque también hubo un fallo de la Corte Suprema sobre una decisión política de Kirchner e intervino el Congreso anulando las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

Los juicios fueron un gran logro del kirchnerismo, pero que después utilizaron de una manera política. Y creo que en el caso de Scioli es peor porque está claro que él nunca creyó en los Derechos Humanos. Algunos dicen que Kirchner no creía, eso yo no lo sé, pero está claro que Scioli no creía, lo dijo en su momento en una entrevista con Playboy en los 90.

Pero Scioli tenía al hijo de Estela de Carlotto como secretario de Derechos Humano.

Sí, pero insisto, la responsabilidad es del Gobernador. La línea la baja el Gobernador. Cuando a mí me ofrecen la Secretaría me senté con María Eugenia, me contó cuáles eran sus intereses y coincidimos.

¿Qué le pidió Vidal?

Dos temas: Cárceles, que es uno de los principales temas que tenemos. La situación está desbordada. Esto es reconocido. Ya se empezó a trabajar en algunas cosas como la alimentación de los internos y lanzamos capacitaciones para guardicárceles desde un enfoque de los Derechos Humanos.

También estamos trabajando en capacitar al detenido para que se reinserte en la sociedad y que la cárcel no sea una fábrica de delincuentes. El desafío es enorme y no se va a lograr ni en un año, ni en un mandato.

¿Cómo trabaja con el ministerio de Justicia?

Trabajamos muy bien en su momento con Carlos Mahiques y ahora con Gustavo Ferrari. Tenemos en claro que Justicia, Derechos Humanos y Seguridad son áreas en las que tenemos que trabajar juntos.

Decía que tenía dos objetivos claros. El primero eran las cárceles ¿el segundo?

Violencia de genero. Yo creo que ese es el principal problema de Derechos Humanos que tenemos en la Provincia, en Argentina y en América Latina. En cualquier caso, hay una discriminación del Estado. Hay un desafío cultural que cambiar.

El problema es que hay casos de violencia de género en los que el Estado sabía lo que sucedía, pero no actuó. Había orden de restricción, la mujer había sido golpeada y había hecho la denuncia. El Estado tenía obligación de hacer algo y no lo hizo. Ahí tenemos un desafío claro y esto es lo que quiere Vidal.

América Latina es la peor región del mundo en cuanto a femicidios, con epicentro en México. Estamos hablando de 5.000 mujeres muertas por año, de las cuales Argentina aporta 400 y la provincia de Buenos Aires 100.

¿Cómo está Argentina en relación al resto del mundo?

América Latina es la peor región del mundo en cuanto a femicidio. En discriminación hay otros países con casos más graves. En América Latina, el problema no es legal, es cultural. Las leyes en general están bien. En otros países hay cuestiones religiosas complicadas.

Pero en términos de femicidios América Latina es la peor región del mundo. Con un epicentro en México. Estamos hablando de 5.000 mujeres muertas por año en las cuales Argentina debe aportar unas 400. Es una cifra importante. La provincia de Buenos Aires tuvo el año pasado 100 mujeres asesinadas en claros casos de femicidios.

Nosotros tenemos LPO México y vemos que allá la situación es muy compleja.

Por supuesto. En México además se suma un tema de mujeres indígenas. Y todo el tema de la frontera con Estados Unidos donde es tierra de nadie, Ciudad Juárez.

En mi último viaje con la CIDH hice el recorrido del ‘Tren la bestia’, no en tren claro, pero íbamos con funcionarios de la comisión y estuvimos con el Padre Solalinde Guerra esperando que llegue la bestia. Fue en julio de 2011 y veíamos como saltaban del tren para ir a comer algo caliente a lo del sacerdote. Dormían en el piso, solo evitaban que los maten y seguían hacia el norte. Lo mismo la frontera sur con Guatemala, esa zona la sobrevolamos con la comisión. Es uno de los problemas más graves de Latinoamérica. Por suerte no lo podemos comparar con Argentina.

Pero volviendo a la provincia de Buenos Aires, el año pasado hubo 6.000 llamadas que no se contestaron al 0800 porque no había operadora y esto en un contexto de una ley de emergencia de género. Estamos tratando de cambiar todo eso.

¿Ya está aprobada la estructura de la secretaría?

La estructura se aprobó hace unos días. Va a haber tres subsecretarias. Promoción, Protección, y Género y Diversidad Sexual. Antes había dos y a una de ellas los empleados la llamaban la ‘secretaría fantasma’ porque no hacía nada. Es decir, se está privilegiando y se aumentó el presupuesto sumando nuevas áreas. Además, el Patronato de Liberados pasa a la órbita de nuestra secretaría.

Usted no viene del PRO ¿Cómo le sienta esta polémica en torno al macrismo y los Derechos Humanos?

Puedo hablar en base a la acción y lo que yo veo en la Provincia. Vidal no me dijo que no a nada, todo lo contrario. Es la primera vez que un secretario de Derechos Humanos va a la apertura de uno de los juicios orales como querella. Nunca había ido nadie. Me lo agradecieron los familiares y las Abuelas. Así que esa idea de que cuando estuviera el macrismo se iban a terminar los Derechos Humanos, claramente es todo lo contrario.

Una de las cosas que le presente a Vidal es esto de transversalizar los Derechos Humanos. Lo ideal sería que no existiera mi secretaría porque al crear una Secretaría se limitan los Derechos Humanos a ese organismo. Los Derechos Humanos se hacen también en Economía, en Trabajo, en Infraestructura. Poner luces en una ciudad puede salvar la vida a una persona.

¿Cuál fue el impacto cultural más grande de pasar de trabajar en Estados Unidos a la provincia de Buenos Aires?

Allá funciona todo (Risas). El desafío en sí mismo es muy similar. Yo antes criticaba a los Estados y les hacía recomendaciones de qué es lo que tenían que hacer. Y me peleaba con los Estados. Ahora estoy yo en esa silla, ahora soy yo el Estado. Siempre sostuve, y ahora tengo que probarlo, que en realidad no hay dos veredas. No está el Estado de un lado y los Derechos Humanos de otro. Estamos todos en el mismo camino.

¿Y el trabajo con los organismos de Derechos Humanos?

Con los organismos yo voy a tener diferencias, pero salvo que renuncie a lo que yo siempre creía no voy a tener mayores problemas. Puede ser que no pueda cumplir, porque la burocracia en la provincia es terrible, porque no alcanzan los recursos, pero en cuanto al concepto yo comparto lo que plantearon los organismos hace 20 años.

¿Cómo es su trato con el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y los organismos más kirchneristas?

Con el CELS siempre tuve muy buen trato. Estamos haciendo reuniones con Abuelas, ya me reuní con Estela. Con el CELS y la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) tenemos mesas de trabajo para definir cómo resolver las problemáticas de las cárceles.

¿Y con Horacio Verbitsky?

Lo vi en una audiencia en Washington sobre Libertad de Expresión. Pero durante 20 años tuve una buena relación.

Ellos tienen que ser duros. Su función es criticar y mi función es reconocer lo que sea cierto y trabajar con ellos para encontrar soluciones. No las vamos a poder resolver nosotros hoy. Nosotros no vamos a poder resolver la violencia de la mujer en un mandato, ni en dos.

Cantón con LPO en La London a metros de la Casa Rosada.

Pero Verbitsky tiene una postura muy definida a favor del kirchenrismo.

Pero yo distingo el CELS de la actividad política de Verbitsky.

¿Van a poder convivir?

Va a haber diferencias. Eso es obvio, pero nunca tuve mayores problemas.

Yo distingo entre el CELS y la actividad política de Verbitsky, pero igual nunca tuve mayores problemas con él y lo conozco hace veinte años.

Había mucha intriga por su desembarco en la Provincia. En particular por su visión liberal de los Derechos Humanos.

Sí. Dos cosas. Primero, en cuanto esto de visión liberal de Derechos Humanos no la comparto del todo. Si es izquierda o derecha a mí no me importa, son derechos. Quizás se pueda decir que los gobiernos más progresistas son los únicos que pueden hacer ciertas cosas. Porque los gobiernos más progres piensan que el Estado tiene que tener un rol más grande, mas importante. Y en algunos casos en Derechos Humanos eso es necesario. Pero este gobierno no está achicando el Estado. Así que no estoy de acuerdo con lo de liberal o no liberal. Igual entiendo lo que decís, y no soy inocente en cuanto a eso.

¿Y en cuanto a la expectativa que generó su demora en asumir el cargo?

Quizás fue un error que no pude evitar. Tengo a mi esposa en Washington; a mi hijo en Costa Rica a punto de mudarse a Perú por una pasantía; y a mi Hija en Ecuador. Yo demoré mi llegada al país y eso generó una expectativa. Fue un error mirando retrospectivamente porque perdí seis semanas que hoy las siento. Pero no tenía alternativa.

Vínculos con el partido Demócrata

Usted trabajó con los demócratas en Estados Unidos y acercó tanto al gobierno de Vidal como el de Macri a figuras de ese partido. ¿Cómo fue eso?

El último viaje de Vidal la acompañé junto con el ministro de Economía, Hernán Lacunza, para aprovechar mi experiencia en Washington y hacer algunas reuniones. Y durante la vista del presidente de Estados Unidos a la Argentina, yo había trabajado con el encargado de América Latina en el gobierno de Obama, en el Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales (NDI).

Es curioso porque uno asocia a Macri con la derecha, pero tiene mejor relación con los demócratas que con los republicanos.

Este gobierno, hasta ahora, está a la izquierda de Obama (sorpresa y risas, pide a los cronistas: "Voy a tener que pensar un titulo mejor para tapar ese"). En el caso de la provincia de Buenos Aires, se aumentó en un 100% los recursos que van a los comedores. En un 113% lo que va para medicamentos. Se aumentaron las jubilaciones. También el plan ‘Más Vida’. Sigue sin alcanzar, pero existe un trabajo social muy fuerte enfocado en los sectores más vulnerables.

En Estados Unidos, por más que sean demócratas, tienen una visión muy liberal. Mientras que en Argentina tenemos una visión más progresista de todo.

Pero también existe en el gobierno de Macri una sintonía con los demócratas que no se ve con los republicanos. Hoy con Trump eso es difícil.

Sí, pero eso es otro tema. Si no fuera Trump no habría problemas con los republicanos.

Usted que conoce la política de Estados Unidos. ¿Por qué surge Trump?

Es difícil. Yo creo que muchos de nosotros no creíamos que iba a llegar a donde llegó. Creo que un error grave. Es responsabilidad de los candidatos republicanos en la interna. De no atacarlo como deberían haberlo atacado. Y, por el contrario, dejarlo que diga las barbaridades que dijo. Como era un gran showman nadie quería enfrentarlo por una cuestión política.

¿Para Argentina cree conveniente que gane Trump o que gane Hillary?

Me cuesta ser objetivo, porque yo quiero que gane Hillary. Creo que es lo mejor para Argentina y para el mundo. Conozco a mucha gente que trabaja para ella y sé que es la persona más preparada para ser presidente de Estados Unidos. Tal vez le falte carisma, pero tiene una preparación extraordinaria y que Estados Unidos tenga una presidenta mujer va a ser muy bueno para el mundo.

Hillary es lo mejor para Argentina y para el mundo. Es la persona más preparada para ser presidente de Estados Unidos. Tal vez le falte carisma, pero tiene una preparación extraordinaria.

¿Cómo le fue allá a Vidal?

Muy bien, porque estuvimos en varias organizaciones de Washington que trabajan sobre América Latina, como Atlantic Council, Dialogo Interamericano y la recibieron muy bien. La Gobernadora maneja los temas al detalle cosa que no es muy común de políticos latinoamericanos que viajan allá. Incluso nos recibieron en la Casa Blanca, donde en teoría no la deberían haber recibido porque es una gobernadora, pero nos recibieron y tuvimos una muy buena reunión.

¿Es decir que Usted es una especie de canciller de Vidal?

¡No! De ninguna manera.

Generó revuelo en la Provincia una versión que aseguraba que había eliminado la dirección de Políticas Reparatorias de la Secretaría. ¿Fue así?

Eso fue por un comunicado de prensa de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), donde un delegado escribe que yo estaba cerrando esa dirección. Era absolutamente falso. Yo les pedí que reclamen sindicalmente, porque tienen derecho a hacerlo, pero que no metan temas políticos, más aún cuando lo hacen mintiendo.

¿Entonces no cerró ningún área?

Totalmente. En un par de meses empieza el juicio de Campo de Mayo y yo quiero estar ahí. Y soy abogado de la UBA y quiero revalidar mi carnet para ir yo personalmente a los juicios.

¿Que opinión tiene sobre el caso José López?

Yo lo que planteo es que la corrupción mata. Nosotros vemos los bolsos, toda esa cantidad de dinero, nos indignamos. Elegimos palabras como ‘bochorno’. Pero hice algunos cálculos y con nueve millones de dólares se le podrían haber dado 16 millones de desayunos que la gente no pudo recibir. 10 millones de almuerzos en los comedores escolares. 20 refugios para mujeres víctimas de la violencia. No se hizo ninguno en la provincia. Ese robo mató a alguien.

Estando en Estados Unidos qué impresión tenía de lo que ocurría en Argentina en términos de corrupción.

Yo siempre seguí Argentina muy de cerca, desde afuera uno lo ve en perspectiva y me permitía ver que lo que estaba pasando era una vergüenza. Y acá lo que estaba pasando se perdía en la polarización por el poder. No me sorprende la corrupción. Si me sorprende ver que se tiren bolsas en un convento y que sean 9 millones de dólares.

Que no vengan a decir que José López actuó solo. Para que haga lo que hizo tiene que haber muchos más que sabían de esto.

Quizás los hubiese imaginado con inteligencia para sacar ese dinero del país. Te das cuenta de la brutalidad y además queda claro que sabían lo que hacían. Que no vengan a decir que López actuó solo. Para que López haga lo que hizo, hay muchos más que tenían que saber.

Y esto no es gratuito. La provincia hoy no tiene un refugio para una mujer víctima de violencia de genero. Cuando es golpeada no la puedo llevar a ningún lugar. Tengo que recurrir a Nación o la sociedad civil. Dejaron dos destruidos. Podrían haber hecho más de 20. Tenemos que mirar esto desde el punto de vista de los Derechos Humanos que eran los que ellos levantaban.

¿Qué opinión tiene del aborto, un tema que tampoco escapa a los Derechos Humanos? Vidal habló en algún momento del tema.

¿Qué dijo la gobernadora?

Que cada mujer debería decidir sobre su cuerpo.

Estuvo muy bien. Mi opinión personal es esa. Pero en Argentina hay que seguir los lineamientos de la Corte Suprema. Bajo esa decisión creo que por ahora no tenemos que tener esa discusión. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Jajajajaja... Este Cantón se pasa de vivo: cobra y sanatea sobre Argetina mientras sigue a pura runfla en USA con su flia y toda la mar en coche!!... Impresentable!!!