Autos
Cae la producción automotriz porque el gobierno autorizó más importaciones de Brasil
Repuntaron las ventas, pero no la producción. La crisis brasileña bajó los precios de los importados que copan el mercado.

Las ventas de autos registraron en abril un incremento del 38,1% con relación a abril de 2015. Así mejoraron el desempeño del primer tercio del año que cerró con un 31,6% respecto de igual lapso del año anterior.

Sin embargo, la buena noticia no repercutió en la industria. La producción de vehículos automotores registró en abril 44.447 unidades, una baja del 0,4% con relación a igual mes del año pasado o del 3,8% respecto de marzo, según informó la Asociación de Fábricas de Automóviles (Adefa).

"Hay un diferencial muy grande entre la producción y el mercado interno. En el primer cuatrimestre se vendieron 222 mil unidades, mientras que la producción fue de 142 mil unidades, una caída del 13,3% respecto del año anterior. La diferencia de 80 mil vehículos fue cubierta por la importación principalmente proveniente de Brasil", explicó a LPO el gerente de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), Juan Cantarella.

En un comunicado, Adefa sostuvo que "las exportaciones tuvieron una suba de 1,2%, en abril con relación a igual mes del año anterior". Sin embargo el aumento no alcanzó a compensar el deterioro de los meses previos. Si se consideran los primeros cuatro meses del año, las exportaciones cayeron 29,5% respecto del primer cuatrimestre de 2015.

"Brasil tuvo un derrumbe del consumo y por ende mucha capacidad ociosa. Esto sumado a la devaluación, resulta en precios que te revientan el mercado", evaluó Cantarella. 

Los números son consistentes con el informe de comercio exterior del Indec. El reporte revela que en el primer trimestre de 2016 las exportaciones acumuladas de Material de Transporte Terrestre mostraron una suba del 21,7% (como producto de un aumento en las cantidades del 31% y una caída de los precios del 7,1%). Las importaciones de Vehículos Automotores de Pasajeros mostraron una suba en las cantidades del 53,2% y una caída en los precios del 6%, lo que resulta en un alza del 44% de las importaciones del sector.

"Se trata más que nada de vehículos pequeños importados de Brasil que son lo que explican la diferencia entre la producción y las ventas en el mercado interno. Brasil tuvo un derrumbe del consumo y por ende mucha capacidad ociosa. Esto sumado a la devaluación, resulta en precios que te revientan el mercado", evaluó Cantarella.

De todos modos, para Cantarella el grueso del problema no radica en el hecho de que Brasil haya devaluado más que Argentina sino en problemas de productividad que se manifiestan con mayor notoriedad en este contexto de caída de las exportaciones a Brasil. "Argentina no solo devaluó menos sino que tuvo mucha más inflación. Aun así hay cuestiones más relevantes que el tipo de cambio para la competitividad porque son más genuinas. En el mundo de las autopartes, persisten problemas de competitividad asociados al alto costo laboral no salarial, la carga impositiva y convenios colectivos que datan de los años 60 y no tienen nada que ver la organización industrial de hoy", explicó.

Cae la producción automotriz porque el gobierno autorizó más importaciones de Brasil

"El ausentismo laboral, que no debería superar el 3% hoy ronda el 10% y en muchos casos lo supera. Además, la industria del juicio ha hecho subir las alícuotas al 10%. Esto representa un sobre costo laboral que llega hasta el 25% en algunos casos. Los impuestos a los débitos y créditos castigan al bancarizado, los ingresos brutos están desactualizados y devinieron en aduanas internas por la diferencia entre el 2% que le cobran al que fabrica en una provincia y el 5% que le cobran al que tiene la fábrica en otra. Ni hablar del desbande en las tasas municipales que en algunos casos las cobran como porcentajes de las ventas", diagnosticó Cantarella sobre la situación de los autopartistas.

Por su parte, el presidente de Adefa, Enrique Alemañy, afirmó que "el comportamiento de las principales variables de la industria automotriz, puntualmente producción y exportación, se mantiene estable teniendo en cuenta el nivel de actividad que viene registrando Brasil, principal socio comercial para nuestro sector y sobre el cual no se vislumbran cambios inmediatos".

Un horizonte gris

En este momento, un proyecto de ley del oficialismo, que busca promover una mayor cuota de partes argentinas en la producción nacional está en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados. El proyecto, que es promovido por el ministro de Producción, Francisco Cabrera, está esperando su traslado a la Comisión de Industria.

Por eso, Alemañy remarcó que "independientemente, continuamos trabajando para consolidar una Política Automotriz del Mercosur que integre y desarrolle de manera equilibrada la actividad industrial en ambos países y buscamos potenciar el perfil exportador de esta industria haciendo todos los esfuerzos para alcanzar nuevos acuerdos como es el caso de Colombia y trabajando en iniciativas que contribuyan a la mejora de la competitividad".

"Continuamos trabajando para consolidar una Política Automotriz del Mercosur que integre y desarrolle de manera equilibrada la actividad industrial en ambos países", dijo Alemañy.

Brasil ya sacó una ley similar y "Sin una normativa similar acá se distorsiona la dirección de las inversiones regionales. Sin embargo, reemplazar el origen de una pieza puede llevar de 4 o 6 meses hasta 2 años según la tipología de la pieza", aclaró el gerente de la cámara autopartista.

A futuro las expectativas tampoco son optimistas. Para 2016 el sector automotriz espera una caída de la actividad del 12 al 15% en la producción y una contracción similar de las exportaciones. "Particularmente en el caso de la reposición de autopartes las perspectivas son inciertas porque confluyen factores encontrados. Por un lado el crecimiento del parque automotor en los últimos año genera un efecto positivo, pero por otro la apertura de las importaciones brasileñas puede llevarse por la caída de sus costos, mayor parte del mercado interno. En este sentido, no estuvo funcionando de manera eficiente la política automotriz", dijo el gerente de la AFAC a LPO.

En 2017 tampoco hay expectativas de recuperación del sector porque no hay pronósticos de mejora del mercado de Brasil. "De todos modos, si uno alarga la visión, con un parque automotor de 11 millones de vehículos con una edad promedio de 12 o 13 años podemos aspirar a un mercado interno de 4,4 millones de vehículos al año solo para que no envejezca el parque automotor. Va a llevar varios años, pero esto nos da esperanza", consideró Cantarella.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 1
    Emilio Beires
    06/05/16
    15:01
    al gobierno de macri no le interesa la industria nacional... ni los trabajadores... si fuera por ellos cerraban toda la industria y volvemos a la colonia.... q consuman los q pueden... importemos todo y exportemos granos... asi piensan
    Responder